El Arquetipo del día: El Diablo


En la mayoría de las barajas de tarot la presencia del Diablo viene a representar los aspectos más oscuros y retorcidos del ser humano, destacándose muchas veces este concepto con imágenes fantásticas que muestran a un ser mitad bestia mitad humano. Pareciera ser que la mayoría de diseñadores de barajas, intentasen transmitir cierto aspecto salvaje y sobrenatural a las cualidades de esta carta, por lo que uno puede deducir que su concepto remite también a fuerzas instintivas y primitivas que habitan las dimensiones espirituales, desde dónde pueden perfectamente colarse en nuestras vidas cotidianas e intervenir [indirectamente] en nuestro destino.

Basta con comparar la carta del Diablo con la tranquilizadora Estrella o Templanza, para darse cuenta que el concepto del arcano 15 no tiene que ver precisamente con la fe, la esperanza y la serenidad angelical. Diablo pretende recordar ese aspecto infernal que podemos sentir cuando estamos en situaciones incómodas o realmente desagradables, que nos obligan a posicionarnos y decidir por dónde continuaremos. Visto así, Diablo representa al antagonista o la dificultad que aparece para desafiar nuestra integridad. En momentos así, tienes dos opciones claras: vibrar en la misma frecuencia que te ha traído diablo y perderte en su juego o mover tu propia ficha y emitir una frecuencia que te permita equilibrar esta asombrosa danza.

Para algunos el jugar con este arquetipo puede ser desesperante: no puedes hacer que desaparezca ni tampoco puedes luchar con él, pero al mismo tiempo debes vigilar que su influencia no te nuble la conciencia. La única solución parece ser la de resignarse tranquilamente a la idea de que la vida no es una bella pintura de color blanco impoluto. Lo que tocaría, entonces,  es asumir que la vida es también sombra y tiene un montón de matices que danzan con lo blanco, para crear nuevos colores y perspectivas de la realidad. En la medida que uno asume que la vida tiene y tendrá manchitas negras por aquí y por allá, la presión por limpiarlo todo o por mantener la armonía y pureza desaparecerá, para abrir paso a una existencia más relajada en dónde somos más tolerantes a la falla, al desperfecto, a las bajas pasiones de los demás, a la actitud borde de mi amigo que hoy parece haberse levantado con el pie izquierdo o los chillidos de tu pareja por haberle pisoteado [si querer queriendo] el dedo pequeño del pie. Todas esas cositas, desagrables todas, forman parte del baile y si aceptamos que no somos lo únicos que bailamos sino que hay también otros, con sus propios pasos y virtudes, entonces por ahí quizá esto se vuelva más entretenido, más armónico y realmente perfecto. Una perfección manchada, pero perfecta al fin y al cabo.

En ese momento El Diablo sonríe y aplaude orgulloso, porque sabe que ya hemos aprendido a bailar con la conciencia, el corazón y la sabiduría de nuestra alma. Su oscuro juego nos ha permitido expandir nuestra capacidad para comprender su milenario arquetipo.

Para finalizar comparto una canción de Guns N´ Roses, que es un cover de la emblemática "Sympathy for the Devil" ejectutada hace ya varias décadas por los inolvidables Rollings Stones. Todo esto, a propósito de tomarse las cosas con más relajo y tener algo de simpatía por ese lado que también nos pertenece...




 

0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.