Descifrando Películas: The Kid || El Niño Interior.



THE KID cuenta la historia de un exitoso asesor de imagen totalmente volcado en su vida profesional que se ha transformado en una especie de máquina sin sentimientos ni tacto al que por extrañas circunstancias de la vida le toca enfrentarse a su Yo de la Niñez, el cual aparece encarnado por un niño regordete y algo inseguro que aparece en su vida de forma imprevista causando el estupor del protagonista que no da crédito a tal evento. De ahí en adelante se muestra escena por escena la forma en que el protagonista conecta de forma solidaria con este chico desconocido y le ayuda a cumplir sus sueños lo que produce que él  también se embarque en un viaje de reconocimiento de su parte más humana y cariñosa que repercutirá no solo en su vida laboral sino también en la emocional.

ASPECTOS SIMBÓLICOS

Esta película habla claramente del Rescate del Niño Interior que muchas veces se deja aparcado por estar ocupado en obligaciones típicas de un adulto. La historia señala por sobre todo la necesidad de cumplir nuestros verdaderos sueños por muy alocados que parezcan ya que allí se encuentra la fuente de nuestra verdadera satisfacción y felicidad. Hago hincapié en este concepto que suena a cliché pero que en la película queda muy bien desarrollado y explicado en las primeras escenas dónde el director se preocupa de describir con detalles la vida de este hombre super ocupado que pese al éxito que proyecta esconde debajo de todo esto profundos agujeros existenciales y emocionales que le crean un malestar reprimido que se proyecta al exterior con una personalidad dura, solitaria y borde.

Otro dato interesante es que la película cuenta una historia en modo cuarta dimensión que en palabras de a pie quiere decir que mezcla distintas épocas y personajes (Los Yo del protagonista) en una sola historia y de forma simultánea. Esto recuerda el método que uso Charles Dickens en su historia A Christmas Carol (conocida popularmente como Cuento de Navidad) en dónde a un amargado y avaricioso personaje llamado Ebenezer Scrooge se le hace un tour atemporal por su pasado, presente y futuro para que tome conciencia de la vida que ha tenido y el resultado final que esto tendrá en su futuro. Todo esto de la mano de tres particulares espíritus que vienen del pasado, presente y futuro. 

Es evidente que el elemento en común entre la historia de Charles Dickens y la película THE KID es la presencia de un personaje amargado, lo que hace pensar que esta película fue conscientemente producida y dirigida para exponer un aprendizaje que todo ser humano puede hacer y que corresponde a una revisión completa de la vida para reajustar lo que sea necesario y tener un futuro mucho mejor, más conectado con el niño interior y por supuesto más alineado con los reales deseos de nuestro corazón. Porque eso es lo que la película intenta transmitir a través de su historia y de una duda que deja en el aire y que puede o no resonar en ti en estos momentos ¿Eres y estás haciendo lo que realmente quieres?


IMPORTANTE:

Para revisar el análisis simbólico de otras películas revisa la categoría de este blog con la etiqueta Descifrando Películas o bien revisa la zona que está debajo de esta entrada y que dice Related Posts (Entradas relacionadas)

















0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.