TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

Post Top Ad

Your Ad Spot

4 de julio de 2017

Espirituales y piratas - La gran contradicción.



Lo más contradictorio que te puedes encontrar en la vida es a una persona que se llama a sí misma espiritual pero a la vez se dedica a piratear a diestra y siniestra todo lo que se le ponga por delante. Películas, fotografías, documentales e incluso libros, sin respetar los derechos de autor ni de su mismísima madre. Y esto que digo no es algo caprichoso sino el resultado final de un estudio que he hecho no solo en redes sociales sino también en Internet. En dónde he visto cómo algunas personas disfrazadas de hippies y envueltos en palabras edulcoradas celebran la unión con el universo pero olvidan el respeto al resto de personas. Específicamente los creadores de contenido que sangran por los ojos al ver como estos sinvergüenzas van por la vida robando a destajo en nombre de Buda, Samael aun Weor o el mismísimo Jesucristo.


Hay algunos de estos espirituales muy jetas, que se pasean por los grupos de FB exigiendo que les pongan enlaces a películas gratis que ni por asomo pretenden pagar en la vida. Más encima se enfadan si no les dan un dato bueno para piratear. Luego, si uno los increpa o les sugiere que se suscriban a plataformas de pago, se asombran y lo señalan a uno como un parásito astral que intenta chuparles la energía. Cuando en verdad el único que está chupando algo son ellos, que sin vergüenza se pasan por el culo el trabajo que otros han debido de hacer para producir una película o serie. 

Esto se hace además extensivo a los artículos escritos, en dónde más de una vez he pillado a algunos robando escritos no solo de otras páginas webs sino de mi propio blog, para luego adjudicarse el crédito. Entonces yo me pregunto ¿son ese tipo de personas realmente espirituales o solo son buenitos de cartón que por moda han aprendido a decir namasté?

Yo creo que hay mucha abundancia de lo segundo. Mucho lobo disfrazado de oveja y que son más listos que el hambre. Que se escudan en la limpieza de los chakras para alejarse de todo aquel que les señale con el dedo esa falta que parecen no querer reconocer. 

Por esas cosas de la vida puede que justo uno de ellos este leyendo este artículo. Si es así, yo le preguntaría directamente ¿No cree usted que es un poco hipócrita vender el cuento de la espiritualidad y al mismo tiempo no respetar a su prójimo en el trabajo que tanto le ha costado producir? 

Y no. No me venga con eso de que soy un vampiro astral que quiere cargar de negatividad su aura. Aquí el único chupasangre y sinvergüenza es usted que se viste de Paulo Coelho y que en los comentarios de FB o de Twitter es puro amor y paz, pero que delante de la pantalla de su ordenador se transforma en un pirata miserable que ni siquiera es capaz de pagar una suscripción a Netflix o de dar el crédito al autor de ese artículo que puso en su blog como si fuera suyo. Porque usted es perezoso y vago, pero por sobre todo un tacaño llorón que después se queja por no tener la abundancia material que espera, sin pensar que quizá eso le sucede precisamente por no valorar el trabajo de los demás.

Nota


Este artículo está escrito por un pirata redimido que hace tiempo aprendió a pagar por el trabajo de otros, contratando Netflix y dando el correspondiente crédito a los creadores de imágenes y contenido multimedia de la red o en su defecto usando bases de datos de imágenes libres de derechos. Alguien que no se considera espiritual pero si un poco más humano para entender que los valores no están de adorno en la vida. Alguien que entiende que si quiere ser respetado primero debe aprender a respetar a quienes de verdad se lo merecen.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot