Cuando la voz de los dioses es tu propia voz.

0


“¡Oh! Qué mundo de visiones ocultas y silencios tangibles, el país insustancial de la mente. El teatro secreto de un monólogo sin habla, la mansión invisible de todos los humores, elucubraciones y misterios, una comarca entera en la que cada uno de nosotros reina en reclusión y soledad. Esta conciencia, que soy yo, que es todo y a la vez no es nada. ¿Qué es? ¿Y de dónde viene? ¿Y por qué?.”

En 1976 el psicólogo Julian Jaynes presentó la Teoría de la Mente bicameral que insinuaba que hace 3.000 años atrás el ser humano había tenido sus hemisferios izquierdo y derecho desconectados lo que producía que la información que se enviaba de un hemisferio al otro no fuera reconocida como propia. Entonces al no identificar esas voces internas como parte de su proceso psíquico las adjudicaba a agentes externos como espíritus o dioses determinados por las creencias de su contexto cultural. En palabras simples: hace tres mil años el ser humano era un esquizofrénico empujado por alucinaciones y voces. Como era de esperar esta teoría causó gran impacto y de la misma forma en que se volvía famosa cosechaba también detractores que acusaban a Jaynes de no tener pruebas empíricas de lo que decía. Hasta el día de hoy esta teoría sigue produciendo división entre especialistas y no está completamente asentada en el ámbito científico.

A pesar de que Jaynes no pudo demostrar completamente su hipótesis con el tiempo aparecieron personas que dieron una nueva interpretación a sus ideas explicando que esta desconexión de la cual hablaba se debía a cambios en el proceso de aprendizaje del ser humano que al ir absorbiendo cada vez más información y encontrar más herramientas para explicarse a sí mismo fue capaz de discernir que dentro de él había un diálogo interno que no era más que su propio proceso mental. En ese punto se produce una integración pero al mismo tiempo una separación entre lo imaginado (interpretado) y aquello que en realidad está sucediendo dentro, relegando la figura de dioses o espíritus parlanchines a un mero reducto cultural herencia de nuestros antepasados más primitivos. La idea reformulada de la mente bicameral tiene más contundencia entonces porque sitúa el desarrollo de la consciencia en el aprendizaje constante que podemos verificar en nosotros mismos al ver cómo adjudicamos posibles explicaciones a lo que no entendemos para luego una vez pillado el truco desechar todas aquellas ideas caducas frente al mecanismo desvelado, de la misma forma en que el misterio de las voces divinas desaparece cuando entendemos que es algo que sucede dentro nuestro.

Toda esta historia la pongo sobre la mesa a propósito de un interesante artículo que leí sobre la serie de televisión Westworld (HBO) en donde se plantea el despertar consciente de unos robots que viven a merced de la manipulación de sus creadores en un parque temático destinado a entretener a ricachones. En una escena de la serie se menciona la Teoría de la Mente Bicameral para describir la forma en que fue concebida la inteligencia en estos robots y esta mención trajo luego una retahíla de comentarios y artículos referidos al tema de la consciencia, abriendo el viejo debate sobre su orígen que hasta el día de hoy sigue aún en investigación.

Sea como sea, lo que extraigo de todo esto es la importancia que tiene en nuestro aprendizaje y desarrollo mental el descubrir los trucos que hay detrás de las cosas que percibimos, siendo evidente que nuestra visión de nosotros mismos y de la vida se vuelve limitada o se expande según el interés y esfuerzo que hagamos por develar toda esa información oculta y que como los dioses antiguos se manifiesta siempre rodeada de supuestos y medias verdades. En este caso conformarnos con la primera explicación nos transformaría en los robots de Westworld que encerrados en un parque temático de autómatas viven en torno a creencias erróneas que no son puestas a prueba, obstaculizando así su propio desarrollo consciente.

Llegado este punto me puedo hacer un par de preguntas ¿cuántas ideas que uso actualmente son hechos empíricamente demostrados y cuántas de ellas son mera creencia y suposición? ¿que tan cerca estoy de ser como el ser humano que se ilustra en la Teoría de la Mente Bicameral? ¿en qué etapa de mi desarrollo consciente estoy? ¿en la que lo que me sucede es producto de agentes externos, dioses y espíritus o aquella en donde yo soy capaz de oír y reconocer mis propios diálogos internos?

NOTAS


El fragmento inicial de este artículo está extraído del libro de Julian Jaynes llamado El Orígen de la conciencia en la ruptura de la mente bicameral (1976).


Otros artículos que podría interesarte

¿Es necesario ser creyente para ser tarotista? AQUÍ.
Videncia, clarividencia y otras definiciones AQUÍ.
Por qué la sincronicidad no explica el tarot AQUÍ.
¿Qué es el destino y cómo funciona? AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.



Registros Akáshicos ¿Existen de verdad?

0


Para entender qué son los Registros Akáshicos primero tenemos que conocer el concepto de Akasha que en sánscrito (antigua lengua de la india) quiere decir cielo, éter o espacio, señalando con esto el telón de fondo sobre el cual se expresan las formas y toda nuestra realidad. Luego en este cielo, éter o espacio se encuentra toda la información del universo como un internet cósmico en donde podemos mirar y encontrar respuestas a diversas preguntas. Ahora bien, he leído bastante sobre el tema y debo decir que hasta ahora no he encontrado ningún fundamento sólido y verificable que justifique la existencia de dicha biblioteca increíble. La afirmación es tan fantástica que uno lo que más quiere es saber en dónde están estos registros y la respuesta inmediata es que están en un sitio invisible y atemporal que existe solo si tienes fe en ello.

Dado que los registros akáshicos contienen toda la información del universo sorprende que a pesar de los años que llevan leyéndose nadie hubiese buscado en ellos la cura definitiva para el sida y el cáncer u otras respuestas que nos urgen como humanidad. Al parecer, el tipo de ayuda que ofrece la lectura de estos registros no consiste en ser un gestor de noticias ni mucho menos un magazine cósmico sino que se orienta por sobre todo al desarrollo personal de la persona, mostrándole información de sí misma que debiera ayudarle a evolucionar de mejor forma. Eso es lo que he podido concluir luego de leer varias fuentes en donde se coincide en que el objetivo fundamental de esta técnica es calibrar la mente de la persona, ofreciéndole calma y sosiego en momentos donde pueda sentirse desorientada. Otra particularidad de los registros akáshicos es que aparentemente existe un cajón cósmico en donde está toda la información relacionada con uno mismo, algo así como la ficha que tiene mi médico en el ordenador pero eso proyectado en el cosmos, en ese lugar invisible y atemporal que ya he descrito antes. 

ANÁLISIS ESCÉPTICO


Hasta aquí podemos deducir sin mucho esfuerzo que en el tema de los registros akáshicos es una mezcla de desarrollo personal con una idea que se ha tomado prestada del Hinduismo. El problema gordo es que el hinduismo no es una institución científica con certificaciones sino una religión que como tal actúa gracias a la libertad de culto sin que ello implique que sus fundamentos sean algo práctico en la vida real. Entonces lo que sucede es que se están mezclando churras con merinas: se hacen promesas que tienen que ver con el aspecto psicológico de la personas (algo demostrable) en base a un dogma (no demostrable) que no difiere para nada de las promesas de calma y sosiego que puede ofrecer la religión católica u otras en las que también hay testimonios de liberación y apertura mental. Lo que quiero decir con esto es que todo es una cuestión religiosa y el asunto queda limitado a la libertad de culto en donde si tú no eres hinduista no tiene sentido que creas en el akasha ni mucho menos en sus registros por lo que pedir una lectura de ellos sería tan absurdo como postrarse en dirección a la Meca sin practicar el Islam.


Por otro lado, investigando sobre la lectura de registros akáshicos me ha sorprendido ver que su metodología es una réplica de cualquier otra terapia destinada a que estés en paz contigo mismo. 
Luego, leyendo transcripciones de sesiones públicas me he decepcionado al ver que las respuestas no solían ser más claras ni precisas que ir a Google y buscar por uno mismo información sobre el big bang, genética u temas que sin ser tan complejos aparecen retratados en los registros akáshicos con las mismas respuestas y dudas que podría tener un científico o persona de a pie con una inteligencia promedio. Entonces despierta la siguiente interrogante: si los registros akáshicos cuentan con el apoyo de guías espirituales que están en otras dimensiones en donde la sabiduría sale del grifo con poco esfuerzo ¿por qué las respuestas que se obtienen se siguen pareciendo sospechosamente a las que podrían conseguirse en "este plano? ¿no se supone que las respuestas deberían ser precisas y aclaratorias precisamente por venir de un "plano superior? pues no, las respuestas son normalitas y lo que te puede decir un lector de registros akáshicos no difiere mucho de lo que podría decirte el psicólogo o alguien que se dedique a otro tipo de terapia destinada al desarrollo personal. Hasta un amigo con una profundidad de pensamiento adecuada podría darte las mismas claves o respuestas que obtienes si metes tu cabeza en el akasha. 

Entonces...

¿Es la lectura de Registros Akáshicos una alternativa para el bienestar psicológico? sí, de la misma forma en que lo podría hacer cualquier sistema religioso o terapia de desarrollo personal. 


¿Es el Akasha y sus registros una verdad inalterable que aplica al mundo real que nos rodea? no, en absoluto. Es solo una interpretación del universo que no tiene justificación alguna y que solo puede considerarse una elucubración teórica equiparable al credo de una religión que puedes practicar libremente sin que eso implique que sea más real que ir al psicólogo o hacer tu mismo un profundo proceso de introspección para estar en paz.


Otros artículos que podrían interesarte


¿Los médiums y canalizadores son unos estafadores? AQUÍ.
¿Es necesario ser creyente para ser tarotista? AQUÍ.
Engaños de los brujos y el truco del huevo AQUÍ.
El Tarot y la navaja de Ockham AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

¿Es necesario limpiar y consagrar la baraja de tarot?

0

Una práctica más o menos habitual en el mundo del tarot es limpiar y consagrar la baraja de tarot. Se limpia por  la creencia de que las láminas de cartón se cargan con la energía de los consultantes que se deduce es negativa en algunos casos. Luego se consagran como una forma de calibrar su energía para que así ellas nos hablen de forma prístina y concisa.

En cualquiera de los dos casos el motor fundamental de estas prácticas es la superstición, entendiendo con ello la existencia de una idea no confirmada que simplemente algunos tarotistas han decidido adoptar sin cuestionar ni aplicar sentido escéptico al asunto. Es cierto que entusiasma tener que poner las cartas a la luz de la luna porque uno se siente especial haciendo este tipo de cosas, así como encender velas e inciensos para oficiar una ceremonia de respeto hacia la baraja de cartas que nos ayudará en nuestra labor pero más allá de los ejercicios mismos yo he podido constatar que no hay ninguna diferencia entre usar una baraja de tarot limpia o consagrada versus una baraja que jamás ha visto una vela o la luna llena. Es más, en los años que llevo leyendo las cartas nunca jamás he llevado a cabo un ritual de limpieza ni de consagración para las barajas de uso personal y aún así he tenido resultados adecuados y que certifican que este tipo de ejercicios simbólicos no son indispensables ni mucho menos necesarios.

LIBERTAD DE CULTO SI, IMPOSICIÓN DE DOGMAS NO

Mi opinión frente a estos rituales ha sido más o menos la misma durante los últimos años. No estoy en absoluto en contra de ellos pero siempre intento resaltar que su influencia actúa de forma paralela al tarot y que es algo completamente opcional que no se puede vender como obligatorio porque al hacerlo se condiciona previamente a los futuros practicantes de tarot inculcandoles creencias y dogmas que no influyen de manera práctica en nuestra labor con las cartas de la misma forma en que no influye si se es católico, evangélico, budista o ateo. 

Mi visión al respecto y que he sostenido ya en otros artículos es que lo que realmente se mueve en el tarot son procesos cognitivos que nos permiten analizar, cuantificar y predecir situaciones respecto a una persona para luego darle resultados o perspectivas de su realidad, algo en lo que las cartas son un mero instrumento de enfoque que no hablan por sí mismas sino a través de la interpretación y proyección que nosotros mismos aplicamos en ellas, echando mano de sus símbolos que a modo de criptogramas ordenan todas las percepciones que ya hemos tenido del consultante y su escenario. Visto así, si hay algo que realmente se podría cargar negativamente sería nuestra mente después de una sesión de tarot intensa con alguien borde o con alguien que tiene una historia extremadamente intensa y que podría descompensar nuestra estabilidad emocional. En este caso digo "carga" no en un lenguaje místico sino haciendo referencia al agotamiento normal que podría experimentar alguien que se pasa varias horas al día oyendo e interpretando historias de otras personas. Visto así, el que debe descargarse y gestionar adecuadamente su mente para no verse afectado por la montaña rusa de emociones que significa ser tarotista es uno mismo, sabiendo cuándo parar para tener los necesarios momentos de descanso y relax. Con lo de la consagración es lo mismo, hacer un ritual para este propósito no mejorará realmente la capacidad de las cartas para darnos mensajes acertados ya que esto realmente tiene que ver con la propia preparación del tarotista y su equilibrio mental frente al trabajo de interpretación que le toca desarrollar.

Otros artículos que podrían interesarte

¿Tarólogo o tarotista? AQUÍ.
El tarot y la navaja de Ockham AQUÍ.
La inclusión de los cuatro elementos en el tarot AQUÍ.
¿Influye en algo si el tarotista es hombre o mujer? AQUÍ.
Puedes revisar más artículos relacionados con el tarot AQUÍ.

El ataque de los zombies que buscaban terapia || Cuento.

0


Llegó un día en que el dolor de las personas comenzó a mutar hacia una actitud salvaje que les empujaba como zombies a buscar ayuda de forma desesperada en cualquier sitio y de cualquier forma. No pasó mucho tiempo para que los medios de comunicación informarán sobre allanamientos de morada realizados por personas desesperadas que intentaban solicitar atención con algún terapeuta. Rompían ventanas y forzaban puertas con tal de poder hablar con aquellos que podían ayudarles. La primera noticia que se oyó fue la de un psicólogo que había sido asaltado a mitad de la noche por cuatro de sus pacientes que exigían atención inmediata o la historia de un instructor de meditación que cayó con su coche a un acantilado al intentar esquivar a un grupo de zombies que se le atravesaron de repente para pedirle una sesión grupal urgente.

Teléfonos de terapeutas sonaban a todas horas y sin diferenciar día y noche para exigir una atención exclusiva a zombies que marcaban los teléfonos de forma obsesiva y sin control. Los peores eventos se sucedieron en ferias de terapias alternativas y talleres de desarrollo personal: los recintos eran invadidos por engendros que entraban por las ventanas, por la red de alcantarillado o por dónde fuera posible para coger del brazo a instructores de reiki, tarotistas, psicólogos, consteladores, budistas, expertos en acupuntura y todo aquel que se dedicase a ayudar. La peor tragedia sucedió en una seminario de superación personal al cual llegaron miles de zombies hiperventilados buscando ser atendidos por el ponente estrella que fue acorralado por una horda de desesperados en busca de terapia y sanación. Como cada zombie lo quería para sí le cogieron de cabeza, brazos y piernas al mismo tiempo mientras tiraban cada uno hacia su lado pero fue tal el salvajismo que el cuerpo acabó totalmente despedazado. Como los zombies no se dieron cuenta que el hombre había fallecido se dedicaron a hablar con el trozo de cuerpo que les había tocado. En un rincón del recinto uno de lo zombies más desesperados y con lágrimas en los ojos se desahogaba y le contaba sus problemas a la cabeza cortada y sangrante del ponente estrella.


NOTA: Cuentos Terapéuticos es una sección abierta para todo tipo de relatos que permitan al lector revisar, analizar y cuestionar las verdades que conoce, dando matices o renovando su propia forma de mirar y sentir las cosas. En rigor, cuentos para remover y crear conciencia. 

Para leer más cuentos terapéuticos haz clic AQUÍ.
Para leer algo sobre temas esotéricos haz clic AQUÍ.
Para leer reflexiones con conciencia haz clic AQUÍ.

Mi experiencia con nativos de Sagitario || Astrología.

0

Como una forma de aportar a un tema que me resulta muy interesante como es la astrología me he propuesto la tarea de redactar una descripción personal de cada signo zodiacal en base a mi experiencia en terreno con los nativos correspondientes. De esta forma lo que hago es compartir el análisis que he llevado a cabo y que me ha permitido verificar cómo coinciden los patrones registrados en astrología con la información a pie de calle. Para revisar la rueda astrológica completa comenzaré con el último signo Piscis e iré en retroceso hasta llegar a Aries, completando de esta forma el análisis de todos los nativos.

SAGITARIO

Elemento: FUEGO (Pasional)

Lo primero que recuerdo cuando pienso en Sagitario es a un chico de este signo astrológico que conocí hace varios años y que era novio de una amiga. En apariencia parecía muy correcto y vestía de una forma tan ortodoxa que perfectamente se podría haber usado su conjunto para ir a misa un día domingo. Grande fue mi sorpresa cuando en medio de una cena en común con amigos el empezó a hablar de las distintas mezclas que se podían hacer en la comida, hablando incluso de combinaciones extravagantes como mezclar dulce con salado en cantidades salvajes o mezclar semillas de no sé qué con otras cosas de nombre aún más raro. Entonces caí en la cuenta que detrás de esa aparente sencillez había alguien osado y además con mundo, lo suficientemente valiente como para parecer el más moderno y evolucionado de la mesa, mientras el resto nos sentíamos como cavernícolas de la prehistoria mirando a alguien que parecía de otro planeta ¿qué había pasado con el chico correcto y ortodoxo? ¿quién era ahora el sencillo y básico? La apariencias engañan y sucede también con un nativo de sagitario. Puedes verle muy correcto pero detrás de todo eso hay siempre una energía salvaje que quiere romper límites y expandirse hacia todos lados. Eso sí, no te confundas, el hecho de que un sagitario quiera expandirse no implica que se comporte como el último anarquista del planeta, también puedes encontrarte a muchos que actúan desde lo intelectual y que ofrecen ese aspecto rebelde y explorador en un envase muy bien estructurado que podría desarmar con un par de palabras el enrevesado discurso de los frívolos. Sagitario no es superficial aunque a veces lo parezca. Ya sea que te esté chillando en una fiesta u observando silenciosamente algo que le importa hay allí una persona que está examinando hasta el último pelo de tu cabeza para confirmar si eres de esas personas especiales que a él le gusta conocer. Y con especial no me refiero a que tengas cuatro brazos o dos cabezas sino a ese toque de evolucionado que le haga creer que contigo puede llegar más lejos a nivel terrenal o espiritual.

No puedo decir que haya conocido a un sagitario realmente desagradable. Todos me han caído bien aunque más de alguno me ha dado un susto por esa forma irreverente de decir o hacer las cosas. De la misma forma en que los hay ortodoxos y en apariencia muy católicos también hay otros que son como una caja llena de fuegos artificiales que se ríen a carcajadas a un volumen tan alto que podrían romper los escaparates de cualquier tienda. Y es mejor que te prepares para su humor porque es un poco de cruda honestidad mezclado con una ironía que podría despedazarte por completo psicológicamente. Sino pregúntale al sagitario Woody Allen que tiene ese aspecto crítico oculto detrás de un humor increíblemente afilado, todo sostenido por una apariencia física que parece que no mata ni una mosca.

Todavía recuerdo a un sagitario que me dejó totalmente descolocado cuando me preguntó algo tan directamente que yo me sentí desnudo en menos de dos segundos. Es como si tuvieran un sexto sentido que les permite dirigir el arco y la flecha justo al blanco en dónde la verdad aparece, pudiendo devastar o reconstruir una vida. Y sí, suena un poco exagerado pero en realidad no lo es: creo que este signo es uno de los más francos y directos que hay en un nivel tan alto que aterroriza. Da miedo porque así mismo he visto a algunos nativos de este signo meter la pata a fondo con preguntas tragicómicas que servirían para escribir un libro, como ese que estaba en el funeral de un amigo y le dijo al sufriente: Bueno ¿Ahora tenemos un tiempo para ir por unas copas, cierto? Sagitario es ese que le pregunta a una chica obesa si está embarazada o le pregunta a un jorobado qué lleva en su mochila pero lo hace con tanta inocencia que es imposible enfadarse realmente con él ¿cómo castigar una honestidad casi infantil que es una excelente brújula para saber en dónde estamos parados y cómo nos vemos? No necesitas un gran consejo de sabios para saber la verdad, ve mejor dónde un sagitario y pregúntale que tal. Eso sí, prepárate para un puñetazo lleno de verdad, que si estás ahí es porque asumes las consecuencias de estar con tu querido amigo centauro.

Exploradores, expansivos, entusiastas y conquistadores, es lo que dicen más o menos los libros. Confirmo en parte que es así pero siempre he procurado no confundir ese entusiasmo con personas alegres y que parecen payasos, porque muchas veces el ser expansivo no implica ser alguien que siempre va de fiesta. Hay un punto de introspección y espiritualidad oculta en el centauro que no todos pueden ver, una especie de ermitaño que vive en una cueva leyendo y analizando la realidad, viviendo sus penas en silencio y comiendo el aprendizaje que la vida le ha presentado en colores alegres y oscuros ¿un viejo o una vieja sabia ocultos detrás de un disfraz de explorador o payaso frívolo? Puede ser, pero evidentemente un sagitario es mucho más que los clichés que se relacionan con este aventurero. La aventura no siempre es alegría y felicidad, a veces también es una lucha que este signo astrológico lleva en silencio y de forma estoica, oculta detrás de esas ropas limpias y esa apariencia común. Pero en realidad no hay nada común en un sagitario cuando uno aprende a ver más allá de esa máscara de Indiana Jones. Allí hay un alma que busca las estrellas, que busca la grandeza y la superación. Alguien que por muy tramposo o triste que parezca busca y ama siempre la verdad. Un idealista de aquellos, con su propia moral y brújula para ir a su bola en un mundo en donde a veces nos conformamos con mirar el suelo sin alzar la vista hacia algo superior. Nos falta el arco y flecha de sagitario para apuntar alto, tan alto como las estrellas.

Para revisar el análisis del signo de Piscis haz clic AQUÍ.

Para revisar el análisis del signo de Leo haz clic AQUÍ
Para saber sobre signos mutables, fijos y cardinales AQUÍ.
Otros signos y más sobre astrología AQUÍ.

CRISPR: Modificar el destino sin usar magia.

0


Hace unos siglos atrás era impensable la idea de trascender las enfermedades producidas por alteraciones genéticas. Nadie en esos tiempos imaginaba que un día los científicos lograrían crear una herramienta molecular para editar el ADN, abriendo un mundo de posibilidades en un área que estaba marcada por sentencias lapidarias como si de un destino inexorable se tratase. Pues ese día impensado llegó con el nombre de CRISPR que es una técnica que se asemeja a la de unas tijeras moleculares que pueden alterar y modificar el código genético para por ejemplo prevenir determinada enfermedad en una persona.

La técnica tiene ya un par de años pero se ha ido refinando y poco a poco se empieza a probar en humanos pero lo cierto es que forma parte de una revolución científica que echa por tierra viejos mitos que durante siglos fueron dogmas como la idea de que el ADN era un misterio inaccesible ante el cual debíamos rendirnos y que los asuntos de la genética estaba circunscritos a lo inevitable, a un destino escrito antes de nacer que nada ni nadie podría cambiar. En este caso CRISPR deja de manifiesto que lo que hace un tiempo atrás era inalterable hoy se transforma en algo maleable surgiendo así la gran pregunta ¿cuántas cosas que hoy nos parecen producto del destino inexorable en un futuro se transformarán en algo modificable?

La mente humana con el tiempo se adapta y se acostumbra a la nueva información y comprende que imponer dogmas en tiempos de cambio no es una buena idea. De la misma forma quienes estamos metidos en el ambiente esotérico debemos comenzar a cambiar la perspectiva sobre aquello que llamamos destino y que muchas veces de manera burda intentamos explicar desde la superstición, el concepto de suerte o la más pura imaginación. Quizá el mismo concepto del Fatum como un sendero señalado por dioses o fuerzas sobrenaturales no sea más que la realidad que desconocemos y que con ayuda de los pioneros comenzamos a entender. Entonces podemos mirar el mecanismo de las cosas y observar que todo aquello que llamamos magia es en realidad un conjunto de leyes que se revelan al espectador en la medida que este abre su mente y se compromete con el conocimiento que no es pura creencia y religión sino una sucesión de hechos tangibles y prácticos que construyen nuestra portentosa realidad.

Para leer más sobre la tecnología CRISPR haz clic AQUÍ.

Otros artículos que podrían interesarte

¿Qué es el destino y cómo funciona? ¿existe el Fatum? AQUÍ.
La cara auditiva: cuando la voz construye el rostro AQUÍ.
James Randi y el secreto de los psíquicos AQUÍ.
¿Vuelven los espíritus? Houdini dice que no AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

Descifrando Películas: Suicidio || Docuficción.

0


Hace unos días me llegó un correo de la productora Palma de Mallorca Press en donde me pedían que escribiera sobre una docuficción llamada SUICIDIO. Para ello me enviaron los detalles técnicos y acceso exclusivo al material para visionarlo y escribir luego una reseña relacionada. Fue pura casualidad que unos días antes de recibir el correo yo estuviera hablando con una amiga que me contó detalles de una tentativa de suicidio que había tenido hace un tiempo atrás. Ambas cosas fueron suficiente para animarme a escribir sobre un tema que pienso debe ser tratado sin miedo ni medias tintas. 

LA DOCUFICCIÓN, EL EFECTO WERTHER Y EL EFECTO PAPAGENO

No hay que ser muy iluminado para darse cuenta que una docuficción es una mezcla de documental con ficción, por lo mismo SUICIDIO es una combinación entre información, estadísticas y entrevistas con profesionales relacionados con este tema y una historia de ficción que cuenta la vida de Javier, un hombre acorralado por el dolor que le ha producido la muerte de su hijo y el fuerte estrés que le genera una profunda crisis económica. Lo interesante es que la conexión entre documental y ficción se produce en escenas en donde el protagonista está mirando la televisión y justamente están pasado el documental que nosotros mismos estamos mirando lo que le da ritmo al relato y nos sumerge con naturalidad en la parte de documental en donde teólogos, médicos forenses, psiquiatras, psicólogos y personas que han tenido tentativas de suicidio enfocan el tema desde distintas perspectivas entregando datos importantes que no están alcance de los medios nacionales en donde el tema del suicidio parece estar silenciado por miedo al Efecto Werther que es la imitación de ciertas conductas que son tratadas de forma persistente en los medios de comunicación. En palabras simples: miedo a que hablar de suicidio produzca más suicidios.

Lo curioso es que paralelo al Efecto Werther existe el Efecto Papageno que precisamente es lo opuesto e indica que la divulgación de un problema puede concientizar y evitar su propagación, motivación que deduzco ha empujado a los creadores de esta docuficción.

CABO BLANCO, EL ACANTILADO DE LA MUERTE  Y UNA DICOTOMÍA

Cabo Blanco es un lugar hermoso ubicado en Llucmajor, el municipio más extenso de Mallorca pero a la vez es un lugar maldito porque es el sitio predilecto que eligen los suicidas para lanzarse con sus coches al mar. No por nada este lugar aparece retratado en el cartel promocional de esta docuficción y en algunas escenas que muestran los restos de coches en medio de las rocas más próximas al mar, como recordatorio siniestro de los eventos que un día allí sucedieron. Así se plantea de forma bastante inteligente aquella dicotomía que hay entre la vida y sus maravillas versus la visión nublada del suicida que olvida todo aquello por lo que vale la pena seguir existiendo, de la misma forma en que la belleza de Cap Blanc contrasta con la triste historia que cuenta su acantilado. Pese a esto en SUICIDIO el tema no es tratado como un reproche hacia quienes deciden su trágico final sino que intenta por sobre todo aclarar y exponer detalles técnicos y estadísticas que sorprenden en una España en donde esta es la primera causa de muerte no natural. Paralelamente la historia de Javier, nuestro apesadumbrado hombre de la ficción, entra en una espiral de soledad y crisis que complementa la información que se nos muestra a través de los profesionales entrevistados.

ACTORES, FACTURA TÉCNICA Y CONCLUSIÓN

La docuficción dura una hora y poco más lo que la hace digerible por tener además un relato dinámico característico de los documentales en donde la información pura y dura resulta interesante principalmente porque son datos que no son tratados abiertamente en los medios de comunicación. Por otro lado la ficción y el desempeño de los actores respeta el ritmo de la historia y sin ser unos Marlon Brando ni Al Pacino se apañan bastante bien para construir una historia sencilla que por momentos creo que es solo el complemento secundario de un documental que resulta educativo de sobremanera. Saber que el suicidio es la primera causa de muerte no natural en españa, que el único plan de contingencia que existe para este tema es el Teléfono de la Esperanza que pertenece a una ONG o que existe algo llamado Autopsia Psicológica destinada a indagar en la personalidad y motivos de alguien fallecido son suficiente para recomendar este material audiovisual que pretende romper el tabú que hay con este tema y que creo merece muchísima más atención de la que actualmente se le está dando. Hay muchos más detalles en esta docuficción pero no los cuento para no hacer spoiler y para que te animes a echar un vistazo a esta producción que vale la pena revisar.

Mención especial merecen las hermosas tomas hechas con un dron y la música que invita a profundizar y reflexionar mucho más en un tema tan sensible como este y en donde Meritxell Naranjo aporta al proyecto su canción Te pido perdón.

Para ver la docuficción completa puedes hacerlo directamente en Filmin AQUÍ.

Otros artículos que podrían interesarte

13 Razones para entender a un suicida AQUÍ.
Breaking Bad: corrompiendose AQUÍ.
Black Mirror, una serie para ver lo peor de nosotros AQUÍ.
Requiem por un sueño AQUÍ.






Reina de Bastos y el lado femenino de las personas.

0



Basta mirar la carta de tarot Reina de Bastos para relacionar su significado con una mujer de gran carácter y voluntad. Desde un punto de vista arquetípico también puede referir a la fuerza y pasión que radica en el lado femenino de todas las personas. Digo Femenino haciendo referencia a la virtudes más sensibles e intuitivas que parecen provenir del lado más salvaje, ese aspecto opuesto a la lógica y que aporta toda aquella perspectiva simbólica que suelen utilizar personas dedicadas a la magia o artes similares. Visto así, Reina de Bastos es el poder intuitivo, la capacidad de relacionar, predecir y tomar decisiones en base a nuestros impulsos más primitivos que suelen ser con frecuencia los más certeros también. 

Lo brutal y directo, sin filtros, resulta ser precisamente lo más real y posible porque se han dejado atrás el miedo a decir lo que es y el deseo de querer blanquear o maquillar la verdad que nos rodea. Eso explicaría de forma simbólica la mirada penetrante del personaje de la carta y el animal salvaje que le acompaña, en representación de lo primitivo y natural. Un persona que mira directo a los ojos dice lo que ve sin filtros y por puro instinto, se transforma inevitablemente en alguien poderoso, que tiene dominio sobre su territorio y sus propias decisiones. 

Carta: Queen of Wands.
Baraja: Initiatory Tarot of The Golden Dawn.
Diseñador: Giordano Berti, Patrizio Evangelisti.





Adiós a la Era de Piscis || El ocaso de las creencias.

0


Desde hace ya varios años vengo oyendo comentarios sobre el fin de la Era de Piscis, un extenso período de tiempo caracterizado por la frase "Yo creo" en dónde la espiritualidad se expandió y emergieron de forma increíble multitud de religiones y nuevos caminos para encontrarse con uno mismo y con algo místico e incognoscible. Más allá de las comprobaciones astrológicas y de revisar si en el cielo se certifican dichas afirmaciones, lo cierto es que los últimos años han sido precisamente así: muy catolicos, cristianos, mormones y muy mucho de todo tipo de credos. Tanto así que en un momento la fe se expandió incluso hacia el terreno esotérico con la consiguiente multiplicación de ideas, algunas más irracionales que otras respecto al alma del hombre y sus capacidades amparadas en la superstición. Sea como sea que haya sucedido todo no se puede negar que existe cierta sincronía simbólica entre la creencia de la Era de Piscis y lo que últimamente ha estado pasando en el mundo. 

LA DECADENCIA DE LA FE Y EL AUGE DE LA RAZÓN

La Iglesia Católica pierde fuerza y lentamente se transforma en un credo común producto de que muchas personas empiezan a dudar de sus directrices. Sin embargo no han sido los católicos los únicos que han sufrido esta falta de popularidad y pérdida de adeptos que buscan nuevos caminos para experimentar su emoción: otras religiones igual de importantes han visto este descenso de interés y el alejamiento de miembros que han ido en busca de caminos alternativos, de una espiritualidad más moderna y flexible en donde se les permita la libertad que el dogma nos les deja tener. Llegó entonces la libertad de creer, se nos dio permiso para inventar dentro de lo abstracto multitud de ideas basadas en la imaginación, emergieron los conceptos de karma, chakras, canalización, guías espirituales y maestros ascendidos. Ya no estábamos en una sola dimensión sino en tres, cuatro y un montón más, eramos seres multidimensionales y envueltos en el éxtasis comenzamos a olvidar los asuntos terrenales. Yo llamaría a esta etapa La Gran Era Psicodélica, un tiempo en dónde el arte, las divagaciones mentales eran pan de cada día. Todas las semanas alguien tenía una idea distinta sobre los seres elementales, los portales dimensionales, los pleyadianos, los arcturianos y los visitantes de galaxias más lejanas. Así, sin apenas darnos cuenta la vida se convirtió en una especie de Star Wars espiritual, en dónde el ser humano era el centro de una gran historia cósmica. Como una película de ficción en dónde los mecanismos imaginativos e inspirados de piscis nos envolvían en espejismos que nos aislaban de la realidad. Mientras tanto en el mundo las cosas transcurrían de la forma habitual: la economía, las guerras y los mismos conflictos de siempre en dónde un ejército de espirituales acérrimos esperaban combatir el mal solo con el poder del pensamiento y la meditación, hasta que se dieron cuenta que eso no era suficiente y que creer en un mundo mejor no era suficiente para que ese mundo mejor llegase.

La Era de Piscis, la era del "Yo Creo" empieza entonces a agonizar, dejando entrever sus falencias, que son esos huecos vacíos que deja en el camino lo irracional y lo que no se puede demostrar, territorio fértil para charlatanes, falsos gurús y un ejército de personas que escondidas detrás de la espiritualidad acechan al incauto y a cualquiera que viva en una burbuja de fe ciega. Entonces las creencias empiezan a debilitarse y el intelecto gana terreno ayudando a aterrizar a todos aquellos que suspendidos en los aires se habían desprendido completamente de sus labores diarias, transformándose en hippies del alma, llenos de amor pero sin mucha lógica ni responsabilidad. Emerge entonces un nuevo ser humano más equilibrado, que sabe utilizar la imaginación pero en la justa medida, apenas como el motor deductivo de la razón que ahora se posiciona gradualmente en la sociedad y ayuda a descorrer el velo de las creencias que durante tanto tiempo nos cegaron de todo lo que quedaba por hacer. A lo lejos un mundo semi destruído espera su reforma  sin ayuda de pleyadianos o arcturianos y sin herramientas de otras dimensiones. Solo con sentido práctico y la metodología científica digna de la Era de Acuario.


Otros artículos que podrían interesarte

La astrología como resultado del proceso cognitivo AQUÍ.
Doce signos zodiacales en una sola personalidad AQUÍ.
Influencia psicológica de plutón AQUÍ.
Más artículos de astrología AQUÍ.

El Payaso y El Engendro || Relato.

0


Hay un tipo de persona depresiva y triste a la que tus palabras de aliento no ayudan en absoluto. De hecho, estas personas sienten rabia al oír tus palabras edulcoradas de salvación, ánimo y arcoíris llenos de colores. En ellos el mayor dolor es darse cuenta que tú no compartes su tristeza sino que tratas de tranquilizarles desde la acera resplandeciente de tu sabiduría aprendida en libros de Osho, en las Constelaciones Familiares que hiciste hace unos meses atrás o en las reuniones de té con tus colegas de la clase de Yoga. 

El engendro de tristeza y desolación que tienes frente a ti es mucho más astuto, intuye la liviandad de tus conocimientos, la superficialidad de tu sonrisa que desaparece cuando le das la limosna de cariño y te vas a casa a rezar o cantar mantras frente a tu altar lleno de pegatinas de la virgen, santo o gurú de turno y específico para el tipo de creencia que profesas. El engendro detecta tu actitud estúpidamente condescendiente y se traslada de su llorona autocompasión a la ira, transformando su discurso terrible y lamentable en un conjunto de frases irónicas destinadas a desnudarte y enfrentarte a tu vacías ganas de ayudar. Porque para él tú no eres más que un payaso hippie que repite palabras como un periquito, cientos de frases que no son tuyas y que aprendiste a unir unas con otras para construir ese gran imperio espiritual que dices tener por dentro y que te empuja a compartir en el muro de tus redes sociales fotos de flores, cielos estrellados y ángeles acompañados de increíbles pensamientos obvios.

Cuando la confrontación entre el doliente y tus ganas de ayudar se extinguen, descubres tu verdadero rostro oculto detrás de tu libros de autoayuda, tu filosofía espiritual, tus mantras y tus kines mayas. Descubres quién es realmente el engendro y quién el payaso.

Fotografía: Eolo PerfidoSerie Clownville.
Web fotógrafo AQUÍ.

Para leer más relatos y cuentos terapéuticos AQUÍ.


Descifrando Películas || Mad Max: Fury Road.

0


Esta es la cuarta película de la saga de Mad Max iniciada  en 1979 y que cuenta la historia de Max Rockatansky, un policía que forma parte de una patrulla encargada de poner orden en las carreteras de un mundo apocalíptico. Las tramas de todas las películas varían y en este caso Fury Road estrenada en el 2015 se enfoca en una premisa aún más salvaje, mostrándonos a un protagonista taciturno que ya no le queda nada más después del holocausto nuclear que ha destruido la poca civilización que ya quedaba en la película de 1979. 

En MAD MAX, FURY ROAD la historia es sencilla como en el resto de las de la saga pero guarda siempre un componente intenso que la hace disfrutable. En esta se puede ver una dictadura dirigida por un tétrico personaje llamado Immortan Joe que tiene prisioneras a unas jóvenes que están destinadas a ser las madres de los herederos del imperio, algo que la ruda e implacable Imperator Furiosa, perteneciente al clan, no está dispuesta a permitir por lo que decide llevarse a las chicas a un lugar más seguro despertando así la furia del líder quién la declara traidora, ordenando su captura inmediata. Se inicia entonces una intensa persecución por carreteras desoladas en donde Imperator Furiosa se encontrará de forma imprevista con el malogrado Max con quién luego de un violento enfrentamiento logrará un acuerdo para seguridad de ambos. Lo interesante de este encuentro es que se unen dos personajes con cicatrices morales profundas cuyo dolor parece conectarles para juntos encontrar la redención. Ella cansada de un sistema patriarcal que mutila a la mujer y él cansado de la violencia que reduce al hombre a un trozo de carne más en la carretera se unen por un fin casi utópico como es la destrucción de un imperio que les ha quitado todo, física y moralmente.

Hasta aquí más de alguno pensará que esta película es una especie de ficción violenta sin nada bueno pero es precisamente esa premisa la que abre el guión a la búsqueda de la libertad y armonía del hombre y la mujer en un mundo que aunque exageradamente apocalíptico tiene reminiscencias del mundo actual en donde el factor humano se convierte en un número y la mujer es solo una fábrica de bebés que no tiene identidad más allá de lo que los estrictos patrones sociales definen. Muchos han acusado a la película de panfleto feminista pero yo pienso que más que eso lo que hay aquí es una cuestión humana, la búsqueda de un mundo en donde hombres y mujeres tengan los mismos derechos y peleen por los mismos sueños, enfrentándose al sistema que no es más que el símbolo de ideales caducos y añejos que se deben actualizar. Así mismo la dictadura patriarcal de Immortan Joe recuerda esa mentalidad de muchos hombres, empresas e instituciones que no comprenden ni se adaptan a la nueva figura de la mujer que es esta Imperator Furiosa, mutilada, melancólica y rabiosa que quiere abrir paso a una nueva generación de niñas que serán las mujeres del futuro. Max en este caso es la contraparte, la figura masculina forjada a sangre y fuego por el sistema que ya cansado de vagar por los desiertos de la violencia y crueldad decide acompañar a Imperator Furiosa en esta aventura contra el statu quo. Que no me digan entonces que no hay simbolismos actuales en esta historia!

A final de cuentas hay algo de romanticismo en la película con la imagen de una pareja que se une frente a las adversidades. Pero claro, todo eso envuelto en una explosiva e impactante ópera violenta necesaria para alcanzar un futuro mejor. Hasta me emocioné con algunas escenas, algo excepcional para alguien como yo, hecho de sangre y fuego como Max Rockatansky.

Sed testigos!

Ver en Netflix AQUÍ.

Otros análisis de películas que podrían interesarte

Blade Runner 2049 AQUÍ.
Animales Nocturnos AQUÍ.
Requiem por un sueño AQUÍ.
Al Filo del mañana AQUÍ.
Más películas AQUÍ.


¿Los médiums canalizadores son unos estafadores?

3


Antes de todo es importante detallar que la definición de Médium tiene ciertas sub-definiciones pero en este artículo yo me referiré exclusivamente a la que habla de comunicación con personas ya fallecidas. En el caso de los canalizadores el tema es más sencillo ya que suele referir a algún tipo de comunicación con entidades de otros planos y/o ángeles.

Como ya lo conté en otro artículo de mi blog yo tuve hace años un encuentro inesperado con una médium que aparentemente había conectado con mi madre fallecida lo que además se ser impactante me ayudó a ejercer mi lado más escéptico y darme cuenta cómo era posible que ella (la médium) pudiese comunicarme cosas tan privadas como las que me contó. Esa experiencia me llevó a cuestionarme otros asuntos importantes al darme cuenta a lo largo de los años siguientes de que existían personas completamente convencidas de que podían contactar con los muertos, sin notar yo en ellos ni un atisbo de inseguridad y cuyos trances parecían ser tan reales que poca duda cabía de que estaban experimentando un suceso fuera de lo normal. Ahora bien, de la misma forma en que nunca he dudado de las personas que me cuentan que han visto un fantasma, un gnomo o un ovni, así mismo nunca lo he hecho respecto a los que me dicen que conectan con entidades del más allá. Sin embargo y muy importante es destacar que me conservo completamente escéptico respecto a las causas que ellos aducen como causantes de sus trances y canalizaciones. Es decir, no dudo de la percepción que tiene cada uno respecto a una experiencia normal o paranormal pero entiendo que esta es subjetiva y por tanto no implica que lo que se describe tenga una raíz confirmada y veraz. En rigor, me puedes decir que viste un fantasma y no me cabe duda de que lo has visto pero para saber qué fue lo que tú interpretaste como fantasma haría un análisis mucho más extenso y profundo para entender el trasfondo de tu experiencia. Mal que mal, es solo la palabra de otros sin ningún tipo de respaldo certificado que sin menospreciarla debe ser al menos tratada con cierta neutralidad de la misma forma en que miraríamos con ojos escépticos a un cirujano que está a punto de operarnos en nombre de Alí Babá. Lo más probable es que la mayoría prefiera ver sus títulos y certificaciones de médico cirujano.

Ahora bien, en la línea de los médiums  canalizadores yo identifico dos categorías: los farsantes y los creyentes. Los farsantes son aquellos que saben que no conectan con nada y hacen creer al otro que lo hacen para así exprimirle el dinero. Los creyentes son, al contrario, habitualmente personas honestas y de buen corazón que creen sinceramente en que están conectando con muertos o entidades aunque no puedan explicar de forma alguna lo que hacen realmente y sin exponer en absoluto pruebas empíricas para demostrarlo. En este sentido no considero que el trato hacia unos y otros deba ser igualitario ya que en el primer caso si estamos delante de un engaño flagrante mientras que en el otro nos enfrentamos a la ingenuidad o en el peor de los casos a la ignorancia no buscada de personas que creen estar haciendo un bien superior, sin ánimo de hacer daño. Entonces se expone el gran dilema ¿Los médiums o canalizadores son todos estafadores? 

Si definimos por estafador a alguien que tiene la clara intención de engañarnos es claro que los médiums y canalizadores creyentes no tienen aquella intencionalidad por tanto quedarían exentos de esta categoría sin embargo caerían en otra categoría que es igualmente delicada y que es aquella que por ignorancia o falta de información puede crear en nosotros expectativas irreales que, en algunos casos, pueden derivar a una visión distorsionada de la realidad que nos podría hacer caer producto de nuestros sesgos cognitivos en riesgos mayores. Por ejemplo, un médium creyente que conecta con la madre fallecida de una joven con problemas al riñón y que recomienda (en nombre de la madre muerta) ciertas hierbas sin control alguno para la recuperación, pasando por alto la debida revisión de un médico. En este caso es seguro que la médium no tiene intención de hacer daño pero producto de su ignorancia o poca información respecto a lo que hace (ausencia de pruebas empíricas) puede estar produciendo inconscientemente un daño a la otra persona. Esta situación se podría comparar un poco a la figura de delito por omisión en donde sin haber intencionalidad de daño, se hace de todas formas por tener una actitud pasiva o desinformada respecto a la otra persona.

Resumiendo: no se puede aplicar el mismo criterio a todos los médiums y canalizadores y no es justo meterlos a todos en el mismo saco de charlatanes y estafadores porque no todos tienen intencionalidad de daño. Sin embargo esto no implica que los médiums y canalizadores creyentes no deban someter a escrutinio su propia labor de la cual yo soy profundamente escéptico no por capricho sino por mi propia experiencia que me llevó a descubrir el complejo entramado que había detrás de una médium de buen corazón. El justo equilibrio sería entonces que se llame charlatanes y estafadores a quienes realmente tienen intención de dañar y que aquellos que creen ciegamente en lo que hacen tengan al menos un ápice de escepticismo si realmente quieren ayudar a los demás porque aún no siendo estafadores siguen teniendo un deber con la verdad que va más allá de las visiones subjetivas que tanto abundan en el esoterismo.

Otros artículos que podrían interesarte

¿Vuelven los espíritus? Houdini y yo decimos que no AQUÍ.
Videncia, clarividencia y otras definiciones AQUÍ.
Engaños de los brujos y el truco del huevo AQUÍ.
James Randi y el secreto de los psíquicos AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

El Tarot de las Redes Sociales.

0


Hace un tiempo atrás y en en otro de mis artículos hablé sobre la figura de los trolls en internet haciendo referencia a esos personajes que se mueven por las redes sociales con el único propósito de incordiar a los demás.  En esa ocasión busqué una carta de tarot que pudiese relacionarse con estos personajillos y concluí que El Diablo se acercaba bastante al aspecto oculto de su actuar y a esa fuerza caótica o salvaje que parece mover sus deditos en el teclado. Y ahí me quedé, pensando en que debería haber una baraja de cartas en donde se expresara de forma más clara la figura del troll o hater. Pues bien, luego de meses y habiendo casi olvidado el artículo me llega una información a través de mi gestor de noticias con un titular que dice: El Tarot de las redes sociales. Yo curioso me fuí a la información que deriva a la página web de Jacopo Rosati, el creador la baraja, y me doy cuenta de que hay una carta específica que se llama The Troll ! así que ya podéis adivinar la cara que puse cuando vi plasmada esa imagen en una lámina de cartón.

Observar el resto de cartas de la baraja me ha hecho mucha gracia porque el diseñador ha retratado de manera excelente todos los personajes y situaciones que abundan en las redes sociales, pasando por las Noticias falsas que son una verdadera plaga junto con los famosos Clickbait, las fotos de gatitos, las invitaciones a juegos que nunca pides pero que siempre te llegan por parte de amigos, los problemas con tu contraseña o los bots, tan de moda ahora en Twitter y Skype. Aparece también la carta de la Cuenta Falsa y los Hackers Chinos, junto con otras imágenes y conceptos que son para partirse aunque retratan y exponen también temas muy serios.

Y eso, que si quieres echar un vistazo a la página del creador de la baraja y reirte-reflexionar un rato con las imágenes de las cartas puedes visitar el enlace que te dejo más abajo. Ojito que también hay un juego estilo GIF en donde si haces clic y dejas el botón apretado mientras mueves el cursor hacia un lado podrás ver la carta que te ha tocado, a ver si te sale el marciano con sus Noticias Falsas, Los Gatitos o El Hater. Cuidadín con este último.

El Tarot de las redes sociales AQUÍ.

Otras barajas que podrían interesarte

Elfquest Tarot: una baraja con elfos y trolls AQUÍ.
El anarquista y una curiosa baraja de tarot AQUÍ.
Final Incal Tarot: una baraja inspirada en un cómic AQUÍ.
Arcana Tarot: la elegancia estilo Doré AQUÍ.
Más barajas AQUÍ.