El Mundo, La Epigenética y un Nuevo Ser Humano ||



Después de escribir el artículo en dónde relacioné la Reecarnación con la Herencia Genética seguí indagando y me encontré con un concepto super interesante que hace referencia a la forma en que los seres vivos activamos o desactivamos ciertas combinaciones genéticas dependiendo del entorno medioambiental en el que nos movemos. La línea científica que estudia este tipo de cambios es la Epigenética y viene a ser un complemento a la genética tradicional que se enfoca no solo en los cambios perceptibles en la misma cadena de ADN sino también en las modificaciones más sutiles que aparecen o desaparecen según el entorno en el cual se encuentra el ser vivo, creando lo que se llama Fenotipo, la combinación de los genes más cualquier variable medioambiental que haya actuado sobre ellos para expresar la vida o la forma física tal como es. Un ejemplo interesante que leí al respecto es el de cierto tipo de mariposas que cambian el color de sus alas según la temperatura ambiente, volviéndolas de un color oscuro para absorber mejor la luz en temporadas invernales mientras que en temporada de verano algunas volvía sus alas de un color más claro, como si algo en su genética fuera mutando o cambiando, intentando adaptarse de la mejor forma a las nuevas condiciones.

El resumen del párrafo anterior es apenas una muestra de todo lo que he leído pero me entusiasma porque veo que la ciencia está demostrando gradualmente aquello que hace un tiempo atrás sonaba a ficción o a zumbados de la New Age y que era la idea de que somos seres con capacidad de transformar nuestro ADN. Ahora esa idea tiene un soporte sólido y va quedando claro que estamos en proceso de transformación y que más allá de la genética que ya ha determinado en gran parte lo que somos especialmente físicamente, existe además un territorio en dónde nuestro entorno, nuestra forma de vivir e incluso los estados anímicos podrían de alguna forma alterar el equilibrio químico y biológico de nuestros cuerpos produciendo así modificaciones sutiles en nuestro fenotipo e información genética. Específicamente en el estudio del Cáncer se está trabajando muchísimo en el tema del Silenciamiento Genético que refiere a la forma en que algunas cualidades latentes en el ADN se activan o dejan de activar produciendo desbarajustes o mejoras a nivel orgánico, lo que refuerza la idea del potencial que hay en nuestro cuerpo ya sea para enfermarnos o curarnos dependiendo de la tecla que apretemos en este piano que es nuestro propio cuerpo.

Si es así, con mayor motivo tenemos que poner atención a nuestros cuerpos no solo como esa cosa que llevamos encima y que a veces ni miramos sino como una biblioteca en constante cambio en dónde dependiendo de nuestra costumbres, forma de vivir y sentir podremos agregar o silenciar cualidades innatas en nuestra información genética para bien o para mal.  Y claro, esto nos lleva al terreno de la responsabilidad en dónde la actitud sana no es un cliché y no basta con tomarse un zumo de naranja para el catarro o ir al médico para la revisión anual, pasa por una pregunta aún más profunda como ¿Estoy teniendo una actitud emocional y física que ayude a mi ADN a sacar mis mejores características de fenotipo o estoy haciendo justo lo contrario para destruir todo lo que tengo? ¿El medioambiente en el que estoy está realmente sacando lo mejor de mi fenotipo o en realidad lo está silenciando?

Si somos química pura no sería de extrañar que incluso nuestra conducta emocional deje señales en nuestro fenotipo no solo como una huella genética sino como una característica que podremos dejar en herencia a las próximas generaciones que crecerán con mayor conciencia de su cuerpo no solo en el plano espiritual sino también orgánico, reconociendo la máquina asombrosa que es y en dónde quizá está la mayor cantidad de respuestas a los temas más elevados de la existencia.

He usado la carta de tarot El Mundo precisamente por la connotación que tiene en la baraja y que representa el éxito o la meta de un sendero y que en este caso indica el encuentro del ser humano consigo mismo, comprendiendo sus misterios y dando luz a temas que hace un tiempo atrás nos parecían ajenos o dignos de una historia de ficción. El reconocimiento del cuerpo como el portador de nuestra conciencia y como el portal que nos conecta con los cuatro elementos de la naturaleza, tal como aparece en la imagen la figura de este ser con un enorme corazón de fondo que comparte sitio en medio del fuego, el aire, el agua y la tierra.

Por cierto ¿Alguien se dio cuenta que el personaje de la carta lleva en su mano algo que se parece mucho a una doble cadena de ADN?

Para leer el artículo en dónde relacioné Reencarnación y Genética haz clic AQUÍ.
Para leer otros artículos relacionados con cartas de tarot haz clic AQUÍ.
Para leer otros artículos de Reflexión y Conciencia haz clic AQUÍ.



0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.