El extraño caso del Doctor Jekyll y Mr. Hyde en el tarot ||




El Extraño Caso del Doctor Jekyill y Mr. Hyde es una novela escrita por Robert Louis Stevenson publicada por primera vez en el año 1886. La historia, muy resumida, habla de un científico y el descubrimiento de una poción mágica que podía transformarle en un monstruo que encarnaba la parte oscura y reprimida de su personalidad. Por supuesto el experimento se le va de las manos y allí es dónde se teje la parte más intensa de una novela que deja expuesto el eterno dilema de la dualidad en el ser humano y la lucha que tiene consigo mismo para controlar al monstruo en su interior.

Quería hacer este paralelismo con la novela para explicar algo que he detectado ya varias veces en algunas personas que suelen consultar al tarot. A lo largo de estos años he puesto mucha atención en los perfiles de personalidad de quienes vienen a mi con preguntas para el Tarot y descubrí con el tiempo que un grupo de esas personas compartían un patrón o característica que yo llamaría el Patrón Jekyll y Mr. Hyde. Estas personas se caracterizan por recibir de muy buena forma la información e instrucciones que la lectura de cartas les da y se retiran de la consulta con una sonrisa obediente y receptiva. Si el tarot mostraba que era importante trabajar con la paciencia hacia la pareja, asentían con la cabeza y decían en tono culpable: sí, es verdad, yo a veces no me controlo y sé que soy responsable de las peleas que tenemos. O cosas del estilo "Es cierto, tengo que trabajar con ese defecto, ahora que lo sé, podré solucionar el problema con mi jefe".

¿Qué sucedía luego de un tiempo? Pues, el efecto Jekyll y Mr. Hyde que explico a continuación:

Me llamaba la persona totalmente agobiada y me decía que todo se había ido al carajo, que no entendía porque se había echado a perder esa relación amorosa o porque las cosas en el trabajo se habían puesto tan negras. Entonces yo con la serenidad y el instinto de Sherlock Holmes  le pedía a la persona que me contase con lujo de detalles lo que había sucedido entre la última lectura (con sus correspondientes consejos) y la explosión del problema actual. Aquí ocurría lo sorprendente: la persona me empezaba a contar toda la historia y empezaba a notar que había hecho precisamente todo lo contrario que aconsejaban las cartas en la última lectura: al que se le había dicho que tuviera paciencia le sucedió que siguió explotando y recriminando a su pareja hasta que ella le mandó a freir espárragos. Al que se le dijo que tenía que hablar con su jefe en privado se le ocurrió la brillante idea de gritarle frente a todo los de la oficina para criticarle lo incómodo que le hacía sentir, lo que por supuesto perjudicó aún más su posición en el trabajo. Al que se le recomendó no asfixiar con mensajes de whatsapp a la muchacha que intentaba conquistar le dio por bombardearla con mensajes dignos de un psicópata durante una semana entera. A la que se le dijo que era importante que no le gritase a su pareja y que controlara su mal carácter fue y le chilló en medio del restaurante en el cual cenaban haciendo enfurecer a su novio que en menos que canta un gallo se convirtió en su ex novio.

Con esto quiero exponer lo curioso que resulta el que todas esas personas se mostrasen inicialmente dóciles y totalmente dispuestas a aplicar la información y consejos obtenidos con el tarot para luego sufrir una especie de transformación y convertirse precisamente en todo aquello que no debían ser, haciendo todo lo que se supone no tenían que hacer. Como si de repente algo dentro de ellos emergiera a la superficie para sabotear cualquier avance respecto al problema que les aquejaba, algo muy similar a lo que experimentó el Doctor Jekyll cuando producto de una misteriosa pócima se transformaba en Mr. Hyde para destrozar todo lo que se le cruzara en su camino.

En lo personal creo que de nada sirve un excelente tarotista, las buenas intenciones y los más sentidos rezos si lo que está al otro lado es la historia del Doctor Jekyll y Mr. Hyde. La pócima en este caso es el símbolo del descontrol por tanto quién la toma está condenado a mirar con horror como su contraparte maléfica y monstruosa destroza todo su entusiasmo por hacer las cosas mejor. Y ojo, que esto no solo es aplicable al tema de las cartas sino también a la vida en general. La clave entonces es tomar conciencia de la pócima y no sucumbir ante ella para así rescatar y mantener lo que queremos de verdad.





0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.