TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

Post Top Ad

Your Ad Spot

11 de junio de 2017

La inclusión de los cuatro elementos en el tarot




La inclusión de los cuatro elementos (fuego, tierra, agua y aire) en la simbología del tarot no es como intentan presentarlo algunos un error sino una forma que muchos tarotistas adoptan para agrupar significadores asociados a la emoción, la pasión, lo material y el pensamiento, que son conceptos cardinales en toda lectura de tarot. Es una forma de sintetizar y estandarizar la interpretación, porque es sencillo y porque da más rapidez a la lectura sin necesidad de meterse en aburridas explicaciones o verborrea innecesaria que finalmente llevan a lo mismo, como uno que leí por ahí que decía que las espadas no representaban el aspecto intelectual y sin embargo si las relacionaba paradójicamente con actividades en dónde el intelecto es utilizado de forma mucho más refinada. Esto último deja claro que si alguien intenta despegarse de los significadores tradicionales tarde o temprano se encontrará con los mismos conceptos de siempre (pasión, emoción, intelecto y materialismo) y se verá obligado a agruparlos en un nuevo orden que cogerá prestado de otro ámbito o que en última instancia inventará, haciendo doble trabajo al crear un soporte para conceptos que ya existen en la analogía de los cuatro elementos.

Lo que quiero decir con todo esto es que cualquier intento por desprestigiar o tratar de desmarcarse de la idea de los cuatro elementos implica meterse en un sistema de interpretación más complejo y engorroso pero no más útil que tarde o temprano obligará a retornar al orden y la agrupación sistemática de emoción, pasión, materialismo e intelecto para así explicar de forma rápida y fluida una lectura de cartas. En este caso los significadores o los paralelismos que establecemos entre las cartas y otras líneas de razonamiento no ayudan a simplificar el discurso. Y aunque estoy de acuerdo en que el concepto de los cuatro elementos es algo prestado de la astrología y no pertenece directamente al tarot me parece totalmente legítimo establecer este tipo de correlaciones porque ellas representan el oro puro del pensamiento complejo indispensable en las interpretaciones.

Mezclar los cuatro elementos o las definiciones astrológicas con el tarot no implica en absoluto desvirtuarlo sino fortalecerlo, por lo que si alguien viene y te dice que eso es un error recuerda que ese alguien también usa sus propias analogías que al fin y al cabo son iguales a las tuyas pero con nombres distintos. Y eso aplica a todas la barajas incluida la de Marsella que algunos fanáticos intentan presentar casi como una baraja sobrenatural creada por extraterrestres que usan otros conceptos, cuando en realidad y como todos los demás se adhieren al mismo campo conceptual de la psique humana en dónde siempre emergen los conceptos de emoción, intelecto, materialismo y pasión. 











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot