La Conexión con el Consultante || Reflexión.



A pesar de que pasé los primeros años de mi aprendizaje con el tarot sin tomar en consideración el tema de la Conexión con el Consultante, últimamente he recordado la importancia que este tema fue adquiriendo a medida que mi aprendizaje fue decantándose luego de varios años hacia un sistema de lectura más maduro y experimentado.

Al principio cuando eres aprendiz se te pasan muchas cosas por alto: estás muy enfocado en las cartas y en sus imágenes pero olvidas o no eres consciente de que una lectura de tarot va más allá de mirar y describir las imágenes que ves. En mi caso y después de años leyendo las cartas a un montón de gente fuí observando de forma estadística cómo con algunos parece que mi intuición fluyó de forma increíble, permitiéndome ver con facilidad cosas de pasado, presente y futuro [con aciertos incluídos] sin saber absolutamente nada de esas personas. Sin embargo también me percaté que existió un número reducido de personas con las que la lectura me costó o me hizo sentir en una especie de Lucha de Karate en dónde el consultante más que estar abierto a mi canalización parecía resistirse a la información que le estaba dando, lo que también dificultaba mi capacidad de ver. Recuerdo también como en este último caso sentí cierta densidad en el aire o percibí el extremo nerviosismo o desconfianza de la persona lo que eventualmente pudo haberme desconcentrado en mi labor de interpretación. Sea como sea, en la estadísticas también he registrado a ese número determinado de consultantes con quienes la lectura de tarot no fue tan agradable, rápida y precisa como con el resto. Entonces la pregunta que me hice en su momento fue ¿Por qué con algunos la cosa fluye como la seda y con otros el mismo proceso se hace más difícil? Tanto en un caso como en el otro puedo ver, predecir y clavar eventos, pero no con todos el proceso es tan veloz y nítido. Con algunos cuesta más.

Aquí es en dónde entra el concepto de Conexión con el Consultante, que en palabras de a pie quiere decir que los estados anímicos del tarotista y consultante son un factor determinante para lograr una fluida comunicación energética entre ambos. Si el consultante viene cargado negativamente, se siente desconfiado o está con ánimo desafiante uno como tarotista aparte de preocuparse de intuir e interpretar libremente, deberá preocuparse de mantener su ego fuerte y firme para que el estado anímico del consultante no le desestabilice. Si por un momento tu ego está débil y permite que la influencia energética del otro te afecte, es probable que tu capacidad de videncia, intuición o sensibilidad se vea distorsionada, distorsionando a la vez tu capacidad de interpretación. En este sentido la responsabilidad no es del consultante sino de ti mismo, al no poder mantenerte firme y confiado respecto a tus capacidades.

Mantenerse firme y bien posicionado como tarotista no es algo tan sencillo sino que requiere bastante tiempo de aprendizaje y entrenamiento para lograr un estado neutral en dónde seas capaz de no verte influenciado por agentes emocionales y psicológicos externos. Luego de un tiempo y entrenando lo suficiente uno observa como se hace más fácil llevar a cabo la interpretación, al encontrar herramientas que permiten anclar tu posición energética con calma y seguridad, pudiendo enfrentarte a consultantes difíciles con la misma prestancia y efectividad que con los consultantes más fáciles y con quienes todo fluye a la perfección. Entonces y luego de una nueva etapa de entrenamiento llega el día en que entiendes que no hay consultantes difíciles o fáciles sino que todo se trata de tu propia fortaleza mental, vigilando siempre tener una actitud firme y segura de tus propios dones. 


Cuando realmente crees en lo que haces nada de lo que suceda en el exterior podrá distorsionar esa visión porque comprendes que tu don es algo de raíz, algo profundo que se desenvuelve cuando tú confías instintivamente en el. Entonces aquello que haces resplandece más allá del miedo y de cualquier color o vibración energética, manifestándose con fuerza e inspiración en la conexión con el otro.

NOTA:
La imagen de portada es autoría del genial artista Cameron Gray y el título de la obra es If Only the Sky Would Dissapear. Para visitar la página del artista puedes ir al siguiente enlace:  http://parablevisions.com/

NOTA 2:
Para profundizar en el tema de las lecturas de tarot como una lucha de karate haz clic en el siguiente enlace: Cuando el tarot es como una lucha de karate




0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.