Mi experiencia con nativos de Capricornio || Astrología.



Como una forma de aportar a un tema que me resulta muy interesante como es la astrología me he propuesto la tarea de redactar una descripción personal de cada signo zodiacal en base a mi experiencia en terreno con los nativos correspondientes. De esta forma lo que hago es compartir el análisis que he llevado a cabo y que me ha permitido verificar cómo coinciden los patrones registrados en astrología con la información a pie de calle. Para revisar la rueda astrológica completa comenzaré con el último signo Piscis e iré en retroceso hasta llegar a Aries, completando de esta forma el análisis de todos los nativos. Para leer las descripciones ya escritas solo debes revisar el enlace que aparece al final de este artículo.


CAPRICORNIO

Elemento: TIERRA (Terrenal)

Las primeras palabras que vienen a mi cabeza cuando pienso en un Capricornio es seriedad y hermetismo. Más de alguno no estará de acuerdo con esta aseveración porque habrá conocido a unos más locos o excéntricos de lo habitual pero aún así y bajo esa apariencia de extrema singularidad creo que siempre se termina escondiendo una persona sabia y moderada que lo que más quiere es un poco de orden en el mundo y en su cabeza. Si un Capricornio no tiene ese orden o estructura no me extrañaría que se alejase del camino más ortodoxo de la sociedad para transformarse en un asceta, ermitaño o anarquista. Pero ojito, no un anarquista a lo loco sino uno muy refinado que dejará huella con su incisiva y analítica mente que parece estar hecha para resistir cualquier cuestionamiento. De ahí también la cabezonería que les caracteriza y esa perseverancia que se asocia a la cabra, como aquel animal que llega siempre a la cima sin importar que tan alta sea la montaña ¿Que hay que ir solo al fin del mundo porque ahí está el éxito? No te preocupes que a un Capricornio eso de que lo dejen trabajar solo y a su bola le cuadra a la perfección ya que así puede crear su propio universo con una nueva cosmovisión incluída. Mundos enormes como los que crearon J.R.R Tolkien o Edgar Allan Poe que mira que tuvieron que tener paciencia para inventarse todos esos detalles increíbles que siempre han caracterizado a sus historias. Eso también forma parte de un Capricornio: vigilar los detalles y preocuparse justamente de aquello que otros signos astrológicos apenas miran. Son lo que muchas veces hacen el trabajo sucio y precisamente por eso son los que alcanzan la mejor posición en la empresa o en el sitio en dónde estén, porque son capaces de asumir condiciones durísimas y cargar el mundo sobre sus hombros sin siquiera decir ni media palabra que se parezca a una queja. Los Capricornio que yo he visto parecen fabricados en Esparta y esto es algo que va más allá de su contextura física. Les he encontrado espigados y extremadamente elegantes como un caballero o dama antigua o bajitos y algo regorditos pero siempre asumiendo una gran responsabilidad de algún lugar de mundo. Quizá por eso hay algo en ellos que me inspira y que intento analizar cuidadosamente porque verlos moverse y trabajar permite crear pautas de comportamiento y trabajo. Son el método con patas y la palabra sistema encarnada en un ser humano.

Obreros, carpinteros, vendedor de sandalias o un poderoso hombre de negocios, da igual lo que sea porque allí en dónde meten sus manos hay trabajo, desarrollo y disciplina. Es cierto, sin embargo, que me he encontrado con algunos Capricornios más desordenados que un acuario o un piscis pero siempre descubro como pese a ese desorden esconden su método, como cuando esconden religiosamente su dinero debajo del colchón para comprarse una casa en un barrio que han estado estudiando hace años. También he conocido a algunos que se dedican a vaguear y mirar televisión ¿Un vago sin remedio dices tú? Pues te has hecho una mala percepción de ese Capricornio porque por más que parezca un vago viendo televisión en el sofá rodeado de latas de cerveza si le preguntas sobre lo que está viendo puede que te dé una Master Class de series, películas y canales de televisión, indicándote además los correspondientes nombres de animadores, directores, número de temporadas y últimas noticias respecto al mundo de los medios y la televisión. Entonces el vago se transforma en un sabio y tú quedas como un idiota porque por mucho que te machaques trabajado de sol a sol no has tenido la paciencia suficiente para estudiar y profundizar todo lo que un Capricornio ha hecho pasando sus días en el sofá. Entonces ¿Quién es el poco productivo ahora? yo que tú me quedaba callado porque a este signo no se le puede subestimar. He conocido a unos Capricornio por los que nadie daba ni un céntimo, despreciados y relegados al último escalón de la sociedad y así de extremistas los he visto subir hasta la cima dejando boquiabierto a sus críticos que en menos que canta un gallo se han transformado en sus empleados. Eso sí, no hay que confundirse, la cabra que llega a la cima no lo hace de la noche a la mañana o por arte de magia sino porque se ha tirado un montón de tiempo sembrando, sembrando y sembrando aún más. Aprovechando el tiempo de la siesta para crear una estrategia y una forma de lograr lo que se propone.

A lo largo de mi vida he podido identificar a dos tipos de Capricornio: el que nació en una familia acomodada y lleva en la sangre la nobleza que le caracteriza y el humilde que nació en condiciones infrahumanas pero dotado de una perseverancia sin límites que le permitió salir adelante con una dignidad, conciencia y comprensión envidiable. Es decir, un resiliente en toda regla. Aún más, si tuviera que hacer cálculos creo que el perfil que más he conocido es el del humilde en sus dos versiones: el poderoso que llegó a la cima luego de un montón de años y el luchador que aún se enfrenta a dificultades y que parece ser un diamante en bruto en zonas que podrían considerarse basurales metafóricos de la sociedad. Recuerdo especialmente a un Capricornio que por la forma de vestir recordaba a los barrios más empobrecidos de la ciudad y cuya apariencia asustaba muchísimo ya que parecía un asaltante de bancos en toda regla pero que cuando comenzaba a hablar se transformaba en el hombre más culto que hubieras conocido y con una larga lista de valores que ya se quisieran algunos políticos y multimillonarios. Es así como los recuerdo: seres herméticos y crípticos a los que no se puede prejuzgar porque lo que ves de ellos es solo una máscara que esconde algo mucho más profundo y valioso que se abre solo a los que realmente saben apreciar el misterio, resistencia, ambición y poder mental de un Capricornio.

Para finalizar y para dar mi opinión sobre el lado más oscuro de este signo podría referirme al curioso estado anímico que se mueve entre la seriedad y una ambición que mal dirigida genera perfiles depresivos o suicidas directamente. Personas profundamente amargadas a las que bien les sentaría la destrucción total del mundo para así liberarse de sus cargas. Tampoco puedo olvidar a un par de Capricornios bipolares a los que me costaba entender producto de su hermetismo que no ayudaba a saber las causas de su alterado o catártico estilo de vida ¿Mucho silencio quizá? ¿Mucho asumir el dolor entre dientes como mártires? Quizá sí, porque he visto también ese perfil en Capricornio: personas que pueden perder totalmente la noción de sí mismos por la ambición desmedida que les lleva a desconectar de lo que les rodea, haciéndoles caer en una soledad inalcanzable. Pero aún así y aunque me tope con un ejercito de Capricornios inestables o aparentemente desordenados seguiré creyendo que detrás de esa mirada lejana y melancólica hay en realidad un viejo o una vieja sabia esperando a darme una gran lección de vida. Algo que pueda utilizar para aterrizar y ser práctico en lo que sea que decida ser. No por nada el elemento que le corresponde a Capricornio es la tierra. Porque son de aquí, no del cielo ni de los sueños sino del suelo práctico que hay que pisar antes de aprender a volar.

¿Alquien dijo perseverantes, trabajadores, herméticos y algo enigmáticos? Pues piensa en Elvis Presley, Muhammad Alí o Stephen Hawking como personas Capricornio que han dejado huella por sembrar, sembrar y sembrar sin parar, transformándose así en gigantescas estructuras que sirven para abrir mundo con su misterio y servir de referencia a los demás. Eso es éxito puro.


Para leer más descripciones astrológicas haz clic AQUÍ.
Para saber algo más sobre el géminis Donald Trump AQUÍ.
Para leer algo sobre rituales de fin de año haz clic AQUÍ.


11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Pues me alegro que el texto resuene contigo!
      Por cierto, bienvenida al blog. :)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias por compartir tu opinión María, un abrazo y bienvenida a la página! :)

      Eliminar
  3. Identificado totalmente me gusto muchísimo ver q alguien lo entienda y comprenda a uno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Cristian, aún quedan personas en el mundo que pueden comprender y sentir a los demás. Mis respetos y mucha suerte.

      Eliminar
  4. que interesante! hiciste el de tauro? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de Tauro aún no lo escribo pero ya falta poco para llegar a el. Puedes revisar de Leo hasta Piscis, por ahora.

      Eliminar
  5. Muy interesante y bien descritos. Gracias...yo soy capricornio de sol,luna,quiron y ascendente...me gusta la soledad por eleccion,pero socializo muy bien y me integro (sin que se me cuelguen)..y me llevo bien en general con mi entorno y conmigo misma ..ya voy a cumplir 65. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Teresa! me alegra que te haya gustado el análisis. Está hecho desde la sinceridad y desde lo cotidiano. Por lo que me cuentas eres una Capricornio por casi todos lados, profunda como un iceberg del cual quizá el resto solo ver un fragmento. Pero estoy seguro que detrás de esa soledad buscada hay también un corazón esponjoso que disfruta (por momentos) el compartir con el mundo. Para mi los Capricornio son un lindo e inescrutable misterio. :)

      Eliminar
  6. Luego de tantos años, alguien comprende esa mirada lejana y melancólica. Gracias infinitas

    ResponderEliminar


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.