La magia, los rituales y la confianza en uno mismo.



Algo que a veces hace falta en el mundo esotérico especialmente en el apartado de hechizos y rituales es un discurso que de más importancia a la confianza en uno mismo como un pilar fundamental a la hora de practicar aquello que algunos llaman magia y que para mi es también una forma de reprogramación mental. Siempre he pensando que de nada sirve quemar miles de velas ni hacer complejos ejercicios rituales si hay algo dentro nuestro que no está sano y  no tiene verdadera conciencia sobre su vida y el mecanismo por el cual los sucesos del pasado han transformado el presente, sellando además el futuro ¿De qué te sirve llevar un amuleto en tu bolsillo si en tu mente se ha incrustado un patrón de víctima que te obliga a repetir una y otra vez las mismas experiencias que te hacen sufrir? ¿De qué sirve utilizar el fuego para quemar las impurezas de tu alma si dentro tuyo no te has perdonado? ¿De qué sirve que intentes atraer a quién amas si en lo más profundo de ti no te amas lo suficiente para entender que no necesitas atraer a nadie? La forma en que solicitamos los servicios de un brujo o la forma en que pretendemos pedir ayuda a las brujas modernas habla también de las miserias que esconde nuestro corazón. No necesitas dar muchas explicaciones para que uno de ellos sepa cual es realmente tu fortaleza y debilidad. 


La magia siempre han sido una forma de reinterpretar la realidad utilizando símbolos y herramientas que pretenden conectar con nuestra mente en un nivel sutil que permite cambiarla, pero antes de eso el receptor o el beneficiario del ritual debe ser consciente de dónde se está metiendo y para qué, para así evitar la manipulación de su propia mente en un terreno en dónde se tiene mucho que perder. Lo esencial es el sentido común y el conocimiento pleno de uno mismo para saber cómo pedir un un ritual ¿Lo pido desde la mediocridad de mis inseguridades o lo hago desde la plena conciencia y seguridad, aportando al proceso una fe inquebrantable que me asegura el éxito? Dos puntos esenciales que harán la diferencia entre caer en el agujero de la desolación o en la liberación y grata percepción de nuestro poder personal. La primera opción, la de la desolación, se parece bastante a la que experimenta un títere o un muñeco vudú que está sujeto a la manipulación de otros y que perfectamente podría terminar haciendo alguna estupidez. La segunda opción transmite la magia no desde la ignorancia sino desde la madurez que es precisamente lo que da potencia a cada ritual, como ejercicios que permiten fijar objetivos y dejar señales en la mente. Esto último es lo que haría un gran brujo o bruja, un hechicero discreto que se mueve por la realidad con el silencio de quién observa más de lo que habla. Esto es por sobre todo el mecanismo que hace funcionar la magia: madurez, conciencia y observación. Tres pilares fundamentales que si se tienen auguran protección y capacidad de alterar la realidad que nos rodea, sin miedos ni paranoia, sin patrones de comportamiento dolorosos ni muñecos vudú de carne y hueso.

A final de cuentas la clave siempre está en la fortaleza del corazón y en el esfuerzo por entender de dónde viene realmente el fantasma de todo nuestro dolor y el enemigo resistente que no quiere desaparecer. Ese aspecto que llamamos oscuro y que miramos en el espejo del mundo como algo ajeno que nos quiere atacar o poseer. Aquello de lo cual nos protegemos con ayuda de brujos y brujas que saben y siempre sabrán si somos unos pobres infelices o personas fuertes que comprenden el verdadero poder de la magia, que no es desconocimiento e inseguridad sino voluntad y entendimiento.
 

2 comentarios:

  1. Muy cierto todo lo que expones. Muy bueno el artículo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado y gracias por dejar tu comentario. Por cierto, buena banda musical la de tu nick, que supongo te lo has puesto por eso. Saludos!

      Eliminar


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.