Los terroristas del tarot y la espada que corta cabezas ||





En este ambiente del tarot y cada cierto tiempo se suelen encontrar personas que han adoptado determinada baraja o sistema de interpretación con tanta profundidad y pasión que se han olvidado por completo del concepto de variedad y de que en el mundo existen otras formas de estudiar el tema de las cartas. A este tipo de personas yo les llamo Terroristas del Tarot porque su actuar se parece mucho al extremismo que podemos ver en determinadas creencias que pretenden imponer a sangre y espada una verdad que según ellos es la única verdad. Por cierto, no son muy simpáticos y sus aires proféticos dignos de un fanático suelen caer mal a la mayoría de personas. En lo personal creo que el problema no es que los pobres sean unos incomprendidos al borde de la depresión sino precisamente al revés: parece que ellos no comprenden que el resto de personas pueden ver las cosas de una manera distinta e igual de válida. 

Hace un tiempo atrás me gustaba hablar con estos terroristas para entender su perspectiva pero con el tiempo me di cuenta que estaba perdiendo mi tiempo porque en la mayoría de casos estas personas no se comunicaban para negociar y buscar un punto en común sino para convencerme de su verdad a toda costa. Entonces claro, como a mi no me apetecía ser evangelizado gratuitamente después de un rato ponía punto final a la conversación para así evitarme el dolor de cabeza siguiente. Ese era mi actuar hasta un tiempo atrás pero ahora he notado que ha habido una evolución que me parece altamente beneficiosa: he perdido la paciencia por completo. Sí, así tal cual, me di cuenta que en realidad estaba siendo muy condescendiente con este tipo de personas que suelen ser precisamente las que más parecen agotar y distorsionar las conversaciones civilizadas. Fue entonces cuando se me encendió la bombilla mental y entendí que el ejercicio que hay que hacer con estos personajes es cortales la cabeza al instante y de un tirón, de forma metafórica por supuesto. De esta forma y al igual que un samurai dejo al susodicho hablando con su propia cabeza que se de seguro le oirá plácidamente mientras yo me ahorro una conversación intrascendente que podría hacerme perder tiempo que puedo aprovechar en otras cosas, como desarrollar los temas que me interesan y que tienen que ver con el tarot y el aspecto científico con el que pretendo abordarlo, sin creencias insubstanciales o dogmas mediocres dignos de la inquisición y la época medieval.

Siempre miraré con escepticismo a quienes tratan de imponer una verdad como única, explicando dudosos inicios históricos del tarot, dotando a determinada baraja de un misticismo o poder sobrenatural que la hace superior a todas las demás o mejor para interpretar lo que sea que ellos crean se deba interpretar. Eso no es razonable y no tiene más fundamento que el de una creencia enraizada en una imaginación muy grande, tanto así que en ella se ha ahogado la poca parte de cerebro racional que quedaba y que podría haber pensado que quizá no todo es tan absoluto como se cree. Partiendo de esa base siempre me mantendré abierto a quienes lo están y que buscan debatir con altura de miras, mostrando la misma flexibilidad de pensamiento que yo les puedo ofrecer. Los cuadriculados y estrechos de mente tendrán que seguir su ruta por otro lado y el mismo derecho que tienen ellos de existir lo aplicaré yo para mandarlos a volar.

NOTA:

La carta de portada es el As de Espadas de la baraja de Marsella, que transmite mucha fuerza y rigor, algo necesario para concentrarse en lo que realmente importa y pasar de todo aquello que no es útil, cortando cabezas en dónde sea necesario. Abajo he compartido la imagen fantástica de un samurai que con extrema concentración se enfrenta a algo que ya percibe y con lo cual conecta con astucia, valentía y decisión.

Otros artículos que podrían interesarte:

La desnudez de la razón en la selva de la intuición AQUÍ.
¿Porqué algunos tarotistas no quiere mirar el futuro? AQUÍ.
El caballero de copas y el príncipe azul que no llega AQUÍ.
El loco y la búsqueda de uno mismo AQUÍ.





0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.