Stranger Things: Perderse en un Plano Astral || Series TV



Tengo cierta reticencia a las cosas muy populares y en muchos casos desisto de ver una serie si demasiadas personas me han hablado bien de ella o me han sugerido verla. Es como si me negase a entrar en un lugar común que a veces pienso podría ser poco creativo, lo cual no aplica para esta serie que si bien me la recomendaron muchísimo tiene una historia y factura técnica que reúne suficientes motivos para trasformarla en algo excepcional. Mi caso es de aquel que ha intentado luchar con el fenómeno Stranger Things sin grandes resultados para finalmente caer rendido a sus pies. 

Si se mira el primer capítulo uno podría pensar que esta es una historia del montón en dónde desaparece un niño en un oscuro bosque de un pueblo olvidado en américa, algo que de por sí ya suena bastante a cliché o a historia repetida. Luego cabría esperar que aparezca un hombre con una máscara y una sierra eléctrica o un extraterrestre con cara de pocos amigos que viene a conquistar el pueblecito en nombre de otras galaxias. Así y punto pelota, un producto predecible y nada creativo. Pero no, la cosa se va poniendo más interesante con cada capítulo ya que el motivo de desaparición del chico no responde a las viejas historias cliché sino a material nuevo que los creadores de la serie han pedido prestados a la física cuántica y otras hierbas que combinan muy bien con esta serie de rasgos ochenteros y en dónde el tema de The Clash "Should i stay or should i go" suena de fondo en una trama que hace un enorme guiño a las enseñanzas multidimensionales de Carl Sagan y al famoso tema esotérico referido a los distintos planos de realidad.

Mientras escribo esta reseña miro el libro que tengo a mi lado y que se llama "El Cuerpo Astral" de Arthur Powell y no puedo dejar de relacionar esa información con parte de la historia de la serie. No quiero hacer un spoiler que le quite sorpresa a quién aún no ha visto pero sí dejaré una pista relacionada con el libro y que servirá para entender un poco algunos aspectos de la trama. En el libro se explica que las emociones asociadas a nuestros pensamientos forman una capa o manto energético no perceptible a los ojos y que emana de nuestro cuerpo. Para algunos ese campo de energía se llama aura o cuerpo astral y es el resultado de la vibración o frecuencia de nuestros pensamientos y que dependiendo de su intensidad puede mezclarse con el cuerpo o energía astral de otras personas. Así, si suficientes personas tienen un sentimiento muy parecido respecto a una idea juntos podrían crear una dimensión astral del color de sus emociones y que se extendería o sería tan grande como el número de personas que la piensan e imaginan. Desde esa perspectiva uno puede entender porqué algunas personas creen vivir en un infierno ya que sus cuerpos astrales empujados por emociones de baja vibración o frecuencia están conectados y atrayendo energía similar del entorno en dónde seguramente habrá miles y quizá millones de personas más conectadas a la misma dimensión oscura, infernal o deprimente que parece acoplarse a su vida cotidiana. Se entiende también aquella frase que dice Hay muchos mundos, pero todos ellos están en este, aludiendo a esta forma en la cual algunas personas se sumergen en distintas dimensiones de pensamiento según la energía que emana de sus emociones e ideas. Con todo esa información previa hay que admitir que resulta interesante que una serie de televisión utilice el recurso de un niño perdido en una de estas dimensiones. 

He ahí la gracia y el punto más interesante de Stranger Things que se mueve entre la nostalgia de los ochenta y la modernidad metafísica y científica que no alcanza para explicar todo el misterio a menos que te devores hasta el último capítulo de una serie que anuncia segunda temporada y que nos deja a muchos entusiasmados y asustados por saber qué nuevos secretos habrán en el pequeño pueblo de Hawkins.

La serie la encuentras en Netflix.

Para leer la reseña de la serie Penny Dreadful haz clic AQUÍ.
Para leer otra reseñas de series y películas haz clic AQUÍ.
Para leer la relación entre esoterismo y ciencia AQUÍ.





0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.