TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

Post Top Ad

Your Ad Spot

23 de noviembre de 2015

Espiritualidad perfecta || Reflexión.

 
Hay un tipo de espiritualidad refinada y estéticamente perfecta que no me convence. Eso de hacer Yoga en un spa carísimo para luego tomar un té carísimo [del cual se alardea de sorbito en sorbito] no es algo que me haga sentir cómodo ni honesto conmigo mismo. Quizá solo sea una percepción personal o quizá sea el hecho de que me encanta compartir la sombra de los demás, aquello que realmente asusta y no tiene nada que ver con un bello y tierno Namasté. Es compartir lo "no bonito" y lo que desgarra. Ese punto en dónde la espiritualidad se transforma en un gran acto de sobrevivencia.

En lo personal, no creo que necesite un refinado té de la india o unas clases de Yoga o Reiki con el profesor de moda. No necesito poner cuadros de flores hermosas en todas mis murallas ni vestirme con ropas sueltas y relajantes que parecen querer llevarme a otra dimensión, lejos de este frío y oscuro mundo. No necesito estos aditivos para sentirme espiritual ni más conectado a mi esencia divina.

Me basta con estar en medio de la noche, hundido hasta el fondo pero confiando, siempre confiando. Creyendo que aquí es dónde mejor luce la luz de mi alma.

























 

2 comentarios:

  1. Que hermoso Emilio! !!! Cuenta conmigo si hay que lucir en medio de la oscuridad.

    ResponderEliminar
  2. Ole! Pues ahí vamos con nuestra luz, brillando para nosotros mismos y para los demás.
    En un placer compartir camino contigo. Un abrazo y la mejor de mis bendiciones para ti. :)

    ResponderEliminar

Post Top Ad

Your Ad Spot