El Diablo y las relaciones amorosas que hacen sufrir.



En muchas barajas de tarot la carta El Diablo muestra a un hombre y una mujer encadenados como si un vinculo les uniera de forma obligatoria o inevitable, más allá de sus propias voluntades. La cadenas recuerdan también prisiones o situaciones en dónde no existe total libertad ni poder de decisión, en dónde causas externas o fuerzas misteriosas dominan más que las propias personas involucradas. Desde ese análisis uno podría pensar que El Diablo como fuerza arquetípica representa todo aquello que nos ata y que nos domina de forma irracional. Este tipo de irracionalidad se puede observar en mujeres golpeadas reiteradamente que no denuncian a su agresor porque aún le aman o en aquellas personas involucradas en relaciones enfermizas que pese a darse cuenta que eso les está destrozando no son capaces de cortar de forma definitiva con el vínculo. Sea cual sea el caso lo que cabe preguntarse es ¿Si las personas son conscientes de que aquello en lo que están metidos no lleva a nada sano porqué siguen metidos en eso? 

Yo creo que las personas no se desenganchan de este tipo de situaciones porque muchas veces el dolor está mezclado con imágenes o situaciones bellas vividas con la otra persona lo que produce una especie de estado hipnótico en dónde la ilusión mantiene la esperanza de que las cosas malas pasarán y el cariño o lo bonito aparecerá otra vez prístino y limpio. Y vale, tiene un poco de sentido ya que muchas relaciones de pareja se han salvado producto de la valentía con la que las personas involucradas han enfrentado las dificultades, adoptando una actitud perseverante y de cambio consciente en dónde juntos se toman de la mano y se dirigen a una vida mucho más agradable y en paz. Pero ¿Qué pasa con las relaciones en dónde la cosa lleva muchísimo tiempo y parece que la cosa nunca se arregla porque las personas involucradas no logran ponerse de acuerdo para llevar la fiesta en paz? ¿Qué pasa con esas relaciones enfermizas en dónde ni Dios ve una esperanza de reconciliación? Lo que pasa ahí es lo que podemos ver en la carta de tarot El Diablo: dos personas encadenadas y atrapadas en un círculo vicioso, en algo retorcido que no lleva a ningún lado más que al desgaste mental y emocional. Entonces ¿Qué carajo es lo que mantiene unidos a esos dos que ni por las buenas ni por las malas pueden llevarse bien y encajar?

Mi respuesta es: lo que mantiene unidos a esos dos en una relación enfermiza son los recuerdos de los pocos momentos que tuvieron felices. Quizá recuerdan cuando estuvieron en la playa bebiendo unas caipiriñas o cuando se fueron juntos a París y se besaron románticamente en un puente, mientras el sol se desvanecía al atardecer. Esos recuerdos tan hermosos parecen pesar más que el montón de platos quebrados y de discusiones en dónde incluso hubo agresión de todo tipo. Parece que los pocos recuerdos bonitos taparan la mierda que hay, logrando así que la visión de ambos se distorsione y se vuelva poco realista, como si vivieran en el mundo de yupi y no asumieran que en realidad el mayor porcentaje de situaciones vividas en pareja son en realidad penosas y las pocas bonitas que hay no logran hacer un balance justo a todo lo malo que ha sucedido y que pide a gritos un corte definitivo, un divorcio, un olvido y un adiós. Entonces, lo paradójico en el caso de las relaciones enfermizas es que el vínculo se mantiene vivo porque las personas alimentan constantemente las imágenes positivas relacionadas a la otra persona pero misteriosamente olvidan todo lo malo, lo que obviamente mantiene la relación activa producto de esta esperanza ilusoria que proviene de una visión poco realista de las cosas. 

¿La solución? Muy sencilla: Si estás en una relación o enganche enfermizo, cada vez que vengan a tu cabeza esas imágenes hermosas que pretenden llenar tu cabeza de pajaritos respecto a esa persona, recuerda también los momentos penosos que has experimentado con esa persona, ojalá en HD. Eso permitirá dar realismo y equilibrio a las imágenes mentales de la relación que has tenido y eso también te ayudará a tomar una decisión objetiva conforme a lo que en verdad sucede con esa persona.

Finalmente queda claro que el enganche en las relaciones enfermizas se produce por la presencia de cadenas que son las trampas mentales que nos gobiernan y que distorsionan nuestra realidad, algo que cuadra con la figura de El Diablo como el Gran Tramposo que puede hacer increíblemente bello y romántico algo que en realidad es todo lo contrario. Pero no puedes culpar al Diablo por tus penas o por haberte metido en ese círculo vicioso del cual te cuesta salir. Recuerda que el verdadero responsable de lo que te sucede eres tú por haber permitido que todo eso te atrapara. Así mismo, serás tú el único que pueda romper las cadenas y liberarte de todo con ayuda de tu claridad mental y objetividad. 



0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.