TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

Post Top Ad

Your Ad Spot

13 de noviembre de 2017

Descifrando Películas || Blade Runner 2049.




He visto hace poco Blade Runner 2049 y estoy dividido entre las cosas buenas y malas de esta película. Antes de todo debo debo decir que se me hizo excesivamente larga. Creo que le sobra una hora que perfectamente se pudo haber ahorrado recortando tomas de viajes en naves espaciales sin ningún diálogo. Por otro lado pienso que Denis Villeneuve no ha sido el adecuado para dirigir la temática de los replicantes y ojito, que me encanta el trabajo de este director en Sicario o La Llegada precisamente por el ritmo y belleza visual a la que nos tiene acostumbrados pero esa misma preocupación estética creo que en Blade Runner 2049 sobra ya que en vez de centrarse en lo interesante del guión por momentos parece más importante enfocar las enormes ciudades futuristas o la decadencia de edificios abandonados durante largos minutos que se hacen infinitos en un guión que se estira a un poco más de dos horas y media.

LO BUENO Y REFLEXIVO

Aún así, Blade Runner 2049 sigue conservando trazas míticas de lo que fue en su momento el proyecto con Ridley Scott a la cabeza, con ese manifiesto existencialista que pone sobre la mesa el tema de los humanos versus las máquinas. La idea de los replicantes ahora más que nunca parece encajar en una época llena de saltos tecnológicos en donde el tema de la inteligencia artificial parece estar cada vez más cerca. De ahí que los antiguos dilemas parezcan actuales con ese miedo paranoico a los humanos mejorados o a los androides con capacidades extraordinarias que pondrían en peligro la hegemonía humana. Así mismo se cuestiona la sensibilidad y conciencia de las máquinas, exponiendo la sutil frontera que existe entre los humanos y los robots.

Otro punto a favor y que Denis Villeneuve sabe explotar muy bien es el sinsentido de la máquina que se parece mucho al sinsentido del ser humano que a final de cuentas no es más que otra máquina (de carne y hueso) que solo existe y tiene conciencia de sí misma gracias a su memoria y los recuerdos que atesora como propios y que le confieren una identidad. Tan frágil es su existencia como la de un robot que desprovisto de su memoria y capacidad de almacenamiento no es más que chatarra y olvido. En Blade Runner 2049 se desliza la idea de que los recuerdos son el motor que da sentido a los seres, que independiente de si tienen imágenes mentales implantadas o reales se mueven empujados por la memoria para cumplir un destino heroico o criminal. Lo importante entonces no es saber quién es máquina y quién humano sino qué recuerdos mueven a los protagonistas de esta historia.

Profundizar más en la trama implicaría revelar importantes secretos que es mejor descubrir viendo la película, pero con lo que he mencionado antes se puede anticipar que los tiros van por la reflexión existencialista, la frágil frontera hombre-máquina y la idea de los recuerdos como precursores de la identidad. Dilemas calientes que hoy están más de moda que nunca y que es buena idea mirar en esta película, eso sí, acompañado de una almohada blandita para apoyar la cabeza y resistir las casi tres horas de futuro distópico.

Otros análisis de películas que podrían interesarte

Requiem por un sueño AQUÍ.
Animales Nocturnos AQUÍ.
La Llegada AQUÍ.
Cloud Atlas AQUÍ.
Otras películas AQUÍ.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot