Cortar cabezas es también asunto de santos || Tarot.



Hace poco tuve un breve choque de opinión con una mujer que sentía que mi forma de analizar el tarot era un tanto agresiva, considerando que había leído un artículo en mi blog en dónde yo explicaba que el As de Espadas podía simbolizar una acción tajante, una forma de cortar cabezas (de forma metafórica) y marcar un precedente con actitudes que no nos agradan (revisa el artículo AQUÍ). Lo curioso es que ella tenía una actitud muy parecida a la de la Reina de Espadas, una mujer de carácter fuerte e incluso agresivo ya que a pesar de que le expliqué tranquilamente los matices del artículo parece que la cosa fue peor ya que en vez de calmarse parece que estalló más y se dedico a vomitar literalmente lo que seguramente tendría guardado quizá desde cuando. El asunto es que por un lado lo entiendo. Es normal no caerle bien a todo el mundo y sería raro no tener diferencias con nadie. 

Sea como sea me quedé pensando en la resistencia que mostraba la mujer por aceptar ese aspecto agresivo que también se puede encontrar en el tarot. Cuando me dijo que eso no correspondía con lo que ella había aprendido durante muchos años se me venían a la memoria muchas cartas en dónde gráficamente se plasma una versión más hardcore y violenta del tarot, expresando cosas que también existen en nuestra personalidad y que por más que queramos no podemos negar. Pretender entonces que el tarot sea solo un compendio de angelitos y flores de colores sería un error, supongo, ya que la vida misma no es así sino al contrario, forma parte de un complejo entramado de emociones que los artistas gráficos intentan plasmar en cada carta y baraja. No nos podemos restringir a ciertos aspectos del tarot porque hacerlo significa rechazar aquellos vértices de nuestra personalidad que sin darnos cuenta también mostramos a los demás. Incluso los que se hacen los santos deberán aplicar en algún momento y de una forma u otra aquella violencia que desprecian. Ella mostró a la Reina de Espadas (un lado seco y poco agradable) y yo mostré el As de Espadas (un lado severo y tajante), en una especie de duelo que preferí cortar a tiempo, llevando a cabo la acción que aparece en la carta que he compartido en portada. Todo de forma metafórica, por cierto. Ella tenía razón en lo que decía porque su punto de vista era legítimo de la misma forma en que lo es el mío y mi acción de cortar diálogo con frialdad y silencio. Visto así, ambos hemos sido honestos y fieles a nuestro aspecto agresivo y guerrero. Mal que mal, no puedo negar que cortar cabezas es algo que hago desde hace un tiempo, cuando entendí que no vale la pena perder tiempo discutiendo.

NOTA:

La carta de portada corresponde a la baraja Pole Ka Tarot. Para revisar la página web del ilustrador pincha AQUÍ. Más abajo he compartido otras cartas en dónde ese aspecto agresivo aparece también plasmado en las cartas de tarot. Para que no me digan que la violencia o la dureza no pertenece también a este mundo. 

Otros artículos que podrían interesarte:

El caballero de copas y un príncipe azul que no llega AQUÍ.
Torre invertida y su curiosa relación con el resfriado AQUÍ.
El Rey de Espadas, la crueldad y la frialdad AQUÍ.
Dos caras de una misma carta de tarot AQUÍ.




0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.