El ataque de los zombies que buscaban terapia || Cuento.





Llegó un día en que el dolor en las personas comenzó a mutar hacia una actitud salvaje que les empujaba como zombies a buscar ayuda de forma desesperada en cualquier sitio y de cualquier forma. No pasó mucho tiempo para que los telediarios comenzaran a informar sobre allanamientos de morada realizados por personas desesperadas que intentaban solicitar atención con algún terapeuta. Rompían ventanas y forzaban candados con tal de poder hablar con aquellos que creían podían ayudarles. La primera noticia que se oyó fue la de un psicólogo que había sido asaltado a mitad de la noche por cuatro de sus pacientes que exigían atención inmediata allí mismo o la historia de un instructor de meditación que cayó con su coche a un barranco al intentar esquivar a un grupo de zombies que se le atravesaron de repente para pedirle una sesión grupal urgente.

Teléfonos de terapeutas sonaban a todas horas y sin diferenciar día y noche para exigir una atención exclusiva a zombies que marcaban los teléfonos de forma obsesiva y sin control. Los peores eventos se sucedieron en ferias y seminarios de terapeutas que eran invadidos por zombies que entraban por las ventanas, por la red de alcantarillado o por dónde fuera posible para cogerse del brazo de instructores de reiki, tarotistas, psicólogos, expertos en acupuntura y todo aquel que se dedicase a ayudar en el desarrollo humano y espiritual de las personas. La peor tragedia sucedió en una seminario de superación personal al cual llegaron miles de zombies enceguecidos buscando ser atendidos por el terapeuta estrella del lugar, el cual fue acorralado por una horda de desesperados en busca de terapia. Como cada  uno lo quería para sí le cogieron de brazos y piernas al mismo tiempo mientras tiraban cada uno hacia su lado pero fue tal el salvajismo que el pobre seminarista acabó totalmente desmembrado. Como los zombies no se dieron cuenta de que el hombre había muerto se dedicaron a hablar con el trozo de cuerpo que les había tocado. En un rincón uno de lo zombies más desesperados y con lágrimas en los ojos se desahogaba y le contaba sus problemas a la cabeza cortada y sangrante del seminarista.

Género: Fantasía - Ficción @aquariantarot 2016.
Imagen compartida: Cartel publicitario de la película  La Tierra de los muertos vivientes, dirigida por  George A. Romero.

NOTA: Cuentos Terapéuticos es una sección abierta para todo tipo de relatos que permitan al lector revisar, analizar y cuestionar las verdades que conoce, dando matices o renovando su propia forma de mirar y sentir las cosas. En rigor, cuentos para remover y crear conciencia. 


Para leer más cuentos terapéuticos haz clic AQUÍ.
Para leer algo sobre temas esotéricos haz clic AQUÍ.
Para leer reflexiones con conciencia haz clic AQUÍ.





0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.