TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

Post Top Ad

Your Ad Spot

17 de enero de 2018

El chico que quería hechizar a sus padres.


Hace poco, un chico contactó conmigo de manera urgente porque según él tenía un problema gordo. Me contó que quería comprarse un móvil nuevo pero no podía porque sus padres le controlaban el dinero. Entonces quería saber si había algún hechizo o ritual para hacer que sus progenitores accedieran a comprarle el aparato o en última instancia permitirle el acceso a las cuentas bancarias. El chico vivía con sus padres y estaba condicionado por las normas que ellos le habían impuesto precisamente porque tenía cierta tendencia a gastar el dinero sin medir mucho las consecuencias.

Al principio pensé que la persona estaba de broma, pero luego con los detalles y la inocencia con la que me preguntó, deduje que esto no era ningún chiste sino algo serio

Visto lo visto, lo primero que sentí fue estupefacción al ver cómo la compra de un móvil podía ser un problema gordo para un ser humano. Luego, ya más enfocado, le expliqué que cualquier hechizo o ejercicio mágico que intentase hacer para aquello que necesitaba sería estéril y que cualquier persona que quisiera venderle la idea de que con un ritual podría lograr su objetivo lo más probable es que le quisiera estafar o en el mejor de los casos arrastrar involuntariamente a un tipo de pensamiento mágico que podría crearle más ansiedad y frustración.

Yo serio y compuesto le expliqué algo que en realidad es de sentido común. La única forma de resolver su agobio es hablar con sus padres para lograr algún tipo de negociación que le permita a él comprarse el móvil que quiere. Seguramente, ellos le pedirán algún tipo de compromiso o que cumpla determinadas metas para luego premiarle. Si la negociación fracasa o él no está dispuesto a comprometerse, lo mejor es que vaya pensando en mudarse para así en su libertad acceder a los gustos y deseos que tiene. Pero claro, ese camino drástico implica riesgos y asumir la carga que significa el empezar a depender de uno mismo. 

El chico agradeció la respuesta, aunque le sentí un poco decepcionado por no haber encontrado una vía más corta y fácil de lograr su objetivo.

La idea de hacer un hechizo de bajo coste para lograr lo que se quiere es atrayente en comparación a la idea de que te tienes que machacar durante meses o años para lograr lo que buscas. 

En ese sentido pienso que, en algunos casos, la dependencia de rituales es nociva porque nos desconecta de nuestra propia realidad y nos hacer creer que las cosas son más sencillas, cuando no lo son. Y esta no es una visión pesimista del asunto, es una perspectiva realista que practico cada vez que se me acerca alguien con una duda que proviene habitualmente del pensamiento mágico.

Por último, los que me conocen saben que tengo un aspecto condescendiente con quienes creen en cosas en las que yo no creo. Si embargo tengo otro aspecto mucho más duro que a veces podría ponerse a dar cachetadas a las personas para que espabilen. Mi equilibrio se encuentra entonces en aceptar la perspectiva mágica, pero aplicar al mismo tiempo el severo peso de la realidad que en la mayoría de los casos funciona más y mejor que los hechizos y rituales. A veces, querer ser como Harry Potter no es suficiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot