TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

Post Top Ad

Your Ad Spot

28 de febrero de 2018

Cuando el consultante se transforma en Gollum

Gollum Smeagol


Si hay algo que reduce mi nivel de empatía a cero son las personas que pululan por diversos grupos y foros de tarot para pedir reiteradamente contraste e interpretación sobre las mismas preguntas, pasando por alto las mínimas normas de respeto hacia los demás. Al ser tan pequeño el mundo del tarot y llevar tantos años en esto se hace sencillo recordar nombres y reconocer las mismas consultas hechas a modo de spam en muchos grupos a la vez. Entonces, puedo entender que exista cierto grado de desesperación que hace perder el norte una vez, quizá dos o hasta tres veces pero ya pasar meses y años en la misma historia y crear estrategias deshonestas (crear perfiles falsos, enviar mensajes privados a diestra y siniestra) para que te interpreten o hagan contrastes me parece exagerado y directamente una falta de respeto hacia los que leemos las cartas.

El último caso que me ha tocado es el de una persona que accedió a uno de los pocos grupos de tarot en los que estoy y en donde no está permitido hacer contrastes e interpretaciones (está enfocado en temas históricos y otros detalles interesantes) y se queja de que nadie le ayuda. Yo educadamente le recuerdo las normas del grupo en donde se indica que no se hacen contrastes ni interpretaciones y la persona no tiene mejor idea que arremeter contra mi y quejarse de que nadie le ayuda en ningún lado. Algo por supuesto para tirarse de los pelos. Frente a eso emergen en mi dos impulsos esenciales:

  1. 1 - Ser borde y darle un merecido bofetón virtual para que espabile.
  2. 2 - Responder con amabilidad e insistir en que cumpla las normas.

Elijo la opción dos porque no tengo ganas de ponerme a pelear con nadie. Entonces respondo con cortesía y aclaro el punto esperando que la persona recapacite.

Esta es una actitud que he repetido un montón de veces durante los años que llevo participando en este mundo y en más de una ocasión ha sucedido que las personas en vez de reflexionar por sus conductas molestas se dedican a atacar al resto como animales rabiosos. Frente a tal situación siempre imagino a estas personas como el personaje de la película El Señor de los Anillos llamado Gollum, ese que totalmente esquizofrénico buscada a toda costa el bendito anillo, recitando la emblemática frase  "My precious! my precious!" (mi tesoro! mi tesoro!). Así mismo se comportan algunas personas con el tema de las lecturas gratuitas, los intercambios e interpretaciones. Pérdidas y completamente desconectadas de la realidad y saltándose las normas de todos los sitios repiten fuerte y claro "Mi lectura! mi lectura!"

No a los consultantes Gollum, por favor. Se podría crear una campaña para reducir el número de estos personajes no tanto para agredirlos sino para que se den cuenta que su forma de pedir ayuda en vez de activar la solidaridad del resto lo que hace es producir rechazo, justamente lo contrario de lo que necesitan. 

NOTA

Más abajo dejo una de las tantas escenas de la película El Señor de los Anillos en donde Gollum pide lo que quiere de forma poco amable.

Otros artículos que podrían interesarte

Los consultantes conflictivos te hacen mejor tarotista AQUÍ.
La lucha entre tu percepción y el diseño de las cartas AQUÍ.
El tarot como objeto y el tarot como método AQUÍ.
¿Por qué las personas buscan a un tarotista? AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot