Creadores y Maquilladores || Cuentos terapéuticos.




Grande es la paradoja del peón en el tablero de ajedrez que no es consciente de la mano que le mueve. Sueña y vive inspirado por la sincronía de sus deseos y los hechos que le suceden, sin embargo se sumerge en la duda y el miedo cuando la coincidencia de sus actos no acompaña sus anhelos. Entonces el tablero se vuelve opaco y misterioso y la mano que le ha movido sonríe con ternura frente a la ignorancia del peón que le mira e intuye pero jamás le reconoce.

                                                                                                     

Cuando el mundo alcanzó un nivel de evolución lo suficientemente avanzado la humanidad se dividió en dos grupos: los maquilladores y los creadores. Los primeros se caracterizaban por mostrar una fuerte resistencia a la idea de estar condicionados por un destino escrito o un dios y como ejercicio de rebeldía se dedicaban constantemente a maquillar todo tipo de cosas argumentando que eso era posible gracias a su cualidad libre pensadora y creativa. Pero en realidad ellos no creaban nada nuevo, solo manipulaban y alteraban lo que ya existía. Los creadores en cambio vivían en una estructura dimensional distinta y su visión era mucho más amplia, lo que les permitía observar el mundo como un enorme mapa en dos dimensiones en dónde los maquilladores se movían como peones en un tablero de ajedrez. Los creadores era los arquitectos de las estructuras que los maquilladores modificaban.

Los creadores alcanzaron su estatus cuando despertaron por segunda vez y entendieron que la base de todo lo que conocían había sido creado por ellos mismos cuando despiertos por primera vez trabajaban como los arquitectos del mundo. Sin embargo ahora ellos ya no podían modificar nada de lo que habían creado porque vivían conforme a una máxima que les dirige y que reza así:

Lo que hemos creado no se puede deshacer porque si lo deshacemos deja de ser nuestra obra y nosotros dejamos de ser sus creadores. La obra primigenia desaparece junto con nuestro título y solo podemos crear aquello que no hemos creado jamás. Entonces el olvido nos consume y despertamos dentro de nuestras propias estructuras, sin memoria y sin recuerdos de nuestras obras. Entonces no somos creadores y por eso podemos crear.

Así fue como los creadores comprendieron el sentido de su renacer y la ley que les gobernaba, observando que su obra era perfecta a un punto que no exigía modificaciones. Aún así, unos poco creadores seguían conservando el deseo de modificar las cosas pero esto provenía de rastros de memoria de su experiencia como maquilladores que prontamente eran disueltos en la comprensión de la ley. Ahora ya no necesitaban rebelarse contra lo que estaba hecho porque sabían que ellos mismos lo habían construido. No había nada que cambiar, ni modificar ni maquillar. Existían sin color ni ánimo de creación y solo se dedicaban a observar lo que hace tiempo atrás sus propias manos habían creado.

Por otro lado los maquilladores no tenían acceso a la percepción de los creadores por tanto vivían en una permanente lucha contra sus propios fantasmas, lo que les empujaba de forma obsesiva a liberarse de prisiones que solo existían en sus cabezas y en dónde la liberación consistía en crear. Paradójicamente los maquilladores se llamaban a sí mismos creadores cuando en realidad no creaban nada y los creadores observan este comportamiento paranoico con ternura ya que sabían provenía de la ignorancia de las leyes de la creación. Sabían que los maquilladores intentaban crear cosas para así llenar un vacío en dónde el miedo y la inseguridad crecían alegremente, dejándoles ciegos de su verdadero propósito.


Género: Fantasía - Ficción @aquariantarot 2017.

NOTA: Cuentos Terapéuticos es una sección abierta para todo tipo de relatos que permitan al lector revisar, analizar y cuestionar las verdades que conoce, dando matices o renovando su propia forma de mirar y sentir las cosas. Posicionándose en la vereda del rechazo, la aprobación o el insulso punto intermedio de aquellos que no se decantan. En rigor, cuentos para remover y para cuestionar.

Para leer más cuentos relacionados haz clic AQUÍ.
Para leer algo sobre temas esotéricos haz clic AQUÍ.
Para leer reflexiones con conciencia haz clic AQUÍ.




0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.