El Derecho a poseer y la liberación de la culpa ||




La sociedad y sus normas de buen comportamiento nos indujeron a pensar que dar espacio al otro en las relaciones amorosas era símbolo de comprensión y madurez. De esta forma hombres y mujeres que actúan de acuerdo a esta norma son premiados socialmente y logran escalar en su entorno como figuras destacables, siendo bautizados como novios, maridos y esposas ideales. Pero esta norma parece ser solo un truco social para ocultar el instinto posesivo que subyace en el corazón humano. Esta regla pretende alejar a las personas de su esencia, castigándolas y adjudicando adjetivos como obsesivo, celoso o enfermizo a acciones que por instinto y reflejo intentan restaurar algo primitivo que late en el corazón de todos nosotros.

Restaurar la posesividad en el corazón humano no significa volverse loco y querer estrujar y controlar totalmente a la pareja sino que implica algo mucho más profundo y sensible. Lo esencial es comprender que cuando activas aquel aspecto posesivo dentro de tu corazón lo que realmente estás haciendo es activar al mismo tiempo el concepto de profundo valor que das a las cosas y personas que amas. Este aspecto posesivo tan maltratado por los defensores a ultranza de la libertad en realidad constituye el pilar fundamental del amor más grande de todos y que es aquel que se adhiere a lo que ama por toda la eternidad. Esto es un sentimiento incondicional que se funde en un éxtasis divino con el otro sin permitir espacio ni distancia alguna en la pareja.

Es curioso darse cuenta cómo el aspecto que más nos une es a la vez uno de los más castigados, como si alguien en algún lugar intentase separarnos de manera muy astuta y por todos los medios posibles haciéndonos sentir culpables por querer fundirnos con el otro. Como si alguien nos prohibiera mirar el concepto de pareja como una totalidad en donde la libertad no existe porque no la necesitamos. Nos hemos prohibido sentir ese amor posesivo y nos negamos a ser consumidos por la pasión que pide a gritos la fusión con el otro de aquí a la eternidad y en perfecta comunión con el valor que damos a aquello que poseemos.

Poseer mirado desde una nueva perspectiva deja ya de ser una actitud punible, pasando a ser nuestro derecho y gran herramienta para alcanzar la paz que nuestra alma tanto busca. Es la posesión la que nos permite conectar con ese deseo instintivo de unión que llevamos en el corazón y dar profundo valor amoroso a lo que elegimos. Cuando comprendemos esta nueva visión algo dentro de nosotros se permite ser poseído y al mismo tiempo se permite ser amado y valorado en una dimensión mucho más amplia del amor, alejada del aspecto negativo que la sociedad le entregó, aceptando que aquello que antes ahogaba nuestra libertad ahora se transforma en una dulce sensación de pertenencia el uno al otro que ya inevitablemente enamorados se han vuelto inseparables.

IMPORTANTE:

Para revisar otros artículos de reflexión y desarrollo espiritual revisa la categoría de este blog en el apartado que dice Reflexión y Conciencia o bien puedes cliquear directamente AQUÍ.


0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.