Vivir sin espiritualidad y sin sentido místico || Reflexión.




Si entendemos espiritualidad como un territorio libre en dónde se nos permite creer en lo que queramos sin que nadie nos pida demostrar científicamente lo que pensamos, vivir sin ella implica abandonar por completo las creencias sin fundamento y experimentar la vida de forma profundamente racional, sin buscar en el éter las respuestas que nosotros mismos podemos descubrir a través de métodos y sistemas que nos permitan palpar de forma más coherente el mundo que nos rodea. Obviamente sacarse de encima esta capa extra de creencias implica quedar desnudo y desprovisto de aquello que daba sentido a nuestra vida. Los primeros días sin espiritualidad pueden ser raros para alguien que haya vivido años sumergido en ella: de repente no existe la magia ni los ángeles y las cosas ocurren por estadística o por meros mecanismos físicos que se podrían explicar desde la ciencia. No se puede mirar más hacia el cielo en búsqueda de dioses y explicaciones porque allí solo hay estrellas y otras cosas que sin el manto de las creencias pasan a ser como piedras flotando en el espacio. El contexto poético y semántico que relacionaba a las estrellas con la esperanza y una serie de sentimientos inspiradores de frases e imágenes se pierde y uno se enfrente a una realidad más tosca y menos edulcorada.

Ya nos vemos a las personas como signos astrológicos sino como seres iguales a nosotros que sufren y se alegran por cuestiones prácticas y menos prácticas, que pueden coincidir en patrones de comportamiento no por los movimientos planetarios sino por un conjunto de normas sociales colectivas que a su vez configuran patrones que a ojos de un creyente puede insinuar una conexión misteriosa entre lo que nos sucede y lo que hay allí arriba, cuando eso no es más que una percepción subjetiva de una realidad mucho más amplia. Dejas de ser aries, capricornio o piscis y pasas a ser un humano con sentimientos y comportamientos que no se explican por la kundalini, los chakras o la influencia de la luna sino por una serie de patrones de comportamiento que te has perdido por estar sumergido en la burbuja de creencias fantasiosas. Eres solo una persona, sin esa capa extra llamada espiritualidad y cuando las cosas no salen como quieres no es por culpa de saturno o de que alguien te haya hecho brujería sino de tu falta de concentración para encontrar el error en la maquinaria de tu vida en dónde te has preocupado mucho de engrasar algunas piezas y haz olvidado por completo el sentido de los tornillos, los cables, la piel y el cerebro que llevas sobre tus hombros y que pide a gritos aterrizar y empezar a caminar con rumbo fijo y sin fantasmas. Sin espiritualidad y sin aquellas alas que de tanto volar te acercaron demasiado al sol como al pobre ícaro, que por no medir su vuelo olvidó la responsabilidad que debía a su propia vida terrenal.

Otros artículos que podrían interesarte:

¿Gestar nuestro destino o ser gestados por el destino? AQUÍ.
Si te aferras a lo que ha muerto tú también mueres AQUÍ.
El infierno que se construye con cada pensamiento AQUÍ.
Agua y aceite: el arte de las relaciones humanas AQUÍ.
Las pajas mentales y la espiritualidad AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.






0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.