La curiosa forma en que me enganché a Penny Dreadful



La forma en que llegué a saber de la serie Penny Dreadful fue algo curiosa y diría que hasta sincronizada. Un día en una de mis entradas del blog utilicé una imagen de internet para acompañar un texto que hablaba de la carta de tarot El Loco. La imagen retrataba a una mujer que parecía estar atada con una camisa de fuerza en algo que parecía una institución psiquiátrica pero yo no sabía a qué correspondía precisamente. Eso hasta que alguien en mi página de Facebook me preguntó el origen de la foto lo que me llevó a investigar y descubrir que era de dicha serie. Pues eso quedó ahí y tan solo unos días después en una conversación con un amigo él terminó hablando de las series que estaba viendo y me recomendó justamente Penny Dreadful, argumentando que al verla se había acordado de mi porque la protagonista al igual que yo lee las cartas de tarot. Solo eso fue suficiente para que algo se encendiera en mi cabeza y notara la curiosa coincidencia de haber usado hace unos días atrás la imagen que luego sabría que era de esta serie que a su vez mi amigo me recomienda, lo que por supuesto me llevó a la pregunta ¿Será una señal? ¿Es importante que vea la serie? Cuestionamientos que no me son extraños ya que también los he tenido en otras ocasiones y me han servido para llegar a cosas que luego me resultarían útiles o también satisfactorias, ayudando también a mi crecimiento espiritual.

He llegado algo rezagado a Penny Dreadful pues ahora en mayo comenzó su tercera temporada y yo recién hoy he terminado casi de ver la primera, lo que de todas formas ya me deja preparado para decir algunas cosas que he sentido al verla, compartiendo también esas intuiciones que han venido a mi con cada espisodio. Sin necesidad de dar mucha introducción ni spoiler se podría decir que el escenario de la serie se mueve en un Londres que recuerda los tiempos oscuros de Jack el Destripador o la miseria de Oliver Twist y en dónde se reunen personajes tan emblemáticos como el Doctor Frankenstein, Van Helsing, una vidente tarotista y un hombre de muchísimo dinero que parece dirigir una pandilla de humanos con cualidades únicas que buscan resolver un enigma relacionado con la hija del hombre adinerado. Adicionalmente se tratan temáticas históricas como el crudo uso de cadáveres para la experimentación científica, la doble moralidad de una sociedad aparentemente educada, posesión por espíritus y todo aquello que queda muy bien ambientado en la época más oscura de Londres. Me detengo especialmente en el tema de la posesión por espíritus que es lo que me ha hecho reflexionar sobre la relación que encuentro entre eso y lo que a todos nos sucede casi a diario, que es la constante gestión de emociones de todos los colores y variedades que nos exigen una constante vigilancia y concentración para tomar conciencia de lo que hacemos, decimos y dejamos de hacer. Pienso en las antiguas historias de posesiones, en la película El Exorcista o en Penny Dreadful y me pregunto ¿No es acaso esto una excelente metáfora para definir la constante lucha que tiene el ser humano con sus propias pasiones, especialmente con las más oscuras y densas que actúan en algunos como verdaderas entidades que se adueñan de ellos y les transforman en monstruos? ¿Y si todas estas historias de demonios, espíritus y vampiros no son más que una forma de describir el difícil trance de aquellos que luchan con fuerzas subterráneas que siempre han estado entre nosotros? ¿Y si esos monstruos y demonios no son más que oscuras pulsaciones que todo ser humano lleva dentro?

Hoy ví el episodio siete de la primera temporada y me queda solo uno para saltar a la segunda temporada y lo único que puedo decir es que la serie me ha logrado enganchar. Algo curioso considerando que al principio cuando leí pequeñas explicaciones que hablaban de  criaturas nocturnas, videntes poseidos y vampiros sentí un instintivo deseo de desechar todo creyendo que sería un ridículo ejercicio de terror y sangre que finalmente he descubierto no es así, lo que da solidez a un detalle importante que leí de parte de sus propios creadores que hablaban de un tratamiento psicológico del terror, que es algo que si he podido constatar al ver como un tema que facilmente podría haber sido una caricatura se ha transformado en un viaje sensible por los antiguos miedos de la humanidad y la conexión espiritual que tenemos con ellos. Todo eso me ha hecho creer que quizá detrás de todo ese temor a los monstruos no hay más que necesidad de comprensión no solo de sus sangrientos y misteriosos métodos sino también de su complejo  mundo psicológico en dónde como en todas las historias oscuras y terribles se oculta siempre un corazón roto.

¿Ha quedado claro que la recomiendo? Pues espero que sí. Especialmente para aquellos que quieren adentrarse  sin prejuicios en el mundo y en la psicología de las criaturas de la noche. Eso y el extra de la banda sonora que me encanta.

Para leer el segundo análisis de Penny Dreadful haz clic AQUÍ.
Para leer otros análisis relacionados a series y películas clic AQUÍ.
Para leer el último análisis de Penny Dreadful AQUÍ.



2 comentarios:

  1. Buenísimo análisis de la serie. A mí también me encanta. Eva Green es una gran actriz. Tiene mil caras. ¡Salud y Tarot!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Victoria, bienvenida a mi espacio. Me alegra que te haya gustado el análisis y sí, la verdad es que la serie ha sido un gran descubrimiento tanto en la trama, la fotografía como la música. Y los actores ni qué decir, todos buenísimos y Eva Green está estupenda en el papel de Vanessa Ives, la verdad es que sorprende el cómo se desenvuelve en las escenas más fuertes e intensas.

      Y a ti también te encanta la serie! Pues si seguimos así vamos a tener que montar un club. Un abrazo y que estés super! :)

      Eliminar


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.