El Extraño en el Espejo || Cuentos Terapéuticos



Te habrá pasado más de una mañana que te levantaste y el primer rostro que viste en el espejo del baño fue el de un desconocido. Te preguntas ¿Qué habrá sido de mi? y miras fijamente a esa persona que parece preguntarse lo mismo que tú, ahora ajeno y despeinado, demasiado dormido como para entender quién es. El silencio se extiende y puedes tirarte un buen rato delante del espejo para darte cuenta que el intruso te copia con total descaro. Ni siquiera se corta en reproducir las ridículas muecas que haces para pillarle desprevenido. Una persona así de tonta no puede ser mi amiga - piensas. Un psicólogo podría decir que tienes algún tipo de trastorno de personalidad, de esos raros que cuesta pronunciar y que mientras más difícil sea de pronunciar más grave se vuelve. Pero la verdad es que no hay nada confirmado: solo eres una persona que no se reconoce y que se pregunta muchas cosas. Eres alguien que echa mano a su memoria y se mira así mismo de pequeño, adolescente y mayor, todo de forma simultánea como en estas películas modernas que hablan de viajes en el tiempo y de tiempo circular.  Miras todas las versiones de quién fuiste y extrañas algo que parece que se te quedó en una de ellas. Piensas en otras personas que como tú miran el espejo y no se encuentran. A algunos se les pierde la pureza y la inocencia, mientras que a otros se le pierden los valores y la educación. Los peores casos documentados hablan de personas que se han olvidado por completo de sí mismas y cuando se miran al espejo le escupen y arañan como un gato asustado. Al final te devuelves a la cama y te olvidas de todo o te vas a la cocina y preparas el desayuno mientras otras personas reflejadas en la puerta de la nevera, en los vasos y en el reluciente suelo te avisan que no estás solo.

Imagen de portada: Anne Magill.
Página web del artista AQUÍ.

Para leer reflexiones con conciencia haz clic AQUÍ.
Para leer reflexiones sobre películas haz clic AQUÍ.
Para leer canalizaciones haz clic AQUÍ.





0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.