TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

Post Top Ad

Your Ad Spot

22 de febrero de 2018

Mi aburrida experiencia con un creyente.

Cruz Religión



Si hay algo aburrido en la vida de un tarotista pragmático como yo es encontrarse con alguien que viene a cuestionar las bases ideológicas de uno por puro afán troll, es decir, para convencerse a sí mismo de las cosas que quiere creer sin necesidad de leer y comprender lo que uno dice o argumenta de forma racional.

El otro día en mi página de FB una persona hizo un par de comentarios cuestionando mi visión racional del tarot ya que no entendía cómo podía hablar de tal o cual carta si yo mismo le quitaba misticismo al asunto. En fin, que me armé de paciencia y fui respondiendo una a una sus preguntas que hacían el hilo más y más largo hasta que llegó un momento en donde la persona parece que cansada de mis respuestas que cubrían todas sus dudas terminó por reconocer que la conversación era inútil y que lo único que había aprendido era que lo racional y el tarot eran cosas irreconciliables, admitiendo además que él creía que el tarot era algo que pertenecía al territorio de la superstición y que no había que analizar ni cuestionar nada más. Entonces yo pensé para mis adentros:

Pues oye, hubieras empezado la conversación por ahí y así hubiera sabido que no venías a buscar respuestas sino que venías a liarla para justificar tu punto de vista de creyente. Entonces no hubiera perdido mi tiempo hablando contigo, buen y gentil hombre (Lo de bueno y gentil lo he traducido por si alguien lee esto en horario para niños)
.

Lo que quiero decir con esto es algo bastante evidente. Es inútil hablar con un creyente para hacerle entender una perspectiva más racional (si se quiere científica) de lo que él defiende como un tarot basado en la superstición. Yo me di cuenta de eso hace tiempo pero una cosa es que yo lo entienda y otras es que los creyentes o el que quiera mirar las cosas de forma supersticiosa lo entiendan porque muchas veces son ellos los que se me acercan y me empiezan a hablar de sus cosas, como queriendo contrastar con mi visión racional. Luego se rebotan por mis opiniones y se hacen los ofendidos, en lo que parece una elaborada obra teatral en donde ellos, pobrecitos, son las víctimas de la ciencia y el razonamiento opresor. Pero si tú has venido a hablar conmigo! de qué te quejas, buen y gentil hombre!

Yo a veces me meto a grupos, foros, páginas y otros antros de internet y cuando veo aquelarres virtuales, chats de creyentes y opiniones que para mi son para tirarse de los pelos, prefiero no meterme mucho porque sé que intentar imponer mi visión racional y pragmática del tarot es igual de inútil que tratar de imponer una visión supersticiosa. Entonces y visto el patio me mantengo a cierta distancia para no incordiar y para no meterme en conversaciones inútiles con personas que no hablan mi mismo idioma. Solo en casos excepcionales en donde un creyente con ganas de volverse racional y científico quiere de verdad saber las bases de mis ideas, me abro y le explico las cosas que pienso al respecto, sugiriendo leer determinados artículos de mi blog. Pero claro, a veces el filtro falla y atraviesa la línea un buen y gentil hombre que cree que la base del tarot se encuentra en la superstición.

NOTA

No tengo problema alguno con los creyentes del tarot o de cualquier otra cosa. Es más, me parece legítimo que tengan sus dogmas. Lo que me molesta son aquellos que entran en mi metro cuadrado para incordiar a sabiendas de que no vienen a dialogar de manera constructiva. Esos no se merecen mi respeto. 

Otros artículos que podrían interesarte

Los terroristas del tarot y la espada que corta cabezas AQUÍ.
El aporte del escepticismo al estudio del tarot AQUÍ.
¿Es necesario ser creyente para ser tarotista? AQUÍ.
Cuando el tarot se transforma en religión AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot