¿Por qué hacer preguntas falsas al tarot es inútil? ||




Una costumbre habitual en personas que han querido demostrar la mentira e ineficacia del tarot es plantear preguntas falsas para observar cómo el cartomante de turno se inventa una historia en base a datos que en realidad no existen. En casos peores ha sido el mismo tarotista el encargado de enterrarse a sí mismo al decir que "cuando mientes, las cartas también mienten", como si las láminas de cartón impresas con distintos dibujos tuvieran conciencia propia y pudieran mentir o decir a la verdad por pura decisión personal. Obviamente esta última frase supersticiosa da más motivos al otro para creer que se está enfrentando a un charlatán lo que al final presta un flaco favor al estudio razonable y contrastado del tarot en dónde se necesitan explicaciones claras y precisas.

Cuando realicé mi propio estudio de la videncia y las artes predictivas concluí que las capacidades que se expresaban a través de ella no respondían a supersticiones o creencias sin fundamento sino a procesos cognitivos totalmente verificables a través de la teoría de la mente y los diversos sistemas que operan en nuestro cerebro. Hice un paralelismo entre el análisis predictivo utilizado en informática y el sistema predictivo usado por el cerebro humano que consiste en la recogida de datos consciente e inconsciente que luego permite entregar un resultado final respecto a una acción o suceso. Ha sido todo ese estudio el que ahora me permite aclarar los siguientes puntos:

PRIMERO


¿Por qué un cartomante puede interpretar una lectura de tarot y dar una explicación referida a ella incluso si los datos entregados por el consultante son falsos?

Si partimos de la base de que el cerebro de un vidente o un tarotista es más o menos como un ordenador que trabaja con variables y recoge información (consciente e inconsciente) sobre su entorno para luego entregar resultados predictivos, podemos comprender que su labor es más o menos como la de un Google mental que acumula mucha información y con esa información puede preveer de forma instantánea el resultado final de tal o cual cosa. Eso sí, antes de iniciar el cálculo hay un factor importante que determinará el resultado final: la información entregada inicialmente. Por ejemplo, si he creado una cuenta en Google y en mis datos personales indico que tengo 17 años y que soy de China lo más probable es que Google utilice mi información sin discernir si es verdadera o falsa y de acuerdo a ella me de un resultado predictivo. Así dentro de pocos días no sería extraño encontrarme con banners o pequeñas ventanas de publicidad que me ofrecen productos enfocados estrictamente a jóvenes chinos de 17 años de edad. ¿El problema? Es que no soy chino y tampoco tengo 17 años, entonces Google ha fallado al identificarme y predecir mi comportamiento, ofreciéndome cosas que no me interesan. Ahora bien, si aplicamos esto al ambiente predictivo de un tarotista o vidente observamos que el cerebro de ellos actúa igual que Google, no diferencia mentira de verdad y se basa en el principio fundamental de la confianza en aquel que ingresa los datos (el consultante), luego dependiendo de aquella información el proceso cumple su objetivo y entrega respuestas sin cuestionar ni discriminar los datos ofrecidos. Obviamente y en el caso de tarotistas o videntes se genera un caos total ya que se mezcla la percepción cognitiva real (teoría de la mente) con la información falsa, lo que da como resultado un proceso de análisis predictivo distorsionado por la mentira de aquel que ha entregado sus datos. En este caso la mente al igual que Google siempre entrega una respuesta ya que la lógica le dice que si alguien le pregunta algo, sea lo que sea, deberá responder al impulso de forma recíproca, aparezca lo que aparezca, algo así como lo que sucede con la búsqueda de Google en dónde independiente de lo irracional que sean nuestras palabras clave el sistema siempre nos arrojará un resultado. 

SEGUNDO

Ahora bien ¿Se podría considerar el ingreso de información inicial falsa como método eficaz para certificar la trampa de tarotistas y videntes? 

No, en absoluto, ya que el propio sistema tiene un sesgo inicial que contamina por completo la prueba y análisis. Es imposible que una pregunta falsa derive a una respuesta precisa y acertada. Esto es una cuestión lógica que el consultante o quién quiera poner a prueba a un tarotista y/o vidente debe saber, dejando de lado las artimañas y entendiendo que el verdadero mecanismo que actúa en la cabeza de ellos no tiene nada que ver con poderes mágicos sino con procesos cognitivos. En última instancia la idea es hacer las cosas bien: si tienes dudas sobre el sistema de un tarotista o vidente lo lógico es crear un sistema coherente que te permita confirmar si estas personas pueden conocer información de ti sin tú decirles nada: puedes pedirle que te cuenten cosas de tu pasado que solo tú conoces o que te expliquen qué es lo que está pasando actualmente en tu vida. Y si vas a preguntar algo procura ser honesto y luego dejar pasar el tiempo para confirmar si aquello que han predicho ha sido acertado o no, esto no solo una vez sino varias para que puedas crear un gráfico de resultados que pueda ayudarte a concluir el porcentaje de precisión de aquel tarotista o vidente. Eso al menos es mucho más razonable y efectivo que hacer preguntas falsas que solo te llevarán a resultados finales distorsionados por defecto. Recuerda entonces lo que pasa con Google: su sistema no discrimina entre información verdadera y falsa pero siempre te dará un resultado, sea lo que sea que tú le pidas y por muy estúpido e incoherente que sea tu planteamiento.

NOTA 

Las foto que he compartido en portada corresponde a la película Liar Liar conocida también como Mentiroso Compulsivo (España) o Mentiroso Mentiroso (Latinoamérica).

Otros artículos que podrían interesarte:

¿Qué es la teoría de la mente y por qué la tenemos? AQUÍ.
Leer, entender y predecir la mente de otras personas AQUÍ.
El Efecto Forer y el horrible marketing esotérico AQUÍ.
La videncia analizada con los ojos de la ciencia AQUÍ.
Otros artículos AQUÍ.




0 comentarios:


CONDICIONES Y NORMAS PARA COMENTAR.

Tienes libertad para comentar en este blog siempre y cuando cumplas unas normas básicas que de seguro ya debes conocer como son evitar insultos y comportamiento inadecuado que deje en evidencia rasgos agresivos o de intolerancia hacia el contenido de este blog o hacia otros participantes de esta página, persona o grupo social. Para comentar puedes hacerlo de forma anónima o bien puedes usar tu nombre o un alias no comercial. No se permite hacer publicidad de ningún tipo ni tampoco se permite usar nombres comerciales que dirijan a páginas de condición similar. Si te parecen bien estas condiciones mínimas opina sobre lo que quieras y comparte tus pensamientos aquí que yo estaré encantado de responder y colaborar.