Tu casa no está hechizada, está hechaunamierda ||



Quizá te ha pasado que sientes cierta densidad o negatividad en algunos lugares específicos de tu casa y lo más probable es que hayas pensando que alguien te ha echado algo encima o que por alguna misteriosa razón tu casa está cargada. Sea como sea y antes de asumir que existe un embrujo sobre ti y prepararte para un ritual de limpieza espiritual, es importante que te hagas las siguientes preguntas:

1- ¿El lugar contiene objetos relacionados a eventos de tu pasado que te resultan dolorosos? ¿Han sucedido en ese lugar cosas poco agradables para ti?

Muchas veces las personas mantienen fotografías, libros o prendas de vestir que pertenecen a personas que ya no están o con las cuales no se tuvo una historia positiva. Tu mente puede estar rememorando esas situaciones al observar o sentir inconscientemente la presencia de estos objetos en tu entorno físico o al estar en sitios en dónde no has tenido buenos momentos.

2- ¿Cómo te sientes actualmente? 

A veces, no es que exista una energía negativa en el sitio: lo que sucede es que tú estás mal anímicamente y eso parece traspasarse a tu entorno, haciéndote ver todo nublado y poco vibrante.

3- ¿Tienes un exceso de cosas en el lugar o el sitio está sucio? 


Está comprobado que los lugares llenos de cosas o desordenados tienden a estresar o producir estados de ánimo alterados. Esto sucede porque tu mente trabaja captando información de su entorno, por tanto resulta comprensible que un dormitorio o un despacho lleno de cosas por todos lados no te relajará tanto como uno limpio, sencillo y ordenado, en dónde tu mente y tus ojos tendrán menos estímulo (menos focos de atención en los que ocuparse).

Finalmente recuerda que en la mayoría de los casos existe una justificación racional para ciertos malestares físicos, energéticos o espirituales. El problema es que no estamos habituados a prestar atención y estudiar todas las variables del entorno que podrían estar reproduciendo el evento o situación incómoda. Es importante también aprender a hacer una revisión interna constante de nuestro estado anímico, para diferenciar aquello que se produce por nuestra propia influencia energética de lo que se produce por elementos totalmente ajenos y externos a nosotros.

Quizá este fin de semana sea el momento preciso para limpiar y ordenar aquellos sitios que necesitan de tu atención, cómo una forma simbólica de renovar tu propio entusiasmo.

Otros artículos que podrían interesarte

El cerebro reptiliano: lo salvaje versus lo racional AQUÍ.
El mundo, la epigenética y un nuevo ser humano AQUÍ.
Visiones fantasmagóricas y parálisis del sueño AQUÍ.
El escepticismo positivo e inteligente AQUÍ.
El Síndrome de Diógenes Espiritual AQUÍ.





0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.