Cuando La Justicia es el símbolo del ni fu ni fa.

0



Hace un par de días una chica preguntaba en un foro por el significado de la carta de tarot La Justicia especialmente en el ámbito amoroso en donde se le hacía muy difícil la interpretación referida a una relación que no había funcionado. Ella intentando revisar si había buenas expectativas futuras para la pareja se dio cuenta que la cosa no pintaba bien y lo que más le llamó la atención es que casi todas las tiradas que hizo sobre ese tema terminaban con esta carta de tarot. De ahí entonces surgió su duda sobre cómo encajar el mensaje de La Justicia en todo esto.

Las opiniones fueron diversas. Algunos mencionaron que esta carta refiere a una relación kármica y otros de que anunciaba una cuestión divina que con el tiempo se aclararía, cosas que por supuesto no caben en mi criterio racional y poco supersticioso del tarot.

Mi opinión al respecto es práctica y está enfocada a ese aspecto de ni fu ni fa que tiene esta carta en donde expresa cierta ambigüedad que se puede rectificar en relaciones que se quedan atascadas de forma permanente y en donde nada parece avanzar. Es ciertamente un equilibrio,  pero lo es tanto como el que tiene el agua estancada de un riachuelo: no avanza ni se mueve hacia ningún lado, parece tener una posición balanceada que no se decanta por ninguna dirección, entonces se empieza a pudrir y llenar de múltiples elementos que hacen que pierda su pureza. A veces se decanta por una dirección y a veces por otra pero nunca deja de volver al principio, de la misma forma en que la balanza puede moverse aleatoriamente de un plato a otro pero sin quedarse de forma definitiva en uno. Así mismo una relación dominada por La Justicia puede interpretarse como estancada porque en vez de evolucionar y avanzar en alguna dirección se queda en la misma posición (el centro), imposibilitando su crecimiento y evolución.

Analizado de esa forma podemos entender esta carta como el necesario equilibrio de la vida que llevado al extremo puede transformarse en algo soso y poco evolucionado, algo que se atasca, perdiendo color y fuerza. Entonces la tirada de la chica cobra sentido porque las cartas que le aparecieron antes de La Justicia eran negativas, concluyendo entonces que la relación estaba parada y se quedaría así, sin posibilidad de seguir avanzando. En un permanente ni fu ni fa.

NOTA

Si te interesa el análisis de otra carta de tarot puedes dejar tu sugerencia y pregunta en la zona de comentarios. Yo responderé encantado y si procede crearé incluso un artículo para así seguir ampliando la biblioteca de arcanos mayores del blog.

Otros artículos que podrían interesarte

Otra definición de El Mago AQUÍ.
La Luna, un crustáceo y Cáncer AQUÍ.
El Sol, símbolo de adoración y culto AQUÍ.
El Emperador, la bestia y el ego AQUÍ.
Más arcanos mayores AQUÍ.


Los españoles son los más supersticiosos de Europa.

0


Sí, esa fue la noticia que leí hace poco y que hace referencia a algo que ya había escuchado y leído antes en otros medios. La información podría ser una entretenida anécdota sino fuera porque deja en evidencia lo profundamente expuesta que está la sociedad española al engaño y la estafa, especialmente en el mundo esotérico que es donde más fácil resulta inventarse historias, mitos y fantásticas soluciones para males invisibles. 

Lo más fuerte es que no se habla de porcentajes discretos y tímidos tipo 10% sino que estamos hablando de cerca de un 60% de supersticiosos en todo el territorio español. Aunque ojo, se entiende que de todo ese porcentaje no todos son rematadamente supersticiosos. Habrá niveles como en todo, quizá un 20% que solo le teme a los gatos negros, otro 10% que desconfía del número trece y otros tantos con resistencia a pasar por debajo de una escalera, romper un espejo, tirar sal en la mesa entre otros curiosos miedos.

He dicho que la sociedad española tiene mayor peligro de caer en estafas precisamente en el ámbito esotérico porque en este país hay una facilidad abismante para lanzar teorías e hipótesis sobre lo que nos sucede sin necesidad de rectificación ni comprobación empírica alguna. Abiertamente se habla de karma, de espíritus que salen de portales dimensionales, de egregores y un sinfín de personajes salidos de un cuento de J.R.R Tolkien sin que nadie se pare a preguntar ¿es cierto y si es así, que prueba tangible hay?

Y he ahí el gran problema. Como casi nadie se cuestiona nada, entonces aparece el listo de turno a vendernos una historia sobre lo que nos sucede, a veces de una forma tan inteligentemente hilada que luego sin darnos cuenta le compramos aquella sospechosa receta o le pagamos ese pastón para que encienda unas velas, recé en nuestro nombre y nos prometa con una seguridad pasmosa que aquello que nos aqueja ya no nos afectará. Permitimos que alguien nos haga imposición de manos o nos haga una cirugía cuántica por un precio astronómico y luego a esperar días, semanas y hasta meses para darnos cuenta que el problema sigue en el mismo sitio pero nuestro dinero ya no.

Yo que estoy metido en este mundillo no puedo dejar de sentir preocupación y a veces rabia al ver como se me acercan personas afectadas por estafas de personas que aprovechando su dolor prometieron unir parejas, combatir enemigos y hasta conectar con familiares muertos a cambio de un dineral que sorprendentemente es desembolsado como en estado hipnótico por parte de aquel que ignorante de las verdaderas razones de su mal se entrega por completo a la superstición que no es más que la extensión de la ruina que intenta infructuosamente esquivar.

Mi aporte al panorama español es pequeño pero no por eso menos importante. Comencé desechando por completo cualquier explicación supersticiosa del tarot y en vez de conformarme con los porque sí, los guías espirituales o los portales dimensionales que se abren y cierran decidí enfocar el estudio de este tema desde las ciencias cognitivas y las capacidades predictivas del cerebro que es en donde realmente ocurre aquello que experimentamos en una lectura de cartas. Tengo ya abundante material en el blog sobre estos temas y pretendo seguir escribiendo más  para reducir ese peligroso porcentaje que nos deja expuestos y con el culo al aire frente a los comerciantes del miedo y la desesperación.

Para leer la noticia en El Mundo clic AQUÍ.

Otros artículos que podrían interesarte

James Randi y el secreto de los psíquicos AQUÍ.
Engaños de los brujos y el truco del huevo AQUÍ.
El sesgo cognitivo de las brujas AQUÍ.
Mal de ojo: una explicación lógica AQUÍ.
Otros artículos AQUÍ.



Cuando las palabras son más poderosas que un ritual.

0



Hace un tiempo atrás llegó una mujer mayor a mi consulta muy triste y agobiada por una problemática familiar que ella no podía resolver: sus dos hijos estaban enfrentados desde hace bastante tiempo y ella no encontraba la forma de apaciguar los ánimos y lograr la unión familiar. Obviamente esto le tenía rota ya que amaba muchísimo a sus hijos y no le agradaba en absoluto que la situación se hubiera torcido tanto. Cada día que pasaba sin que ellos se dirigieran la palabra era para ella una agonía, una procesión silenciosa. Comprensiblemente desesperada me preguntó si sabía de algún hechizo o ritual para lograr unir a los dos hermanos pero yo le expliqué mi posición respecto a los rituales y le advertí que tuviera ojo con quienes le ofrecían maravillas cobrándole un pastón porque esa vía no era más que el camino de los charlatanes y la estafa.

Como ya he explicado otras veces aquí en mi blog para mi los rituales son ejercicios psicológicos que sirven como declaración de intenciones respecto a un asunto que nos esté sucediendo. No tienen magia alguna pero evidentemente ejercen cierta influencia cuando expresamos con ellos y de manera artística nuestros sentimientos. Hacerlos condiciona nuestra conducta y nos dirige a determinados estados mentales que nos predispondrán, ojalá positivamente, frente a los sucesos negativos que nos suceden. Pero hasta ahí, no hay más truco, ni dioses ni ángeles ni ayuda de supuestos guías espirituales. Tampoco influye si la luna está menguante o llena o tapada por nubes grises. Nada de eso afecta realmente lo que nos sucede, más allá de la esfera psicológica y del condicionamiento conductual.

Entonces y volviendo sobre el problema de la mujer y sus dos hijos enfrentados pensé ¿Puede haber una forma de lograr un acercamiento entre ellos sin echar mano de rituales ni historias similares? ¿Habrá alguna técnica sencilla, totalmente práctica y alejada de supersticiones rocambolescas que genere un cambio en la condición de los hijos y de su atribulada madre?

Y sí, la había y la explico a continuación con su bello resultado.

LA CARTA DE LAS LÁGRIMAS

Lo primero que pensé al tratar de buscar una solución al problema de los hermanos es que sea lo que fuera que hiciera tendría que ser algo, un acto, que conectara a la madre y a los dos hijos de forma simultánea. Es decir, descartaba por completo la opción de que la madre de forma aislada prendiera velas y rezara a Dios ya que eso no resolvería nada pues no lo veía como una solución activa, una verdadera intervención. Mi condición de ateo reforzaba esta posición ya que rezar es para mi algo muy parecido a intentar freír unos huevos sin encender la cocina ni poner la sartén ni echar el aceite. Las cosas no se resuelven con fe ciega sino con nuestra participación activa en las cosas que nos suceden. Si no metemos mano en los problemas y esperamos que un ritual, un rezo o echar miel sobre una foto funcione, pues apaga y vámonos. Ya nos podemos quedar donde mismo estamos porque la cosa no se va a solucionar.

Pensé entonces en escribir una carta para sus hijos. Cómo se me da bien escribir y conocía bastante bien la situación de la mujer a través de las consultas de tarot que me había hecho respecto al tema de sus hijos sabía más o menos qué teclas había que apretar para sensibilizarlos ya que en el fondo lo que hacía falta es que ellos se ablandaran, cedieran y salieran de su condición de roca infranqueable. La carta en este caso cumplía su cometido, pues era una acción directa en papel que ambos tocarían y leerían, obligándoles a reaccionar. Eso sí, no podría ser una carta cualquiera, debía tener la potencia suficiente para romper sus murallas y yo debía escribirla en el nombre de ella para que ellos supieran que lo que allí había escrito eran las intenciones de su madre y no las mías. Entonces y con la autorización de la madre realizamos el experimento. Ella además tuvo la excelente idea de adjuntar un pequeño regalo a la carta, lo que reforzaría este ejercicio que estaba destinado a remover emociones en los hijos.

Escribí la carta tratando de empatizar al máximo con la madre y el resultado fue de mi agrado así que se la entregué a la madre. Le dije que más adelante si tenía noticias me contara lo que había sucedido con el experimento ya que era la primera vez que utilizaba esta técnica de la carta. Meses después y yo habiendo perdido toda esperanza de obtener respuesta y contraste la madre volvió a contactar conmigo con excelente noticias. Me contó que había entregado la carta a sus hijos y que desde ese momento comenzó a ver un cambio de actitud entre ellos que ahora se mostraban más dispuestos a negociar y hablar entre sí, algo impensado hace un tiempo atrás. El cambio más impactante vino de parte de uno de ellos (justamente el que parecía más inflexible en la lectura de cartas) que le dijo explícitamente que la carta le había dejado K.O, completamente roto y que había llorado montón, aunque intuía que ella no la había escrito. Ella muy discreta respondió: tengo un pajarito que me ha ayudado pero todo lo que hay allí es lo que yo siento.

Y ese pajarito soy yo, que sin magia, ni rezos, ni velas y sin siquiera un dios en el cual apoyarse escribió una carta solo con el corazón y empatizando con una madre triste, tratando de poner solo buenas intenciones e inspiración en una situación que si me hubiera pasado a mi me hubiera encantado resolver también de la misma forma. 

Otros artículos que podrían interesarte

Cuando los rituales no funcionan acepta el fracaso AQUÍ.
La simbología y psicología que hay en los rituales AQUÍ.
La magia, los rituales y la confianza en uno mismo AQUÍ.
Otros artículos AQUÍ.


¿Vuelven los espíritus? Houdini dice que no.

0



No se necesita presentar mucho a Houdini ya que la mayoría lo reconocerá como el mago más grande de todos los tiempos que aparte de ser aviador, actor y un montón de otras cosas se dedicó especialmente en los últimos años de su vida a divulgar los fraudes paranormales que en su tiempo abundaban producto del auge del espiritismo.

Ya es un clásico la anécdota referida a la invitación que recibió de parte de sus amigo Arthur Conan Doyle y su esposa para asistir a una sesión espiritista para comunicarse con su madre fallecida. Sesión que no le dejó nada conforme debidos a grandes patinazos que dió el matrimonio Doyle al darle mensajes en inglés cuando la madre de Houdini jamás había aprendido ese idioma en vida. Luego la explicación de Arthur Doyle haciendo referencia a que los espíritus se hacían más cultos en el otro lado fue el estallido definitivo que retorció por completo a un Houdini que de ahí en adelante se convertiría en el azote de espiritistas que en su mayoría eran charlatanes que usaban diversos trucos que él minuciosamente estudió e incluso practicó en sus shows en donde también repartía además folletos informativos para que la gente aprendiese a no caer en las trampas de los estafadores que en su época abundaban.

Comparto aquí un cartel en donde se anuncia uno de sus shows y que dice: Vuelven los espíritus? Houdini dice que no - y lo prueba, 3 espectáculos en uno: magia, ilusiones, escapes, fraudes de médiums expuestos.




En este tipo de show Houdini combinaba sus trucos de toda la vida para entretener a la gente y al final se dedicaba a detallar todas las formas de fraude por la que un médium o espiritista podría intentar hacer creer a otras personas que efectivamente podía contactar con los muertos. No es de extrañar entonces que su figura se haya vuelto respetable en el actual mundo escéptico por considerarse un referente en la lucha contra la ignorancia y la charlatanería que luego seguiría con James Randi o el famoso astrofísico Carl Sagan, como figuras visibles de un movimiento que parece haber nacido al mismo tiempo que el espiritismo. No es de extrañar, sin duda, considerando que el mundo parece moverse siempre entre los opuestos y que en este caso son los que creen y los que no.

MI EXPERIENCIA CON EL ESPIRITISMO

Si tengo algo en común con Houdini es que hace un par de años yo también me crucé con una médium que hizo de intermediaria para comunicarse con mi madre fallecida. Aunque a mi nadie me invitó a un sesión espiritista. Todo sucedió de forma imprevista cuando yo estaba en mi casa (misma casa en la que falleció mi madre) y de repente un día una vecina me visitó y me dijo que tenía que comunicarme algo importante de parte de mi madre. La vecina era una señora respetable con la que solía cruzar un par de palabras y que por lo demás nunca había tenido problema alguno ya que le consideraba una mujer amable y simpática.

De la nada la mujer entra en una especie de trance en medio del salón y empieza a decirme cosas respecto a mi que en su momento me sorprendieron porque yo jamás había tenido con ella conversaciones personales respecto a mi vida. Solo nos saludabamos de lejos y una que otra vez ella me preguntaba por la salud de mi madre cuando aún estaba viva. Los datos que me daba eran contundentes tanto así que yo totalmente crédulo le pregunté "a mi madre" si sabía donde estaba una carta que yo le había escrito y que quería recuperar para tener un recuerdo y la única respuesta que recibí es que esa carta "se la quería llevar ella". Lugo le hice un par de preguntas más que curiosamente tampoco fueron positivas para mi ya que eran ambiguas y me dejaban con las mismas dudas. Pese a todo no puedo negar que en su momento me emocioné mucho especialmente cuando me decía cosas que yo sabía eran muy características de su personalidad, en un tono que me recordaba mucho a ella. Y fin, luego de eso la vecina sale de su trance algo agotada y se despide de mí también algo emocionada.

¿Conclusión? luego de un tiempo pude hablar con viejas amistades de mi madre e incluso con vecinas con las que hablaba mucho y grande fue mi sorpresa cuando me di cuenta que algunas de esas personas también sabían cosas de mi pero no porque fueran espiritistas ni médiums sino porque mi madre parecía hablar de mi en sus conversaciones. Entonces yo sorprendido comprendí que era totalmente factible que mi vecina hubiese recopilado toda la información que me dio durante su sesión de espiritismo a través de conversaciones con mi madre, algo que luego confirmé pues me enteré que la vecina más de alguna vez había estado hablando con ella en casa. Lo que sucedió es que mientras yo no estaba en casa mi madre era visitada por amistades y vecinos con quienes mantenía animadas y extensas charlas de las cuales yo nunca me enteré puesto que pasaba poco tiempo en casa. Por lo mismo no hubiera sido extraño que apareciese otro vecino con un mensaje de ella diciéndome cosas de mi vida que por supuesto mi madre en vida ya le hubiese contado. De ahí en adelante y cuando me fui del barrio no consideré necesario increpar a nadie, tampoco quise juzgar a mi vecina como una farsante porque le di el beneficio de la duda: quizá ella realmente creyó que estaba conectando con mi madre y aprovechó todo su aspecto teatral (que lo tenía) más la información que mi madre le había dado en vida para hacer esta especie de constelación para darme consejos y decirme cuatro cosas más en beneficio mío. Eso o efectivamente lo hizo a propósito y esperaba algún tipo de retribución económica por haber hecho tamaña conexión espiritual, algo que también pensé años después. Sea como sea han pasado años y he elegido pasar página de aquello sin castigar a nadie aunque sí puedo decir como Houdini que los espíritus no vuelven.

NOTA

Dedico esta nota con mucho cariño a mi madre, pero la dedico no porque crea que ella está viva en algún sitio de forma espiritual que le permita leer estas palabras. Lo hago sencillamente como gesto simbólico y la confirmación de que su cuerpo y lo que ella fue no es más que un montón de huesos en un ataúd. Su recuerdo por supuesto se mantiene intacto en mi, sin nostalgia ni anhelo de ella porque entiendo con madurez que la muerte al menos para los que estamos aquí en esta tierra es el final, al menos en el aspecto consciente y orgánico de la palabra. Otra cosa es que los átomos que formaron el cuerpo de mi madre estén dando vueltas por ahí siguiendo la ley de la conservación de la materia, reuniéndose para formar otras cosas, quizá una mesa, una roca o quién sabe, quizá el teclado con el que ahora escribo estas palabras.


Otros artículos que podrían interesarte

La edad e infidelidad de los átomos AQUÍ.
Engaños de los brujos y el truco del huevo AQUÍ.
James Randi y el secreto de los psíquicos AQUÍ.
Medium tarotista atiende cientos de llamadas AQUÍ.

Videncia, clarividencia y otras definiciones AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.



Cuando el mundo esotérico se transforma en una secta.

0


Hace un tiempo me di cuenta que dirigir el estudio del tarot y otros temas que me interesaban en el ámbito esotérico desde una perspectiva científica empezaba a incomodar a algunas personas en foros, grupos de facebook y otras plataformas sociales en donde algunos estaban muy acostumbrados a las explicaciones sin substancia o a los porque sí a los si resulta es verdad aunque no sepamos porqué. Pese al entusiasmo que me producen los descubrimientos científicos relacionados con las capacidades del cerebro  he evitado ir por la vida restregando mis datos a otros,  procurando ofrecer mis visiones a modo de sugerencia u opinión personal y siempre tratando de mantener el mayor tacto posible para no ofender. Es decir, evitando insultos usados por otras personas que automáticamente catalogan a la gente metida en el mundo esotérico como idiotas o descerebrados que creen en tonterías sin sentido.

Creo que nadie me puede acusar de haberle dicho tonto o estúpido por decir que vio un fantasma, un ovni o experimentó un fenómeno que a sus ojos consideró paranormal. Sin embargo siempre he intentado deslizar una duda o cuestionamiento sobre los mecanismos por los cuales el evento sucedió. Soy yo el primero que confía en la palabra de quien dice haber experimentado algo misterioso porque se que antes de las explicaciones y nuestras ideologías hay una cuestión esencial y es la contención emocional que necesita alguien que ha pasado por una experiencia traumática o que le haya producido temor. Pero aún así, usando el máximo tacto e intentando en algunos temas ni siquiera opinar para no sacar ronchas, me he encontrado con personas que simplemente no quieren oir ni leer nada relacionado con la ciencia o el funcionamiento del cerebro. Personas completamente obnubiladas por su propia versión de los hechos que se han encerrado en una burbuja en donde lo único que vale para explicar lo que no entendemos es una serie de creencias dogmáticas que no pueden ser analizadas ni puestas en duda. Tal como lo hiciera en sus peores momentos el catolicismo, cuando totalmente cegado por su versión de la vida y el mundo cometió crímenes horripilantes en nombre de aquello que en su momento llamó su virtud.

Los lamentables sucesos de la inquisición parecen repetirse no solo desde los escépticos hacia los creyentes sino ahora también de los creyentes hacia los escépticos. Magos, brujas, médiums o simples usuarios de foros esotéricos empiezan a sacar sus cuchillas ideológicas y se abalanzan contra cualquier que insinue una explicación distinta al porqué se ven fantasmas, sombras o porque funciona una lectura de cartas. Ay de ti, pobre usuario de plataformas sociales! si sacas la bandera de la duda frente a una horda de personas reunidas en torno a temas esotéricos y que como en un aquelarre forman una piña para abalanzarse sobre ti o bloquear tu avance racional. 

Hasta aquí más de alguno adivinará que me he ganado un par de expulsiones y bloqueos virtuales por proponer una explicación distinta a un dogma esotérico y efectivamente ha ocurrido eso y lo que sorprende es que incluso ahora más que nunca que estoy cuidando la forma de expresarme para no insultar a nadie, incluso en este escepticismo respetuoso me he encontrado con personas que ni a las buenas quieren oír u poquito de ciencia o de otras cosas relacionadas con el esoterismo. El nivel del absurdo es máximo cuando usuarios en distintas plataformas me dicen que si no me gusta el esoterismo mejor me vaya o bloquee a al resto para no leer sus comentarios. Y disculpenme pero aquí sí seré un poco más explícito: me parece una estupidez que alguien me diga eso cuando la cosa debería ser al revés: al que no le gusta lo que yo escribo ese debería bloquearme en vez de darme su discurso latoso de quién debe quedarse o irse. Y aquí hago un matiz importante: yo mismo he dicho que uno no debe meterse en sitios en donde nadie le llama, como sería ridículo por ejemplo que un ateo se metiera en una iglesia para gritar a todo pulmón ¡Dios no existe! eso no tiene sentido porque te estás metiendo en un sitio en donde Dios es un dogma inamovible y es la base de toda la estructura, por tanto si se los quitas en el fondo les quitas su identidad. Cosa distinta pasa con el esoterismo en donde no existen dogmas aunque sí muchas interpretaciones respecto a una verdad. Justamente en un sitio como el ámbito esotérico en donde abundan los dioses de todo tipo, pululan brujas y brujos de todos los colores, en donde se celebran fiestas paganas que respiran aliviadas por el término de la inquisición ¿cómo se explica entonces que en este ámbito en donde se respira libertad se instale el dogma inflexible que una vez les castigó y persiguió?

La única explicación a este extremismo esotérico es que algunos dentro de este ámbito estén adoptando la posición inquisidora y dogmática que caracteriza a las sectas en donde para entrar debes cumplir con ciertos requisitos y estandarizar tu visión de las cosas, en vista de los objetivos del grupo. Grupos cerrados en donde se habla de maleficios, viajes astrales, amarres, poderes psi gamma y otros temas que más vale ni cuestionar porque sino te pueden quemar vivo por el solo hecho de decir la palabra ciencia. A lo mejor es la evolución inevitable del mundo esotérico en cuyos pliegues se forman estos corpúsculos rígidos en donde nadie puede entrar a menos que se cumpla con el dogma ideológico que les forma. Quizá jamás desaparezcan estos grupos pero el hecho de que existan no quiere decir que todo el ámbito esotérico deba ser así de inflexible. Quedan aún otras áreas en donde la palabra ciencia, razón y lógica pueden convivir con aquellos misterios que estamos aún por descubrir. 

Otros artículos que podrían interesarte

La tiranía de las brujas AQUÍ.
El sesgo cognitivo de las brujas AQUÍ.
La table Ouija y su poder de sugestión AQUÍ.
James Randi y el secreto de los psíquicos AQUÍ.
La videncia analizada con los ojos de la ciencia AQUÍ.

Videncia, clarividencia y otras definiciones.

0


Esta entrada la he creado para exponer un tema que ya me tiene mareado y que refiere a la definición que muchas personas le dan al término vidente. Algo que también se confunde con otras palabras como precognición o clarividente que es casi lo mismo con leves matices referidos a las sensaciones y predicciones que se puedan hacer. Algunos hablan de clarividencia positiva que es la que se controla y otros hablan de clarividencia negativa que es la que nos se controla y que por supuesto puede hacer la vida más complicada a la persona que la tiene. Vamos, que es fácil de entender porque una es positiva y la otra no.

Revisemos algunas definiciones de la RAE para ponernos con el tema y luego desarrollar otras ideas importantes:

Vidente.
Del ant. part. act. de ver1; lat. videns, -entis.
1. adj. Que ve. Apl. a pers., u. t. c. s.
2. m. y f. Persona que pretende adivinar el porvenir o esclarecer lo que está oculto.
3. m. y f. Persona que tiene visiones sobrenaturales o que están fuera de lo que se considera común.

Clarividencia.
De clarividente.
1. f. Facultad de comprender y discernir claramente las cosas.
2. f. Penetración, perspicacia.
3. f. Facultad paranormal de percibir cosas lejanas o no perceptibles por el ojo.
4. f. Facultad de adivinar hechos futuros u ocurridos en otros lugares.

Leyendo ambas definiciones queda claro que son sinónimos ya que en ambas se menciona la capacidad de adivinar con el único matiz que en la definición de vidente se agrega la palabra "pretende" como si el vidente hiciera el intento de adivinar cuando el clarividente parece que lo hace de forma mucho más fulminante. Este pequeño detalle gramatical explicaría el por qué en el ámbito esotérico se considera al clarividente "un vidente que ve aún más claro" o con más precisión. De hecho la misma palabra lo dice. En resumen se podría decir que el clarividente es un Vidente 2.0.

Ahora bien, he visto a personas comentar con autoridad en el ámbito esotérico que un vidente tiene una visión fulminante y que jamás se equivoca, es decir, si te dice que tu gato se va a caer del tejado el pobrecito se caerá cuando el vidente lo haya indicado y no habrá nada que hacer más que desembolsar el dinero del veterinario para curar al pobre minino. Entonces yo me pregunto ¿como saben los que declaran esta verdad que el vidente jamás se equivoca? ¿acaso han evaluado la trayectoria de alguno durante décadas y han ido apuntado todos sus aciertos y han confirmado que nunca ha fallado? Vale, te creo que hayas conocido a uno que te dijo cuatro cosas y todas se cumplieron pero luego no lo volviste a ver y no sabes el nivel de acierto que pudo haber tenido con otras personas. A lo mejor a ti te clavó justamente esas cuatro cosas y a otros les clavó tres de cuatro o una de cuatro ¿cómo se puede saber si el vidente es infalible si no hemos registrado a uno durante toda su trayectoria? ¿no será que eso forma parte del mito creado por aquellos que por las cuatro cosas que les predijo corrieron la voz de su precisión? si fuera así, eso sería una información incompleta y sesgada y no serviría para definir si realmente es infalible o no. Y mira que en el ámbito esotérico hay leyendas, comentarios que ves por cientos y que siempre empiezan más o menos así: yo conocí a una señora en un pueblo al quinto pino que me dijo que tendría un hijo con los ojos de color verde y fíjate que a los dos años lo tuve aunque a la vidente nunca más la volví a ver. Es increíble! videntes como esa ya no quedan. Son únicas e infalibles.

Yo en lo personal no he conocido vidente o clarividente que lo clave todo y que sea infalible. Entonces me doy cuenta que existen algunos que al igual que en las ligas de fútbol están mejor posicionados porque han acertado más, es decir, han metido más goles. Algo normal ya que como en todas las profesiones o actividades lo que define el nivel de tu trabajo son tus resultados que sin son mejores que los del resto te diferencian y te suben de categoría. En ese sentido me parece mucho más razonable poner los pies en la tierra y decir "vale, en realidad no sabemos si hay un vidente o clarividente infalible pero sí queda claro que hay algunos mejores que otros". Ese tipo de discurso me parece más honesto y más cercano a la realidad, digo, para desmarcarse del mito de "dice la leyenda que son infalibles" o "me han contado que hay uno en un pueblo que no recuerdo y que tampoco sé donde está". Eso no sirve aunque estemos en el ámbito esotérico, porque sí, mola oir leyendas sorprendentes para decir woaaa! pero también tenemos que ponernos serios y ser objetivos. 


Por otro  lado lo que me retuerce las tripas son los que empiezan a liar el tema con que si un tarotista es vidente o no, como tratando de separar las cosas. Algunos más osados y de forma solemne dicen sin empacho que son cosas completamente distintas lo que por supuesto no cuadra porque ellos mismos no tienen pruebas fehacientes para señalar eso ¿o acaso han hecho un estudio durante años para concluir que los tarotistas y videntes son cosas separadas? aquí sucede lo mismo con el mito de los videntes infalibles, seguramente el que dice que los videntes no son tarotistas lo dice porque en realidad nunca ha conocido alguno que combine las dos cosas, lo que no implica que su realidad defina la verdad del mundo mundial. También se puede dar el caso de que otras personas conozcan a videntes que son al mismo tiempo tarotistas ¿por qué no? ¿acaso ser tarotista forma parte de otra categoría esotérica que recién se han inventado? pues no. Ser tarotista es un plus, de la misma forma en que un vidente puede ser cocinero y hacer una lasaña de rechuparse los dedos ¿o acaso vamos a decir que ser cocinero y ser vidente es incompatible también? no sé yo, a mi esas aseveraciones que intentan separar unos términos de otros me parecen más el intento de redefinir algo por parte de personas que no se han informado correctamente y que creen que los demás debemos seguir sus reglas esotéricas. Yo me conformo con volver a los términos clásicos e iniciales y que son vidente y clarividente, como capacidades que luego se podrán manifestar en otras personas que perfectamente podrán tener otras cualidades también, en las que se incluye la de interpretar y tener conocimiento de tarot.

Para leer el artículo en donde expuse las diferencias entre tarotistas y videntes pero dije también que ambas cosas son compatibles haz clic AQUÍ.

Para leer el artículo en donde expliqué la videncia desde los ojos de la ciencia y una cualidad cognitiva que todos tenemos y que se llama Teoría de la Mente haz clic AQUÍ.

Otros artículos que podrían interesarte


¿Es necesario ser creyente para ser tarotista? AQUÍ.
Leer, entender y predecir la mente de otras personas AQUÍ.
El Efecto Forer y el horrible marketing esotérico AQUÍ.
Medium tarotista atiende cientos de llamadas al día AQUÍ.



La neutralidad como rasgo esencial del tarotista.

0



Escribo esta entrada precisamente por algo ocurrido hace unos días en un foro en el que participo en donde un simple ejercicio de interpretación de cartas se convirtió en un escenario de partidismos políticos e ideologías que nada tenían que ver con el tarot, distorsionando por completo las interpretaciones y contrastes posteriores. Aún así, no debería sorprenderme ya que durante los años que llevo leyendo las cartas me he dado cuenta de cómo las ideologías particulares de tarotistas pueden tergiversar por completo una lectura, dándole otra interpretación totalmente alejada del hecho objetivo.

SI NADIE TE HA PREGUNTADO TU OPINIÓN, CALLA (O NO ESCRIBAS)

Cuando lees las cartas para revisar asuntos internacionales o que afectan a gran cantidad de personas uno puede entender que cueste mucho más mantener la neutralidad porque el peso social y nuestras propias emociones pueden influir bastante en nosotros, al fin y al cabo los tarotistas son también personas y tienen sus propias opiniones sobre el mundo y la vida. El problema más gordo se produce cuando el tarotista no es neutral y le lee las cartas a personas que esperan una respuesta objetiva recibiendo en vez de eso una retahíla moral e ideológica por parte del lector de cartas. Así se crean situaciones vergonzosas por parte de tarotistas que castigan o comienzan a enjuiciar al consultante porque consideran que es torpe, promiscuo o porque tiene tal o cual ideología.

Dejando fuera las opiniones personales es indispensable recordar que nosotros los que leemos las cartas no somos un juzgado de guardia ni es nuestra tarea decir quién es bueno o malo, nosotros solo debemos sentarnos y decir lo que percibimos sin emitir juicios de valor sobre el consultante o la situación que nos pide revisar. Ponernos a enjuiciar sería tan absurdo y fuera de lugar como que una mujer obesa fuese a comprar al supermercado y la persona que está en caja le comenzará a increpar por la compra de una chocolatina. No van por ahí los tiros y bien se podría callar la boca la persona de caja como el tarotista que no tiene por qué meterse en temas que no le incumben y que nadie le ha pedido.

El tema no se extiende sólo a opiniones políticas como puede darme cuenta en el foro, sino también a cualquier otro tema en donde exista discrepancia social, sea el veganismo, la posición animalista, cultura alternativa, opciones sexuales y un montón de otros tópicos que deberían ser tratados con respeto y neutralidad en el tarot. Insisto, no somos un juzgado de guardia y no debemos darle clases de nada a nadie. Solo si el consultante nos pide un consejo personal o una opinión subjetiva desde nuestra posición podemos dársela, sino chitón.

Otros artículos que podrían interesarte

Los consultantes conflictivos te hacen mejor tarotista AQUÍ.
¿Tarólogo o tarotista? una confusión gramatical AQUÍ.
La esencia del tarotista no se puede robar AQUÍ.
El consultante hermético AQUÍ.
Otros artículos AQUÍ.


Engaños de los brujos y el truco del huevo, entre otros.

2



Hace unos días escribí una reseña de un documental de James Randi en donde se expone el fraude de psíquicos y de algunos personajes del mundo esotérico con más jeta que ética. Buscando el documental me encontré con otro video igual de interesante y que comparto al final de esta artículo,  que dura tan solo veinte minutos y que trajo a mi memoria algunos trucos usados en el ámbito de la brujería y que de mágicos no tienen nada sino que responden a sencillas fórmulas químicas que pretenden dejar asombrados y completamente sugestionados a personas que a posterior serán estafados. El video está producido por un canal de televisión latinoamericano (Ecuador) y expone con bastante detalle algunos chanchullos utilizados en las consultas de curanderos que hacen creer a las personas que tienen algún mal, prometiendoles luego la mejoría a cambio de una cuantiosa suma de dinero.

El truco que más recuerdo y el que conozco hace años es el del huevo que se le pasa por todo el cuerpo a la persona y que luego se deja en un plato en donde se oscurece producto no de la magia sino de una reacción química que produce un líquido puesto previamente en el plato por el supuesto brujo que de forma dramática indica al consultante que hay un mal que debe ser curado a la brevedad (minuto 02:35). Vamos, que entre huevos, algodones y materiales que reaccionan con elementos químicos para producir pequeños estallidos dentro de un vaso (minuto 04:41) no hay mucho que envidiarle a los efectos especiales de una película de Hollywood. El asunto es que este video que comparto en este artículo ahonda con detalles en cada uno de estas puestas en escena mágicas y explica paso a paso el truco químico que se esconde detrás, algo que sumado al documental de James Randi creo que es visionado obligatorio para todos aquellos que estamos sumergidos en este mundillo y también para aquellos curiosos que se acercan a mirar con cierta credulidad que a veces no es sana.


NOTA

Antes de que salte con palos y piedras el gremio de los brujos, chamanes y brujas hay que destacar que estas estrategias no son aplicadas por todo brujo, chamán o bruja sino por un grupo reducido de estafadores que aprovechan ese contexto para engañar a otras personas, robando sus joyas incluso (minuto 07:47). Sea como sea este video como el de James Randi son una especie de vacuna contra la credulidad que muchas personas tienen  hacia el mundo del esoterismo, algo que por supuesto deja el camino abierto y fácil a aquellos que solo desean aprovecharse y hacerles crujir. Esta información es un escudo y es también un incentivo para cultivar sanamente el sentido escéptico.

Otros artículos que podrían interesarte

¿Es necesario ser creyente para ser tarotista? AQUÍ.
James Randi y el secreto de los psíquicos AQUÍ.
Mal de ojos: una explicación razonable AQUÍ.
El sesgo cognitivo de las brujas AQUÍ.
Otros artículos AQUÍ.



Médium tarotista atiende cientos de llamadas al día.

1



Navegando por internet me encontré con un anuncio esotérico que me llamó poderosamente la atención por ser sorprendente y cómico a la vez. Tanto así que pensé en escribir este artículo para reflexionar sobre la forma en que a veces se trata de enganchar a las personas sin darse cuenta que la propias palabras dejan en evidencia el verdadero sistema de trabajo de quién ofrece sus servicios. El anuncio en cuestión dice así:

Médium y tarotista, recibo a diario cientos de llamadas en mi consulta privada, soy directa, concisa y precisa, te diré todo lo que perciba en el momento, sin ocultaciones, ya sea bueno o malo, tendrás soluciones individualizadas para tus problemas.

Lo primero que llama la atención es que la médium tarotista atiende diariamente cientos de llamadas en su consulta privada por tanto uno se queda ojiplático y saca al instante la calculadora para echar una cuentas. Si el día tiene 24 horas y una hora consta de 60 minutos, hacemos una multiplicación y concluímos que un día equivale a 1440 minutos. Luego dividimos los minutos del día en 100 llamadas telefónicas y eso nos da un total de 14,4 minutos por llamada, suponiendo que la pobre mujer no duerme y tiene un bocata guardado en el bolso porque no tiempo para ir y prepararse la comida. Ahora bien, yo apenas he hecho el cálculo con 100 llamadas pero el anuncio indica que son cientos de llamadas, entonces para no reventar a la pobre médium decido subir el rango solo a 200 llamadas y vuelvo a repetir el cálculo lo que nos da un total de 7,2 minutos por llamada, sin que la mujer tenga derecho a dormir ni ir al baño. Concluido el cálculo podemos deducir con toda confianza que efectivamente la mujer debe de ser concisa y precisa porque con 7,2 minutos no hay tiempo para enredarse mucho en matices ni mucho menos profundizar en sentimientos ni cosas por el estilo: si o no, te vas del trabajo en donde estás o te quedas, se rompe o no la pareja y hala, que llame el siguiente!

¿Dónde está lo sorprendente y cómico de todo esto? que nadie puede hacer una consulta individualizada con tan poco tiempo por llamada por tanto es evidente que ese anuncio ha pecado de espectacularidad, dando la sensación de que es popular y tiene cientos de llamadas cuando eso mismo deja entrever la calidad de su trabajo. Es decir, desde un principio te está avisando que tú eres una llamada entre cientos por tanto si se te ocurre llamar más te vale que tengas tus preguntas claras porque puede que te gastes tus 7,2 minutos en pensar y tartamudear o peor aún, puede que te quedes en blanco al darte cuenta que en realidad quién te atiende no es una médium tarotista sino el superhéroe The Flash hiperventilado con una bebida energética en un mano, la baraja en la otra y un bocata de jamón atravesado en la garganta.

Otros artículos que podrían interesarte

Se me acabó la paciencia con los amarres de amor AQUÍ.
Influye en algo si el tarotista es hombre o mujer? AQUÍ.
Cuando los rituales no funcionan, acepta el fracaso AQUÍ.
Tarólogo o tarotista? AQUÍ.
Otros artículos AQUÍ.


El Ermitaño y la Bailarina || Cuentos terapéuticos.

0


Nadie entendió muy bien cómo llegó El Ermitaño a esos terrenos llenos de parafernalia y plumas. Algunos suponen que el viejo tenía sed de algún trago desconocido y otros más osados han referido tal milagro a la divina providencia o a los deseos más íntimos de la bailarina que cansada de tantas plumas buscaba alguna barba de anciano para oler. Lo cierto es que la bailarina clavó sus ojos en el viejo porque la imagen era demasiado misteriosa para que ella envuelta en su bisutería y brillo pudiese no prestarle atención. Por un momento pensó que la extraña apariencia de él era tan extraña como la de ella disfrazada de fiesta y noche eterna. 

De repente el viejo se puso a hablar con algunas personas del bar que estupefactos oían y fluían con algo que veían surrealista, creyendo que estaban en presencia de un espectro o fantasma venido de otras dimensiones. De alguna extraña forma el viejo había llegado ahí empujado por un destino inescrutable del cual él mismo había reconocido hace años, cuando aún no llevaba su túnica ni esos zapatos tan gastados como su corazón. El viejo hablaba suave y miraba a los ojos con una profundidad lejana como de otros mundos u otros tiempos. Mientras tanto la bailarina miraba desde lejos la magnética apariencia del viejo. Se vio a sí misma proyectada a la niñez y a sus recuerdos, sintiéndose acompañada por alguien al que ni siquiera conocía ¿Que era lo que ella veía en El Ermitaño? ¿Porqué al mirarle sentía esa paz y tranquilidad que ninguno de sus amores había sabido entregar? ¿En qué lugar del Universo se podría haber visto una conexión tan extraña y sublime entre una bella bailarina envuelta en plumas y un viejo gastado como el más viejo roble de la tierra?

Ella se acercó a la barra mirando de reojo al viejo. Él sabía que ella estaba más cerca e incluso antes de entrar al bar supo que ella era el motivo por el cual estaba allí. El instinto le había enseñado hace años que la estrella alojada en su entrecejo habría de entregarle la respuesta al secreto que buscaba, el descanso de su alma que ahora lentamente comenzaba a sentir. Ningún músculo del viejo se movió. Como una piedra siguió conversando con los presentes pero sabiendo, oliendo e impregnandose de la bella presencia de la bailarina que ahora le miraba más cerca. 

Tanto miedo acumulado en ellos, tanto camino recorrido para alejarse de sí mismos. Uno medio loco y la otra también. Uno lleno de profundidad y la otra llena de la nada sublime. A la distancia nadie hubiera creído que eran compatibles, sin embargo en sus almas fácilmente se podía comprobar que eran el uno para el otro. Ellos mismos no lo entendían. Simplemente se miraban, oían y quedaban estupefactos.

Cuando el amanecer amontonaba a borrachos en la barra el dueño del bar anunció que cerraría y todos los presentes envueltos en el insomnio de la noche comenzaron a caminar de forma errática hacia la salida. De repente el viejo ermitaño se quedó solo, delante de un vaso vacío que resplandecía con la luz tenue de la lámpara que había colocado a un lado. Con todo el ajetreo la bailarina se logró acercar aún más y por arte de magia comenzó una de las conversaciones más increíbles que se podría recordar en aquel bar. En aquel instante la bailarina pudo ver con detalle el rostro del hombre cansado. Vio unos ojos eternos y brillantes, cristalizados como dos grandes esferas que recorrían lentamente su cuerpo con ideas, sueños y esperanzas. El Ermitaño pudo ver al detalle la explosiva belleza de la bailarina: una apariencia fiestera que le asustaba pero al mismo tiempo  le atraía. No era el tipo de mujer que encajaba con el estilo de vida que había cultivado durante largos años pero precisamente ese era el secreto: algo en ella le atraía con tanta fuerza y pasión que habría sido capaz de despojarse ahí mismo de su vieja túnica para vestirse de fiesta y bailar con ella la música mundana que siempre miró con distancia.

El encanto fue mutuo y ellos se negaban a desaparecer de sus vidas. La noche se hizo aún más larga y el dueño del bar decidió cerrar. Apagó las luces seguro de que la pareja no robaría nada porque vio en ellos una luz tan estupenda que le hizo sentir orgulloso de dejarlos allí. La pareja se quedó conversando hasta una hora que nadie recuerda y la única huella dejada por este suceso fue el resplandeciente brillo de los ojos de ambos cuando se dieron el primer beso que hizo estallar la realidad en plumas, soledades y profundas cavilaciones de vida y amor.

Cuento creado, corregido y editado por @aquariantarot

Otros cuentos que podrían interesarte

La mujer que no quería aceptar la respuesta del tarot AQUÍ.
El ataque de los zombies que buscaban terapia AQUÍ.
El extraño en el espejo AQUÍ.
La tiranía de las brujas AQUÍ.
Más cuentos AQUÍ.

La Cara Auditiva: cuando la voz construye el rostro.

0


El concepto de Cara Auditiva refiere a la forma en que nuestra mente es capaz de crear un retrato en base a la voz de nuestro interlocutor. Sí, así tal cual. Cuando oímos la voz de alguien nuestra mente tiende a hacer una especie de medición usando como valores el tono de voz (si es grave o aguda), la forma en que se expresa el lenguaje e incluso las palabras específicas usadas lo que nos ayuda a hacernos una idea completa de cómo es la persona dueña de esa voz: gorda, delgada, alta o de baja estatura, joven o vieja. Podemos deducir incluso su estado anímico y determinan si ha tenido un mal día, todo eso al instante y de forma imperceptible en nuestra mente que lleva adelante este proceso en milésimas de segundo y sin que seamos completamente conscientes de eso.

El concepto de Cara Auditiva explica por ejemplo el porqué la consulta de tarot o incluso una conversación cotidiana a través del teléfono con alguien nos puede entregar información adicional sobre la persona con la que hablamos. No es magia sino proceso cognitivo puro en donde nuestra mente se encarga de recoger información a través del sonido de la voz para así complementar aquello con el resto de datos que hayamos recopilado al momento de saludar a nuestro interlocutor.  Y ojito al dato, no estamos hablando de que se esté robando información de ningún lado, estamos hablando de que al solo contacto con otras personas incluso si es la primera vez que les conocemos ya nos está dando mucha información de forma automática de ellas, sea por su voz, su movimiento corporal y actitud inicial sin que ellas nos cuenten de dónde vienen, lo que han vivido ni qué eventos han ocurrido en su pasado. Sobre esto hice referencia en uno de mis artículos en donde explico que el ser humano es un campo de información abierto porque nuestra sola presencia física o auditiva ya está enviando señales e información al resto los que a su vez pueden con ayuda de su Teoría de la Mente analizar y predecir de forma más o menos acertada nuestro comportamiento. Todo eso lo relacioné además con la forma en que funciona la videncia y los sistemas predictivos que abundan en el mundo esotérico y que tienen cierto rigor científico de base siempre y cuando nos alejemos de su habitual comprensión supersticiosa que no ayuda mucho a aclarar su funcionamiento. 

Por eso cuando cojas el teléfono y hables con alguien por primera vez piensa en toda la información que tu cerebro ya está recogiendo con tan solo oír la voz de la persona al otro lado de la línea. Algo en ti ya sabe inconscientemente cómo es la persona físicamente y puede hacer complicados cálculos y evaluaciones de contraste para determinar la actitud e intenciones de esa persona. Tienes la Cara Auditiva, algo que contado así de manera científica suena enredado pero que tú habrás sentido de forma natural cuando hablando con alguien por teléfono has podido identificar cómo era físicamente, si estaba nervioso, alegre, asustado o irritado. Ni magia ni superstición, proceso cognitivo al servicio del ser humano y que algunos tienen más desarrollado que otros.

Para leer la información de respaldo que dan sostén a este artículo AQUÍ.

Otro artículos que podrían interesarte

Qué es la Teoría de la Mente y por qué la tenemos AQUÍ.
La videncia analizada con los ojos de la ciencia AQUÍ.
Leer, entender y predecir la mente de otros AQUÍ.
Nuestros movimientos nos delatan AQUÍ.
Otros artículos AQUÍ.