Descifrando Series: Una cita única || The Undateables.

0


Me encontré hace poco con esta serie y debo decir que ha sido un descubrimiento que me ha devuelto la ilusión y la esperanza en el amor que muchas veces se pierde entre las complejidades emocionales y el montón de preocupaciones que nos bombardean y agobian constantemente.

THE UNDATEABLES, transmitida en España con el nombre de "Una cita única" expone en formato documental la experiencia de un grupo de personas con algún tipo de discapacidad mental o enfermedad física que no les permite desenvolverse con facilidad en la sociedad y que se atreven a participar de un sistema de citas con personas en condiciones parecidas para ver si así encuentran al amor de su vida. Me ha llegado a lo más profundo del corazón ver como personas que por puro prejuicio suelen ser consideradas inferiores o raras adquieren cualidades increíbles cuando se trata de expresar sus sentimientos y lanzarse a la aventura del amor, dándonos a todos una lección sobre la simpleza de la vida y lo fácil que es quererse sin máscaras, intereses soterrados ni dobles discursos. Es precisamente la honestidad y transparencia de los aventureros participantes la que me entusiasma y me han hecho sentir que hay en este programa algo del viejo amor olvidado detrás de las modernas convenciones. Sin embargo no todo es coser y cantar ya que tener autismo, sufrir un leve retraso mental o tener una enfermedad extremadamente rara no te exime de los conflictos inherentes del amor. Pese a eso la gran particularidad de los protagonistas es que afrontan los mismos problemas de toda pareja con una chispa y sabiduría admirable que despierta el más profundo respeto.

Hay humor, momentos tristes y situaciones entrañables que emocionan hasta las lágrimas porque THE UNDATEABLES es una declaración de principios sobre el amor y su tremendo poder que llega a todas las personas sin importar su apariencia ni condición. Es por sobre todo una fuente de inspiración para todos aquellos que miran con decepción las complejas redes emocionales y buscan más allá de lo cotidiano una huella de valores y maravilla.

La primera temporada de la serie fue emitida en el año 2012 en la cadena británica Channel 4 y debido a su éxito cuenta ya con siete temporadas más una octava que se estrenará en 2018. Cada temporada cuenta con cuatro o cinco capítulos máximo y hay que enfatizar que todos son casos reales que en contadas ocasiones necesitan asistencia adicional para evitar problemas o accidentes durante la grabación de cada episodio en donde mis nuevos héroes brillan más que la luz del sol.

NOTA

En España la serie se emite a través del canal DKISS y desde sus inicios ha sido polémica ya que muchas personas acusaron a sus creadores de hacer  de ella una especie de "Show de fenómenos modernos" cuando en realidad la idea siempre ha sido integrar y naturalizar la condición de sus protagonistas, algo que se detecta al mirar los episodios con la misma transparencia y espontaneidad de quienes participan en ellos. 

Otras reseñas de series que podrían interesarte

Breaking Bad AQUÍ.
Mindhunter AQUÍ.
13 razones AQUÍ.
Sense 8 AQUÍ.
+ Series AQUÍ.


La identidad de género y su impacto en el tarot.

0


Hace tan solo unos días entré a una tienda para comprar una agenda y me sorprendió la actitud que tuvo la chica que me atendió. Al comentarle que buscaba una agenda "para hombre" ella hizo una mueca rara y me explicó que no estaba muy de acuerdo con esas etiquetas de género ya que no consideraba que existiesen agendas exclusivamente para hombres o para mujeres, haciéndome sentir como un retrógrado recién salido de las cavernas. En un principio no dije nada pero me quedé pensando en si la chica había sido una maleducada o si en verdad había algo en mis palabras que le ofendió y que era importante revisar.

Lo cierto es que no me enfadé sino que opté por recoger el discurso de la chica y revisar mis ideas preconcebidas, haciendo preguntas básicas como ¿hay cosas que solo un hombre puede elegir y llevar? ¿hay diseños y colores que solo puede llevar una mujer? claro está que cuando uno va a comprar una agenda o cualquier otra cosa no suele haber diferencias. Es decir, no hay una prohibición para comprar lo que a uno le apetezca, independiente del color o la apariencia que tenga. Las única excepción sucede en las tiendas de ropa en donde suelen existir carteles que separan las áreas de hombres y mujeres y aún así no existe restricción para que alguien compre en en el área que le de la gana. Supuse entonces que la chica tenía algo de razón en defender la idea de que los objetos no tienen un género predefinido y si eso existe es por convenciones sociales establecidas hace un montón de tiempo y que indican cosas como que el rosa es de chica, el azul de chico, los hombres son de marte y las mujeres son de venus, por ejemplo. Conceptos básicos con los que hemos crecido pero que analizados desde la perspectiva actual no tienen mucho sentido considerando que hoy más que nunca se hace evidente la tremenda diversidad de género que existe, emergiendo nuevas categorías que antes, hace décadas, quizá nadie habría contemplado. Es probable que la chica formara parte de una minoría sexual que quiere hacerse escuchar o quizá conozca personas queridas que forman parte de estos nuevos grupos sociales que no se sienten completamente integrados en la sociedad y que luchan por un reconocimiento más allá de la heteronormativa. Quizá solo sea un ser humano con una nueva visión que me ha ayudado a replantear mi perspectiva respecto a las cosas y la identidad que les adjudicamos.

Sea como sea y de manera sincrónica el suceso de la chica coincidió con una reflexión parecida que hice al visitar una página de tarot que defiende la idea de que las cosas no tienen porque tener un género definido (Queer), haciéndose extensivo el análisis incluso a las mismas cartas de tarot, en donde sus autores sugieren cambiar las etiquetas de Reina y Rey tan típicas de las barajas por otras que se manifiesten neutras y que puedan adjudicarse a hombres y mujeres por igual, cosa que me cuadra ya que en mis lecturas yo he aprendido a mezclar conceptos y entender que las virtudes de La Emperatriz pueden encontrarse en un hombre de la misma forma que las virtudes de El Emperador pueden encontrarse en una mujer. Visto así la postura de la página así como la de la vendedora que me atendió no parecen tan descabelladas y vienen  a actualizar el antiguo consenso que se queda corto en una sociedad que se ha diversificado mucho y en donde incluso el tarot parece adaptarse para volver las interpretaciones más completas y apegadas a la realidad actual.

Cómo mencione antes, más de alguna vez he visto en las cartas cómo una mujer aparecía simbolizada por cartas aparentemente masculinas y esto era posible no necesariamente porque la mujer tuviera pene, bigote y pelo en pecho sino porque su carácter tenía características que son habitualmente representadas por la figura de El Emperador: fortaleza de carácter, liderazgo, poder de decisión, pasión y voluntad. Así  mismo he visto a hombres con características representadas por La Emperatriz porque justamente tenían características que por costumbre asociamos solo a mujeres como sensibilidad, tacto, dulzura, instinto maternal o capacidad multitarea, cuando en realidad esas características no tienen una identidad sexual exclusiva. Son neutras. Por eso cuando miramos a un Rey de Copas o a una Reina de Espadas no estamos definiendo el género o rol sexual de la persona sino su perfil de personalidad, incluyendo sus virtudes y defectos, considerándole un ser humano completo y que es mucho más que las etiquetas. Esa perspectiva aplicada a la vida en general nos puede ayudar a mirar al otro no desde el antiguo consenso que suele estar infectado de prejuicios sino desde una perspectiva mas abierta y respetuosa, que comprende los nuevos conceptos y que se adapta en una sociedad que se enriquece con las diferencias.

NOTA

La imagen de portada corresponde a las cartas de una baraja llamada "The Collective Tarot" en donde se les cambia el nombre a algunos arcanos y se modifican algunos detalles gráficos para así reconfigurar el antiguo consenso e interpretar las láminas no por las connotaciones de identidad de género sino por las características que engloban y que pueden referir a cualquier persona, sin importar género ni orientación sexual. Basta mirar las imágenes para ver cómo se mezcla todo no por pura anarquía sino para demostrar que hombres y mujeres pueden poseer características intercambiables y no exclusivas, algo que se encuentra más cercano al panorama actual y que nos ayuda como tarotistas a enfocar la interpretación más allá de las etiquetas sociales o categorías impuestas por costumbre. 

Otros artículos que podrían interesarte

El tarot como objeto y el tarot como método AQUÍ.
Un cementerio lleno de blogs sobre tarot AQUÍ.
¿Por qué las personas buscan a un tarotista? AQUÍ.
El tarot y la navaja de Ockham AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

Un cementerio lleno de blogs sobre tarot.

0


Cómo me gusta estar informado de lo que se cuece en el mundo del tarot acostumbro a realizar cada cierto tiempo travesías virtuales y echar un vistazo a páginas relacionadas que me permitan conocer otras perspectivas sobre este tema pero desde hace un tiempo he empezado a observar como se está ampliando lo que yo denomino Cementerio de blogs en donde uno se encuentra con páginas que empezaron llenas de entusiasmo y que ahora no son más que cadáveres y ruinas virtuales. Al respecto he hecho algunos cálculos rápidos y es evidente que el porcentaje de blogs parados es mucho más grande que el de los que están activos. Esto deja entrever que de la gran parte de personas que comienzan a andar este sendero más de la mitad abandona a medio camino porque o se le acaba la creatividad o simplemente pierden interés porque no reciben un feedback que les permita seguir confiando en el proceso. Otros ingenuos habrán pensando que la cosa era coser y cantar y huyen despavoridos al darse cuenta que este es un trabajo que exige perseverancia.

Más allá del trágico panorama, he confirmado que hay personas creativas redactando artículos y aportando a este mundo de las cartas (tanto en español como en inglés) pero también es cierto que hay otras que cumplen el patrón copy paste o caen más o menos en las mismas técnicas como son el dedicarse a describir una a una todas las cartas de tarot, lo que garantiza (siendo positivo) veintidós artículos que deberían darle vidilla al blog pero ¿qué pasa cuando se acaban todas las descripciones? ¿el apocalipsis? para algunos sí y para otros no. Otros creyendo que el problema es el nombre del blog, se crean una docena más con distintos nombres para ver si así la creatividad llega y en muchos casos lo único que sucede es que se suman doce blogs más al cementerio. Los que resisten estoicamente y se enfrentan a las fuerzas creativas se suben al dragón y se ponen a escribir sobre otras cosas mientras que otros caen derrotados al no poder superar el infranqueable muro que hay más allá de las obvias descripciones. Y sí, hay que admitirlo, es difícil pasar la primera etapa por tanto hay mucho mérito en aquellos blogs y páginas que al día de hoy siguen vivos y actualizados porque de seguro detrás de ellos hay personas realmente interesadas en el tarot que con su perseverancia construyen y mantienen los pilares de este mundo que a veces parece muy grande pero que finalmente suele reducirse más o menos a los mismos de siempre y que son justamente los que estrujan y sacan provecho a su creatividad.

Sea como sea, cuando regreso a mis travesías virtuales es inevitable no sentir un poco de melancolía y sorpresa al ver que tan pronto abandonan algunos este mundo o cuánto esfuerzo hacen otros para no caer rendidos. Es como pasear por una enorme pradera virtual de información a medias, intentos de descripción de cartas y ejercicios esqueléticos dirigidos a fantasmas. Miro entonces mi blog y valoro lo que tengo, me alegro de ver que el tarot sigue estando vivo en mí y sigo confiando también en todos aquellos colegas que perseveran semana tras semana, mes tras mes y año tras año, demostrando así que no son solo la pose sino la vida que se extiende más allá de este inmenso Cementerio de blogs sobre tarot.

Otros artículos que podrían interesarte

Medium tarotista atiende cientos de llamadas al día AQUÍ.
El tarot como objeto y el tarot como método AQUÍ.
¿Por qué las personas buscan a un tarotista? AQUÍ.
¿Tarólogo o tarotista? AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.





Descifrando Series || Mindhunter.

0


He terminado de ver la primera temporada de la serie Mindhunter, estrenada por Netflix el pasado mes de octubre y la verdad es que no tengo ninguna pega que ponerle. Inicialmente pensé que me iba a aburrir con tanto diálogo pero pronto me di cuenta que justamente allí estaba toda la gracia. De todas formas entiendo que esta característica pueda resultar negativa para quien espere una gran serie de acción y detectives con persecuciones y cosas así porque aquí la cosa va claramente por otros derroteros. La historia se inclina más hacia un menú psicológico en donde nos retrotraemos a la época de los setenta cuando en las oficinas del FBI se empezaba a gestar una nueva sección destinada al análisis conductual de criminales ultra peligrosos. Tenemos la oportunidad de ver paso a paso la forma en que nació este nuevo experimento y la forma en que sus integrantes se conocen construyendo así, creo que acertadamente, el perfil psicológico de estos cazadores de mentes, algo esencial para entender el choque de fuerzas que se produce en las entrevistas que realizan a tétricos criminales en donde el ambiente se transforma en un ajedrez mental.

La Ciencia del Comportamiento se luce en esta serie porque nos ayuda a entender no solo la mente criminal sino también sus raíces más tempranas y que guardan relación con un lado sombrío que todos tenemos lo que evidentemente despierta dudas y genera una profunda introspección ¿qué hace la diferencia entre una persona aparentemente normal y un macabro asesino? ciertamente los detalles, pequeñas desviaciones que descontroladas emergen a veces como la figura del asesino organizado o el que es completamente anárquico e irracional. Los protagonistas, los agentes del FBI Holden Ford y Bill Tench junto a la rezagada colaboradora Wendy, son los encargados de entender esos detalles y organizarlos para encontrar un patrón, algo que les permita anticipar el avance destructivo de otros psicópatas. Sin embargo el trabajo no está exento de peligros y de un peligroso andar por las vías de la propia locura, algo que se hace evidente en el caso del impávido y recatado Holden que comienza a mutar durante todo el proceso, adquiriendo herramientas de sus propios entrevistados para cazarlos y obtener así una confesión. Por eso mismo y para saborear los matices es esencial mirar las escenas y poner atención extrema en los diálogos porque ahí está la clave para entender el pedazo de serie que se ha mandado David Fincher en un guión que recuerda sus mejores trabajos cinematográficos mezclado con algo que en lo personal disfruto, como es una buena y profunda serie intelectual psicológica.

Anécdotas hay un par, como el momento exacto en el que se inventó la categoría "Asesino en serie" o los problemas que enfrenta la nueva división del FBI para hacerse entender en un medio y época en donde hablar de ciencia del comportamiento era como hablar en chino. Queda también esa sensación de valentía y entusiasmo que uno podría relacionar con los superhéroes pero pronto nos damos cuenta que aquí lo que prima son los seres humanos con luces y sombras, deslizándose la idea de que por muy bueno que sea el cazador siempre habrá dentro de él un poco de aquello que caza, creándose así una nueva preocupación y que es entender cúal es el límite moral y ético para atrapar a un asesino. Cosa que por supuesto recién se empieza a dibujar y que entiendo se seguirá desarrollando en la segunda temporada ya confirmada por los ejecutivos del gigante del streaming.

Como se menciona en uno de los diálogos "si quieres trufas, debes meterte en la mugre con los cerdos" y eso es lo que seguiré haciendo cuando vuelva Mindhunter, no solo para entender a los psicópatas sino también para entenderme a mi mismo. Una serie no apta para debiluchos de mente.


Puedes ver la serie en Netflix AQUÍ.

Otras reseñas de series que podrían interesarte

Stranger Things o como perderse en un plano astral AQUÍ.
American Gods, dioses y algo más AQUÍ.
Black Mirror, lo peor de nosotros AQUÍ.
Dark, un misterio atemporal AQUÍ.
Más series AQUÍ.

Mesmerismo y Reiki || Paralelismos.

0



Leyendo un poco más en profundidad sobre la historia del médico alemán Franz Anton Mesmer, creador de lo que luego se conoció como Mesmerismo me ha sido inevitable observar cierto paralelismo con las bases que se establecen en el Reiki.

Mesmer se hizo famoso en el siglo XVIII por proponer la idea del "Magnetismo Animal" argumentando que todos los seres humanos tenían algo que él definió como una especie de fluido energético invisible cuyo desequilibrio podía alterar la salud de las personas. Con ese fundamento creó diversos sistemas, unos más aparatosos que otros para afectar y calibrar ese magnetismo en las personas. Construyó artefactos y recreaba complejas escenas de sanación que sin duda sugestionaban a sus pacientes de la misma forma en la que un mago o hipnotizador puede producir cambios en el estado de ánimo de los demás. Dado el tremendo impacto que generó su práctica en una sociedad que recién comenzaba a especializarse en el método científico el rey Luis XVI encargó una completa revisión de las bases metodológicas que Mesmer pretendía instaurar. Al poco tiempo la idea del magnetismo animal fue desacredita y se concluyó que en muchos casos las enfermedades que se habían tratado seguían un curso normal de curación no necesariamente asociado a los mecanismos e ideas del médico alemán. En otros casos se concluyó que habían cierto efecto pero este era más psicológico que otra cosa y que la actividad tenía limitaciones especialmente a la hora de justificar sus bases. Esto por supuesto terminó de enterrar la fama de Mesmer y transformó su historia en una anécdota importante cuando se trata de buscar los orígenes de muchos fundamentos sanadores que hoy abundan en el ámbito esotérico y también en otras ramas de conocimiento  como el hipnotismo o el ilusionismo.

Hoy en día el Reiki ofrece una base conceptual similar ya que propone la existencia de una Energía o fuerza vital universal que puede alterar de manera positiva la salud de las personas si para ello se canaliza adecuadamente. Esto se hace habitualmente a través de la imposición de manos o lo que se conoce popularmente como toque terapéutico lo que se parece, por no decir que es calcado, a lo que Mesmer hacía con sus pacientes con la diferencia de que este último no solo creaba un ambiente sugestivo sino que fue capaz de construir otros artefactos que según él facilitaban el flujo de esa energía en la que él creía. Evidentemente el Reiki también se las ha visto con la comunidad científica y se encuentra actualmente relegado al ámbito teórico sin ofrecer ninguna prueba que acredite sus bases lo que le transforma técnicamente en una pseudociencia. Tanto así que en España ya hay ciudades como Madrid y Valencia en donde sus actividades ya no son bienvenidas en los hospitales primero porque no cumplen con los debidos requisitos para ser algo oficial y segundo porque se detectó que este sistema dejaba la puerta abierta a inescrupulosos que aprovechaban esto para lucrarse directamente con los pacientes, creando sesgos y lagunas de desinformación.

Sea como sea y pese a lo que pasó con Mesmer es innegable que él fue sin quererlo uno de los precursores de lo que luego conoceríamos como los principios de la sugestión y el Efecto Placebo, dejando claro que en la salud de la persona no sólo intervienen elementos fisiológicos indiscutibles sino también otros relacionados con la sugestión y el aspecto psicológico-cognitivo lo que por supuesto no hace más real su idea del Magnetismo Animal ni la Energía Universal del Reiki que por ahora se se reducen a meras presunciones que siguen estando fuera de los límites de la medicina tradicional.

Para saber algo más sobre el Mesmerismo AQUÍ.

Otros artículos que podrían interesarte

Engaños de los brujos  el truco del huevo, entre otros AQUÍ.
¿Vuelven los espíritus? Houdini dice que no AQUÍ.
James Randi y el secreto de los psíquicos AQUÍ.
¿Los médiums son unos estafadores? AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.







El tarot como objeto y el tarot como método.

0


A propósito del intercambio de opiniones con colegas e historiadores del tarot me ha parecido adecuado aclarar algo respecto al ecosistema que compartimos y en donde se reconocen dos sistemas de estudio fundamentales que hay que definir y separar para aprovechar al máximo sus virtudes. Una forma es entender el tarot como las láminas de cartón que son y otra como el método de lectura que usan los tarotistas y que puede decantar hacia el aspecto terapéutico o predictivo.

EL TAROT COMO OBJETO

Esta definición refiere de manera histórica a un conjunto de cartas utilizadas para jugar, de formato más o menos parecido que prácticamente todos los expertos ubican en la Europa del siglo XV, especialmente en el norte de Italia. Luego de minuciosos estudios quedó claro que su origen no era francés aunque Marsella parezca ser su referente habitual. Descartadas quedan también la hipotesis egipcia y la gitana, remitiendo a los historiadores Thierry Depaulis y Michael Dummett que coinciden en el origen europeo de tarot y en la idea de que en sus inicios no tenía relación alguna con el aspecto esotérico que se les adjudica hoy. Ellos mismos han descrito cómo esta conexión con el ocultismo sucedió a posterior y de manera arbitraria, con la expansión de esta rama de conocimiento desde donde bebieron luego otros personajes interesados en adornar con sus creencias las láminas de cartón. Antes de eso las cartas eran solo un objeto de entretención común sin una pizca mística e incluso al día de hoy, para algunos sigue siendo lo que es, un juego.

EL TAROT COMO MÉTODO

Esta definición refiere a la práctica o uso de las cartas de tarot para expresar a través de ellas cualidades predictivas y de análisis respecto a otras personas. Este sistema comienza comienza fundamentalmente cuando algunas barajas caen en manos de ocultistas y escuelas esotéricas a finales del siglo XVIII (Gèbelin, Etteilla). De ahí en adelante se crea esta vía de conocimiento que sin necesidad de sostenerse en pruebas tangibles y concretas se explaya en aspectos religiosos y dogmáticos que cada escuela esotérica decide plasmar en el tarot y que definen también su uso para la adivinación y el más moderno aspecto terapéutico. De ahí en adelante ya casi todos sabemos la historia de cómo unos relacionaban las cartas con la cábala, otros con antiguas imágenes encontradas en egipto y otros con ideas poco consistentes que se basaban más en presunciones simbólicas más que en hechos históricos concretos. En mi caso el estudio del método se desmarca por completo del aspecto ocultista y enfoca más en los procesos cognitivos que se ven implicados en este ejercicio de leer a otras personas porque al igual que los historiadores del tarot entiendo que las cartas son solo unas láminas de cartón sin ningún secreto místico que son utilizadas por personas que han decantado hacia las artes predictivas de manera espontánea y para cubrir una necesidad que trasciende incluso más allá de la existencia y uso de las cartas.

DIFERENCIAS Y FORTALEZAS

Establezco las diferencias entre ambas vías de estudio precisamente porque he conocido historiadores del tarot-objeto que suelen desmarcarse del tarot-método no estando informados de aquello porque evidentemente no es tema de su interés ni de su estudio de la misma forma en que suele haber tarotistas no lo suficientemente informados de los entresijos históricos precisamente por estar sumergidos en el estudio del método. Entonces y pese a ser caminos de conocimiento totalmente distintos resultan a la vez complementarios que pueden y deben retroalimentarse para fortalecer así todo aquello relacionado con el tarot.

Queda hecha también la autocrítica hacia nosotros los tarotistas que muchas veces sumergidos en el método olvidamos las viejas lecciones de historia que nos ofrecen una base sólida para sostener nuestra mesa de trabajo y también toda argumentación que acompañamos a nuestro método. Yo mismo estudié hace años el contexto histórico de las cartas y entendí en una época temprana las falacias que abundaban en el mundo del tarot, como la de su origen egipcio o gitano o sus múltiples relaciones con elementos místicos y religiosos que han sido encajados de manera forzosa en los métodos de interpretación.

Ahora por una serie de circunstancias he vuelto a coger mis apuntes para refrescar mi memoria y con mayor motivo invito a mis colegas a revisar los registros históricos a través de Michael Dummett o Thierry Depaulis (entre otros) para así mantener siempre viva la información del tarot-objeto que es un complemento esencial para todo tarotista aplicado en el método.


Otros artículos que podrían interesarte

Diferencias entre la baraja de Marsella y la de Rider Waite AQUÍ.
¿Puedo regalar o recibir una baraja de tarot usada? AQUÍ.
¿Cartomante o tarotista? AQUÍ.
¿Tarotista o tarólogo? AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.




Cuando el tarot se transforma en una religión.

0


En mi trayectoria y experiencia con el tarot me he topado varias veces con personas que giran en torno al pensamiento mágico y mezclan ese conocimiento con el uso del tarot. Herencia histórica, supongo, de los primeros ocultistas que relacionaron las láminas de cartón con ideas místicas y un sentido hermético que muchos hoy en día comparten. Sea como sea que se haya forjado la línea de desarrollo del tarot es evidente que hay ramas que no se parecen entre sí como la mía que se encuentra completamente alejada de ideas ocultistas y cualquier argumento que no tenga un respaldo que considere científico o en el mejor de los casos racional.

Luego y aunque respeto todas las visiones de mis colegas no puedo dejar de disentir respecto a algunas explicaciones, especialmente cuando me encuentro con teorías tan variopintas como que la lectura de cartas "abre portales", que hay espíritus o guías involucrados en la interpretación, que la Virgen María habla a través de las cartas y otros aspectos sobrenaturales de los cuales no existe prueba alguna y que se mezclan con el discurso del tarotista de forma indisoluble. Entiendo que eso forma parte de la herencia de los ocultistas y comprendo que hay allí también cierto nivel de erudición sin que eso signifique que lo que se explica sea más real o comprobable. En ese sentido considero que la práctica del tarot bajo fundamentos no certificados se parece más a la práctica de una religión en donde es suficiente creer en ciertos dogmas a pie juntillas para luego enaltecer la idea fundamental que se quiere enarbolar. No es necesario probar nada ni rectificar versiones o certificar algo, basta con creer y asumir como propio aquello sin cuestionamientos ni pizca de escepticismo. 

El aspecto religioso de las cosas siempre me ha parecido respetable porque lo considero legítimo y amparado bajo la libertad de culto pero el que lo respete no implica que lo comparta, de la misma forma en que no comparto las propuestas sobrenaturales o sin sostén racional que giran en torno a las cartas. De ahí mi idea de hacer el paralelismo entre religión-dogma y la práctica del tarot amparada en creencias sin demostración empírica. Ahora bien, decir una verdad que parece evidente no debería producir picazón a nadie pero más de alguna vez me han saltado encima tarotistas con ideas ocultistas que han querido desmarcarse de estos paralelismos obvios lo que me inspira ciertas preguntas recurrentes ¿si crees en cosas que no necesitan confirmación empírica no se supone que tu desarrollo con el tarot se enfoca más hacia el mundo de los dogmas? ¿porque rechazar algo que no rebaja tu actividad sino que la sitúa en el ámbito religioso que es también una vía respetable?

Más de alguno sentirá que la comparativa es ofensiva y si es así deduzco que es porque no observan con buenos ojos el concepto de religión. No quieren parecerse a los devotos aunque sus bases promuevan paradójicamente el mismo mecanismo fundamental.

Otros artículos que podrían interesarte


El aporte del escepticismo al estudio del tarot AQUÍ.
El escepticismo positivo e inteligente AQUÍ.
Ciencia, creencia y libertad de culto AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

El chico que quería hechizar a sus padres.

0

Hace poco un chico contactó conmigo de manera urgente porque según él tenía un problema gordo. Me contó que quería comprarse un móvil nuevo pero no podía porque sus padres le controlaban el dinero, entonces quería saber si había algún hechizo para hacer que sus progenitores accedieran a comprarle el aparato o en última instancia permitirle el acceso a las cuentas bancarias. El chico vivía con sus padres y estaba condicionado por las normas que ellos le habían impuesto precisamente porque tenía cierta tendencia a gastar el dinero sin medir mucho las consecuencias.

Al principio pensé que la persona estaba de broma pero luego con los detalles y la inocencia con la que me preguntó aquello deduje que esto no era ningún chiste sino algo serio. Antes los hechos lo primero que sentí fue estupefacción al ver cómo la compra de un móvil podía ser un problema gordo para un ser humano. Luego ya más enfocado le expliqué que cualquier hechizo o ejercicio mágico que intentase hacer para aquello que necesitaba sería estéril y que cualquier persona que quisiera venderle la idea de que con un ritual podría lograr su objetivo lo más probable es que le quisiera estafar o en el mejor de los casos arrastrar involuntariamente a un tipo de pensamiento mágico que podría crearle más ansiedad y frustración.

Yo serio y compuesto le expliqué algo que en realidad es de sentido común. La única forma de resolver su agobio es hablar con sus padres para lograr algún tipo de negociación que le permita a él comprarse el móvil que quiere. Seguramente ellos le pedirán algún tipo de compromiso o que cumpla determinadas metas para luego premiarle. Si la negociación fracasa o él no está dispuesto a comprometerse lo mejor es que vaya pensando en hacerse independiente para así en su libertad acceder a los gustos y deseos que tiene, sin vivir en el agobio constante de no poder hacer tal o cual cosa. Pero claro, ese camino drástico implica riesgos y asumir la carga que significa el empezar a depender de uno mismo. 

El chico agradeció la respuesta aunque le sentí un poco decepcionado por no haber encontrado una vía más corta y fácil de lograr su objetivo. La idea de hacer un hechizo de bajo coste para lograr lo que se quiere es atrayente en comparación a la idea de que te tienes que machacar durante meses o años para lograr lo que buscas. En ese sentido pienso que, en algunos casos, la dependencia de rituales es nociva porque nos desconecta de nuestra propia realidad y nos hacer creer momentáneamente que las cosas son más sencillas cuando no lo son. Y esta no es una visión pesimista del asunto, es una perspectiva realista que practico cada vez que se me acerca alguien con una duda que proviene habitualmente del pensamiento mágico.

Por último los que me conocen saben que tengo un aspecto condescendiente con quienes creen en cosas en las que yo no creo. Si embargo tengo otro aspecto mucho más duro que a veces podría ponerse a dar cachetadas a las personas para que espabilen. Mi equilibrio se encuentra entonces en aceptar la perspectiva mágica pero aplicar al mismo tiempo el severo peso de la realidad que en la mayoría de los casos funciona más y mejor que los hechizos y rituales. Querer ser como Harry Potter no es suficiente.

Otros artículos que podrían interesarte

Cuando las palabras son más poderosas que un ritual AQUÍ.
Cuando los rituales no funcionan, acepta el fracaso AQUÍ.
La simbología y psicología detrás de los rituales AQUÍ.
Más artículos de rituales AQUÍ.


Descifrando Series: Dark || Misterio atemporal.

0


La mayor virtud de la serie DARK es la de ser una caja de pandora en donde el misterio se descubre gradualmente y a través de un visionado que exige mucha concentración para entender la vida de un montón de personas de un pueblo llamado Winden en donde abundan secretos y mentiras que dan cuenta de una situación que no es normal y que se relaciona además con una enigmática cueva en medio del bosque y la desaparición de un adolescente. Justo en el punto en el que uno podría pensar en los típicos clichés del psicópata del bosque, los alienígenas o la bestia come-personas la serie da una vuelta de tuerca y nos muestra un panorama inesperado que además impacta por las profundas raíces que tiene. La serie invita a reflexionar sobre "la oscuridad" pero desde una perspectiva psicológica centrada en lo que se mueve dentro del ser humano: sus miedos, ambiciones y todo aquello que le empuja fuera del camino luminoso y que es finalmente lo que enturbia su existencia en todos los niveles. Una reflexión necesaria para dejar de buscar las raíces del mal fuera y empezar a escarbar en uno mismo, que en donde sucede la verdadera catarsis.

Hay que ser muy cuidadoso para no hacer spoiler ya que la columna vertebral se sostiene en una idea específica que en el primer capítulo ni se espera pero que ya desde el segundo se puede intuir. Es desde el capítulo cinco en adelante en donde se activa el verdadero rollo que hay detrás de esto y en donde se mezclan desapariciones, la enigmática muerte de pájaros que abatidos caen al suelo y un rompecabezas de personajes y situaciones que comienzan a encajar las unas con las otras para finalizar con un estallido mental que nos deja K.O.


Hay que advertir que la serie tiene mucho diálogo por tanto si eres de los que gustan de las series moviditas y con mucha acción es mejor que pases de esta y le eches un vistazo a otra cosa. En mi caso no hubo problema pues me gusta la temática de investigación, los rompecabezas y los diálogos interesantes. Ahora bien, es verdad que tiene guiños ochenteros pero de ahí a decir que se parece a Stranger Things (como he leído en otras páginas) me parece una exageración ya que ambas series tratan temáticas completamente distintas y que en el caso de DARK enfocan más hacia personajes adultos que son como cebollas: tienen un montón de capas y cuesta saber con precisión cuáles son los buenos y cuáles los malos lo que por supuesto hace mucho más intrigante la historia ya que uno se pasa todo el tiempo tratando de jugar al investigador privado para pillar al culpable de algo que al principio ni se entiende bien y que luego cuando lo entendemos nos pega un mazazo.


La producción de esta serie con diez capítulos es alemana y Netflix se ha marcado un acierto porque la fotografía y la música tienen ese rigor y esa limpieza visual que uno busca además de una buena historia. La combinación de elementos garantiza una segunda temporada para aclarar los cabos que convenientemente han quedado sueltos para que uno como espectador extrañe y sienta esa leve ansiedad por saber qué va a pasar después de ese final que a uno le deja ojiplático. Porque madre mía, a donde vamos a llegar. Literalmente.

Tú ve la serie y luego entenderás todo.

La puedes ver en Netflix AQUÍ.

Otras reseñas de series que pueden interesarte

13 Razones AQUÍ.
Black Mirror AQUÍ.
Penny Dreadful AQUÍ.

Westworld AQUÍ.
Más series AQUÍ.

Cuando la voz de los dioses es tu propia voz.

0


“¡Oh! Qué mundo de visiones ocultas y silencios tangibles, el país insustancial de la mente. El teatro secreto de un monólogo sin habla, la mansión invisible de todos los humores, elucubraciones y misterios, una comarca entera en la que cada uno de nosotros reina en reclusión y soledad. Esta conciencia, que soy yo, que es todo y a la vez no es nada. ¿Qué es? ¿Y de dónde viene? ¿Y por qué?.”

En 1976 el psicólogo Julian Jaynes presentó la Teoría de la Mente bicameral que insinuaba que hace 3.000 años atrás el ser humano había tenido sus hemisferios izquierdo y derecho desconectados lo que producía que la información que se enviaba de un hemisferio al otro no fuera reconocida como propia. Entonces al no identificar esas voces internas como parte de su proceso psíquico las adjudicaba a agentes externos como espíritus o dioses determinados por las creencias de su contexto cultural. En palabras simples: hace tres mil años el ser humano era un esquizofrénico empujado por alucinaciones y voces. Como era de esperar esta teoría causó gran impacto y de la misma forma en que se volvía famosa cosechaba también detractores que acusaban a Jaynes de no tener pruebas empíricas de lo que decía. Hasta el día de hoy esta teoría sigue produciendo división entre especialistas y no está completamente asentada en el ámbito científico.

A pesar de que Jaynes no pudo demostrar completamente su hipótesis con el tiempo aparecieron personas que dieron una nueva interpretación a sus ideas explicando que esta desconexión de la cual hablaba se debía a cambios en el proceso de aprendizaje del ser humano que al ir absorbiendo cada vez más información y encontrar más herramientas para explicarse a sí mismo fue capaz de discernir que dentro de él había un diálogo interno que no era más que su propio proceso mental. En ese punto se produce una integración pero al mismo tiempo una separación entre lo imaginado (interpretado) y aquello que en realidad está sucediendo dentro, relegando la figura de dioses o espíritus parlanchines a un mero reducto cultural herencia de nuestros antepasados más primitivos. La idea reformulada de la mente bicameral tiene más contundencia entonces porque sitúa el desarrollo de la consciencia en el aprendizaje constante que podemos verificar en nosotros mismos al ver cómo adjudicamos posibles explicaciones a lo que no entendemos para luego una vez pillado el truco desechar todas aquellas ideas caducas frente al mecanismo desvelado, de la misma forma en que el misterio de las voces divinas desaparece cuando entendemos que es algo que sucede dentro nuestro.

Toda esta historia la pongo sobre la mesa a propósito de un interesante artículo que leí sobre la serie de televisión Westworld (HBO) en donde se plantea el despertar consciente de unos robots que viven a merced de la manipulación de sus creadores en un parque temático destinado a entretener a ricachones. En una escena de la serie se menciona la Teoría de la Mente Bicameral para describir la forma en que fue concebida la inteligencia en estos robots y esta mención trajo luego una retahíla de comentarios y artículos referidos al tema de la consciencia, abriendo el viejo debate sobre su orígen que hasta el día de hoy sigue aún en investigación.

Sea como sea, lo que extraigo de todo esto es la importancia que tiene en nuestro aprendizaje y desarrollo mental el descubrir los trucos que hay detrás de las cosas que percibimos, siendo evidente que nuestra visión de nosotros mismos y de la vida se vuelve limitada o se expande según el interés y esfuerzo que hagamos por develar toda esa información oculta y que como los dioses antiguos se manifiesta siempre rodeada de supuestos y medias verdades. En este caso conformarnos con la primera explicación nos transformaría en los robots de Westworld que encerrados en un parque temático de autómatas viven en torno a creencias erróneas que no son puestas a prueba, obstaculizando así su propio desarrollo consciente.

Llegado este punto me puedo hacer un par de preguntas ¿cuántas ideas que uso actualmente son hechos empíricamente demostrados y cuántas de ellas son mera creencia y suposición? ¿que tan cerca estoy de ser como el ser humano que se ilustra en la Teoría de la Mente Bicameral? ¿en qué etapa de mi desarrollo consciente estoy? ¿en la que lo que me sucede es producto de agentes externos, dioses y espíritus o aquella en donde yo soy capaz de oír y reconocer mis propios diálogos internos?

NOTAS


El fragmento inicial de este artículo está extraído del libro de Julian Jaynes llamado El Orígen de la conciencia en la ruptura de la mente bicameral (1976).


Otros artículos que podría interesarte

¿Es necesario ser creyente para ser tarotista? AQUÍ.
Videncia, clarividencia y otras definiciones AQUÍ.
Por qué la sincronicidad no explica el tarot AQUÍ.
¿Qué es el destino y cómo funciona? AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.



Registros Akáshicos ¿Existen de verdad?

1


Para entender qué son los Registros Akáshicos primero tenemos que conocer el concepto de Akasha que en sánscrito (antigua lengua de la india) quiere decir cielo, éter o espacio, señalando con esto el telón de fondo sobre el cual se expresan las formas y toda nuestra realidad. Luego en este cielo, éter o espacio se encuentra toda la información del universo como un internet cósmico en donde podemos mirar y encontrar respuestas a diversas preguntas. Ahora bien, he leído bastante sobre el tema y debo decir que hasta ahora no he encontrado ningún fundamento sólido y verificable que justifique la existencia de dicha biblioteca increíble. La afirmación es tan fantástica que uno lo que más quiere es saber en dónde están estos registros y la respuesta inmediata es que están en un sitio invisible y atemporal que existe solo si tienes fe en ello.

Dado que los registros akáshicos contienen toda la información del universo sorprende que a pesar de los años que llevan leyéndose nadie hubiese buscado en ellos la cura definitiva para el sida y el cáncer u otras respuestas que nos urgen como humanidad. Al parecer, el tipo de ayuda que ofrece la lectura de estos registros no consiste en ser un gestor de noticias ni mucho menos un magazine cósmico sino que se orienta por sobre todo al desarrollo personal de la persona, mostrándole información de sí misma que debiera ayudarle a evolucionar de mejor forma. Eso es lo que he podido concluir luego de leer varias fuentes en donde se coincide en que el objetivo fundamental de esta técnica es calibrar la mente de la persona, ofreciéndole calma y sosiego en momentos donde pueda sentirse desorientada. Otra particularidad de los registros akáshicos es que aparentemente existe un cajón cósmico en donde está toda la información relacionada con uno mismo, algo así como la ficha que tiene mi médico en el ordenador pero eso proyectado en el cosmos, en ese lugar invisible y atemporal que ya he descrito antes. 

ANÁLISIS ESCÉPTICO


Hasta aquí podemos deducir sin mucho esfuerzo que en el tema de los registros akáshicos es una mezcla de desarrollo personal con una idea que se ha tomado prestada del Hinduismo. El problema gordo es que el hinduismo no es una institución científica con certificaciones sino una religión que como tal actúa gracias a la libertad de culto sin que ello implique que sus fundamentos sean algo práctico en la vida real. Entonces lo que sucede es que se están mezclando churras con merinas: se hacen promesas que tienen que ver con el aspecto psicológico de la personas (algo demostrable) en base a un dogma (no demostrable) que no difiere para nada de las promesas de calma y sosiego que puede ofrecer la religión católica u otras en las que también hay testimonios de liberación y apertura mental. Lo que quiero decir con esto es que todo es una cuestión religiosa y el asunto queda limitado a la libertad de culto en donde si tú no eres hinduista no tiene sentido que creas en el akasha ni mucho menos en sus registros por lo que pedir una lectura de ellos sería tan absurdo como postrarse en dirección a la Meca sin practicar el Islam.


Por otro lado, investigando sobre la lectura de registros akáshicos me ha sorprendido ver que su metodología es una réplica de cualquier otra terapia destinada a que estés en paz contigo mismo. 
Luego, leyendo transcripciones de sesiones públicas me he decepcionado al ver que las respuestas no solían ser más claras ni precisas que ir a Google y buscar por uno mismo información sobre el big bang, genética u temas que sin ser tan complejos aparecen retratados en los registros akáshicos con las mismas respuestas y dudas que podría tener un científico o persona de a pie con una inteligencia promedio. Entonces despierta la siguiente interrogante: si los registros akáshicos cuentan con el apoyo de guías espirituales que están en otras dimensiones en donde la sabiduría sale del grifo con poco esfuerzo ¿por qué las respuestas que se obtienen se siguen pareciendo sospechosamente a las que podrían conseguirse en "este plano? ¿no se supone que las respuestas deberían ser precisas y aclaratorias precisamente por venir de un "plano superior? pues no, las respuestas son normalitas y lo que te puede decir un lector de registros akáshicos no difiere mucho de lo que podría decirte el psicólogo o alguien que se dedique a otro tipo de terapia destinada al desarrollo personal. Hasta un amigo con una profundidad de pensamiento adecuada podría darte las mismas claves o respuestas que obtienes si metes tu cabeza en el akasha. 

Entonces...

¿Es la lectura de Registros Akáshicos una alternativa para el bienestar psicológico? sí, de la misma forma en que lo podría hacer cualquier sistema religioso o terapia de desarrollo personal. 


¿Es el Akasha y sus registros una verdad inalterable que aplica al mundo real que nos rodea? no, en absoluto. Es solo una interpretación del universo que no tiene justificación alguna y que solo puede considerarse una elucubración teórica equiparable al credo de una religión que puedes practicar libremente sin que eso implique que sea más real que ir al psicólogo o hacer tu mismo un profundo proceso de introspección para estar en paz.


Otros artículos que podrían interesarte


¿Los médiums y canalizadores son unos estafadores? AQUÍ.
¿Es necesario ser creyente para ser tarotista? AQUÍ.
Engaños de los brujos y el truco del huevo AQUÍ.
El Tarot y la navaja de Ockham AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

¿Es necesario limpiar y consagrar la baraja de tarot?

0

Una práctica más o menos habitual en el mundo del tarot es limpiar y consagrar la baraja de tarot. Se limpia por  la creencia de que las láminas de cartón se cargan con la energía de los consultantes que se deduce es negativa en algunos casos. Luego se consagran como una forma de calibrar su energía para que así ellas nos hablen de forma prístina y concisa.

En cualquiera de los dos casos el motor fundamental de estas prácticas es la superstición, entendiendo con ello la existencia de una idea no confirmada que simplemente algunos tarotistas han decidido adoptar sin cuestionar ni aplicar sentido escéptico al asunto. Es cierto que entusiasma tener que poner las cartas a la luz de la luna porque uno se siente especial haciendo este tipo de cosas, así como encender velas e inciensos para oficiar una ceremonia de respeto hacia la baraja de cartas que nos ayudará en nuestra labor pero más allá de los ejercicios mismos yo he podido constatar que no hay ninguna diferencia entre usar una baraja de tarot limpia o consagrada versus una baraja que jamás ha visto una vela o la luna llena. Es más, en los años que llevo leyendo las cartas nunca jamás he llevado a cabo un ritual de limpieza ni de consagración para las barajas de uso personal y aún así he tenido resultados adecuados y que certifican que este tipo de ejercicios simbólicos no son indispensables ni mucho menos necesarios.

LIBERTAD DE CULTO SI, IMPOSICIÓN DE DOGMAS NO

Mi opinión frente a estos rituales ha sido más o menos la misma durante los últimos años. No estoy en absoluto en contra de ellos pero siempre intento resaltar que su influencia actúa de forma paralela al tarot y que es algo completamente opcional que no se puede vender como obligatorio porque al hacerlo se condiciona previamente a los futuros practicantes de tarot inculcandoles creencias y dogmas que no influyen de manera práctica en nuestra labor con las cartas de la misma forma en que no influye si se es católico, evangélico, budista o ateo. 

Mi visión al respecto y que he sostenido ya en otros artículos es que lo que realmente se mueve en el tarot son procesos cognitivos que nos permiten analizar, cuantificar y predecir situaciones respecto a una persona para luego darle resultados o perspectivas de su realidad, algo en lo que las cartas son un mero instrumento de enfoque que no hablan por sí mismas sino a través de la interpretación y proyección que nosotros mismos aplicamos en ellas, echando mano de sus símbolos que a modo de criptogramas ordenan todas las percepciones que ya hemos tenido del consultante y su escenario. Visto así, si hay algo que realmente se podría cargar negativamente sería nuestra mente después de una sesión de tarot intensa con alguien borde o con alguien que tiene una historia extremadamente intensa y que podría descompensar nuestra estabilidad emocional. En este caso digo "carga" no en un lenguaje místico sino haciendo referencia al agotamiento normal que podría experimentar alguien que se pasa varias horas al día oyendo e interpretando historias de otras personas. Visto así, el que debe descargarse y gestionar adecuadamente su mente para no verse afectado por la montaña rusa de emociones que significa ser tarotista es uno mismo, sabiendo cuándo parar para tener los necesarios momentos de descanso y relax. Con lo de la consagración es lo mismo, hacer un ritual para este propósito no mejorará realmente la capacidad de las cartas para darnos mensajes acertados ya que esto realmente tiene que ver con la propia preparación del tarotista y su equilibrio mental frente al trabajo de interpretación que le toca desarrollar.

Otros artículos que podrían interesarte

¿Tarólogo o tarotista? AQUÍ.
El tarot y la navaja de Ockham AQUÍ.
La inclusión de los cuatro elementos en el tarot AQUÍ.
¿Influye en algo si el tarotista es hombre o mujer? AQUÍ.
Puedes revisar más artículos relacionados con el tarot AQUÍ.

Rituales para bajar de peso ¿funcionan?

0



Antes de definir si este tipo de rituales funcionan quiero dejar claro que para mi son ejercicios psicológicos destinados a reforzar nuestras intenciones, estableciendo un tipo de compromiso teatralizado con la realidad sin que eso implique que de ellos se desprenda algún tipo de energía mística que solucione nuestros problemas. De ahí mi rechazo a los hechizos, amarres o cualquier otro ejercicio que es ofrecido y vendido como si tuviera raíces poderosas de dudosa procedencia y que en muchos casos el mago o brujo de turno ni siquiera se toma la molestia de especificar ni certificar.

Más de alguna vez me he topado con rituales destinados específicamente a bajar de peso y analizando sus instrucciones veo que no son más que una dieta normal de toda la vida envuelta en ideas místicas que le dan ese toque rimbombante que supongo hace creer al iluso que con tan solo repetir los ejercicios simbólicos que se le exigen su barriga comenzará mágicamente a disminuir. En algunos casos incluso se pide repetir algunas frase a modo de mantra para así conectar con seres más allá de la esfera terrestre que asistirán al afectado. En casi todos estos rituales se repiten ingredientes como tés, agua mezclada con otros elementos naturales e incluso zumos de fruta que deben ser tomados a diario y hasta que el ritual empiece a funcionar. 

Y sí, efectivamente, se vende la idea de que el bajar de peso es el resultado mágico del ritual cuando en realidad lo que ha pasado es que llevas semanas bebiéndote un té que te quita el apetito y que por supuesto produce una serie de cambios orgánicos que se van ajustando a tu necesidad de bajar de peso pero no es que el ritual sea mágico sino que este es una réplica de una serie de instrucciones conductuales que te daría cualquier nutricionista, eso sí, sin el relleno místico que le ponen varios brujos y magos titulados en la escuela de los cuenteros.

Hay rituales más cutres que otros. Los brujos más sinceros y conscientes dejan en claro que el ritual debe ir acompañado de una conducta adecuada para bajar de peso, comiendo de manera moderada o restringiendo algunos alimentos que pueden estar potenciando la gordura. Otros ya más descarados o imaginativos insinúan que tal té o infusión preparada exclusivamente por ellos contiene propiedades mágicas y más potentes que las dietas comunes y corrientes. Por último los hay despreocupados que recetan el té mágico pero no le recuerdan al obeso cliente que deje de comer ciertas cosas que hacen crecer su panza, entonces el señor o señora se va a su casa, sigue comiendo lo mismo y se toma religiosamente el té todos los días y durante varia semanas para finalmente darse cuenta que sigue gordo sin saber por qué ¿qué hice mal si he bebido el té mágico? ¿será que me han estafado?

Sí señora, sí señor. Se la han colado. El dinero no vuelve pero la oportunidad de bajar de peso sí, siempre y cuando vaya a un nutricionista, que es el profesional que mejor le puede ayudar en este trascendental cambio que desea dar a su vida.

Otros artículos que podrían interesarte

La simbología y psicología que hay en los rituales AQUÍ.
Se me acabó la paciencia con los amarres de amor AQUÍ.
El chico que quería hechizar a sus padres AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.