Si te aferras a lo que ha muerto tú también mueres ||



El título de este artículo es metafórico y refiere a cualquier tipo de enganche que puedas tener con algún evento del pasado ya sea material, sentimental o incluso una persona que ya no está en nuestra vida por diversos motivos. Quise compartir la imagen de portada porque al verla pensé automáticamente en todas esas personas que no pueden desprenderse de asuntos que parecen bloquear su vida, especialmente en el ámbito sentimental en dónde el no pasar página produce un bucle que puede durar meses, años e incluso toda la vida, en los casos más extremos. 

A mi me ha tocado hablar con muchísimas personas que viven estancadas en una relación que no funcionó o en los recuerdos de algo que ya no está pero que sigue afectando como el primer día que se experimentó. Supongo que esto sucede por la enorme inseguridad que se tiene respecto al porvenir, dudando de lo que la vida pueda traer y que lleva a conformarse con aquello que medio muerto parece ser algo, una esperanza de bienestar. Sin embargo eso es solo una ilusión, una trampa que hipnotiza y atrapa en una especie de dimensión paralela en dónde se mezcla el sentido romántico con la tragedia, como si de un teatro maldito se tratase. Mira la imagen que he compartido en portada y observa cómo la belleza está mezclada con algo tétrico que se oculta bajo la superficie, en dónde lo extinto parece llamar.

Los recuerdos de las viejas agonías y de las cosas ya muertas tienen un efecto intenso y se aferran a ti por miedo a ser olvidados. Parecen ser conscientes de su destino y como zombies intentan desesperadamente coger las manos de aquel que aún vive. Pero ¿Qué sucede con aquel que presta atención a los cantos de sirena? fallece también pero de forma metafórica porque acepta quedarse allí, observando la máscara bella que oculta los huesos y oscuridad que su fantasía y dolor no le dejan ver. El realismo en este caso desaparece y los difuntos campan a sus anchas pero no son fantasmas ni seres sobrenaturales sino ideas e imágenes que no has querido aceptar, que te atan y esclavizan en una foto, sentimiento o recuerdo.

Otros artículos que podrían interesarte:

El derecho a poseer y la liberación de la culpa AQUÍ.
El ataque de los zombies que buscaban terapia AQUÍ.

El ermitaño y la bailarina AQUÍ.
La tiranía de las brujas AQUÍ.
Más reflexiones AQUÍ.





0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.